Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!

Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!
Guion
Roy Thomas
Dibujo
John Buscema, Walter Simonson, Keith Pollard y Arvell Jones
Tinta
Ernie Chan y Chic Stone
Color
Gynis Wein, George Roussos, Marie Severin, Bob Sharen y Carl Gafford
Formato
Cartoné. 208 páginas. Color
Precio
19,95€
Editorial
Panini Comics . 2021
Edición original
The Mighty Thor #283-291 y Annual 7 (Marvel)

1970, en uno de los hitos más sonados de la historia de los cómics, Jack Kirby abandona Marvel para irse a DC y desarrollar el Cuarto Mundo, un concepto que originalmente había pensado para Thor. 1976, Kirby ha vuelto a Marvel y crea a Los Eternos, un concepto con muchos puntos en común con su Cuarto Mundo. 1978, Roy Thomas y Walter Simonson introducen a Los Eternos en la continuidad Marvel. No es casualidad que sea en un cómic de Thor, el anual con el que abre Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!

Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!

Cuando Kirby vuelve a Marvel en los 70 todos sus proyectos funcionan un poco dentro de su propia burbuja. Su Pantera Negra o la Saga de la bomba loca en el Capitán América tienen lugar sin apenas interacción con el resto del universo Marvel. Y si ese era su modus operandi con franquicias de la casa (por mucho que él creara a ambos), imaginaos con personajes que acababa de concebir. Apenas un coqueteo con la aparición del androide Hulk en el tomo anterior es todo lo que vemos de universo Marvel en sus Eternos.

Pero he aquí que pocos escritores han hecho más que Roy Thomas por la continuidad y la coherencia del universo compartido Marvel y en Colección Los Eternos 3 decide emparentar el juicio de los dioses del espacio con el Ragnarok. Cuando Kirby engendra a Los Eternos lo hace sin limitación alguna. Una de sus condiciones es editarse a sí mismo y con el único control de su imaginación desbordante y la premisa de los dioses espaciales de Von Däniken crea todo este panteón de seres perfectos que inspirarían los dioses de las distintas mitologías de la tierra. A este Kirby la continuidad Marvel le da absolutamente igual y el hecho de que ya hubiera contrapartidas Marvel para los dioses griegos del Olimpo o los dioses nórdicos no le preocupa lo más mínimo.

Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!

Con este panorama, Roy Thomas junto con un irreconocible Walter Simonson introducen a Los Eternos en una historia del pasado de Thor, que fue borrada de su memoria y de la de los tiempos. No podían faltar los guantazos por malentendido que debe haber en todo tebeo Marvel de los 70 que se precie, pero también tenemos aquí la inspiración mitológica y, si bien no estamos ante el mismo Simonson que eclosionaría unos años después y las tintas de Ernie Chan enmascaran completamente la personalidad del dibujante de Knoxville, ya se perfila en su diseños y planteamientos esa épica kirbyana de la que es heredero.

Tras este preámbulo, Thomas ya se lleva la historia para ser desarrollada en la serie regular con John Buscema, primero, y un Keith Pollard, después, sin las cotas de poderío y dinamismo del mayor de los Buscema, pero con solvencia, profesional y unas tintas de Chic Stone, que también acompañaba a Buscema, aportando la coherencia gráfica entre ambos.

Emparentar el juicio de los Celestiales con el Ragnarok es una jugada inteligente y juntar Los Eternos con los dioses nórdicos Marvel resulta relativamente sencillo. Al fin y al cabo, ninguno de los personajes Eternos que hubiéramos conocido tenía reminiscencias del panteón nórdico. Además eran otros tiempos y no había como un buen festival de mamporros para integrar continuidades o lo que hiciera falta. Sin embargo y pese a que esto es puro Marvel de aquella época, hay por debajo una historia y una solución de continuidad de enormes proporciones que necesitará del próximo tomo para ser solucionado por completo. Hacia el final de Colección Los Eternos 3 presentan la problemática con los dioses del Olimpo. Al fin y al cabo Kirby mantenía que estos habían sido inspirados por Los Eternos y aquí tenemos poco más que el primer encontronazo… que ya sabemos cómo se resolverá (una pista, el nombre de nuestra web tiene algo que ver).

Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!

Hagamos como que esto no sucedió hace cuarenta años y tuviéramos que esperar a la siguiente entrega para ver cómo terminó de solucionarse todo este lío de continuidades y mitologías y cómo Los Eternos pasaron a formar parte del universo Marvel que terminaría llevándolos al cine.

A modo de escena postcréditos, por si todavía no os habéis picado con Colección Los Eternos 3: De repente… ¡Los Celestiales!, os comento que además de dioses y mamporros, en este tebeo tendremos a Lou Ferrigno, a Thor en un ring de wrestling y a ¡Batman!, o tal vez su equivalente mexicano no sindicado. Nuff said.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.