Saludos, queridos lectores y queridas lectoras (sé de buena tinta que tengo al menos dos, que han confesado ese vicio :-)). Hoy aprenderemos algo... Clara Campoamor

Saludos, queridos lectores y queridas lectoras (sé de buena tinta que tengo al menos dos, que han confesado ese vicio :-)). Hoy aprenderemos algo sobre la vida y obra de Clara Campoamor, con un cómic de Rafael Jiménez y Meik Cobain. Sea esta reseña nuestro pequeño homenaje tebeístico al 8 de marzo.

La historia busca enseñarnos lo básico sobre la vida, figura y obra de Campoamor. Y lo hace con un guión falsamente sencillo. Tendremos dos líneas temporales, la de doña Clara y la de una periodista de los 80. Dos mujeres y dos tiempos que son a la vez espejos y opuestos. De una manera muy trabajada e inteligente, tendremos confrontaciones entre diferentes situaciones, tanto a través del tiempo como a lo largo de cada línea temporal.

Por supuesto que tendremos datos, pero los recibiremos de forma amena. Es imposible no ver a esa niña pequeña que juega y hace trastadas como a una persona de verdad, más allá del personaje histórico. Aprovechando muy bien las 64 páginas de las que dispone, el autor nos ofrece dos o tres escenas clave, eludiendo el resto de su vida privada y personal.

Una niña jugando, una joven que debe dejar los estudios para coser con su madre, una mujer estudiando, una persona que a través del estudio y la cultura va mejorando en la vida…

Si bien la historia se dirige recta hacia el debate sobre el voto femenino en España, no es algo aislado de su tiempo ni de las circunstancias. Se nos presentan los antecedentes y consecuencias sin que casi nos demos cuenta, de lo bien integrado que está todo en la historia.

Una persona real.

Y he hablado antes de los datos históricos. Siguiendo el viejo truco de guionista de que el personaje los recibe al mismo tiempo que nosotros, se nos forma e informa al mismo tiempo que se nos entretiene. No es esta una de esas obras donde solamente hay textos de apoyo con algún dibujo en la viñeta. No. Es este Clara Campoamor un tebeo que se lee de un tirón y de forma muy entretenida.

Sin olvidar algunas escenas enternecedoras que, posiblemente, son reales. Quizás no en esta manera, pero si existieron.

La trama continúa tranquila y despacio hasta los finales. Si, finales. Podemos, sin destripar nada, pensar desde el principio en que hay un final a la historia de Clara Campoamor ( a la que tuteo a pesar de ser abogada, licenciada y diputada) y un final para la historia de Marta Gonzalez, la periodista que redescubre y cuenta la historia.

Y un tercer final, enlazando y rodeando a las otras dos historias.

Pasemos al dibujo. Un dibujo que me ha dejado con la mandibula inferior colgando y babeando. Precioso, lleno de vida y dinamismo. Con personajes realistas. Incluso los que parecen una caricatura, pues yo he conocido a gente como Martínez, os lo juro.

Tanto los personajes como las escenas están llenos de detalles. Desde los que «simplemente» crean el ambiente hasta los que nos informan. Desde un bocadillo de calamares servido en un bar de Madrid, hasta un silencioso y discreto reloj que nos informa de hasta que hora de la madrugada trabaja la protagonista.

Fijémonos por ejemplo en la página que hay un poco más arriba. Parémonos en los rostros de las estudiantes de mecanografía. Reales, diferentes unos de los otros, creíbles.

Y detengámonos en lo que parece un fallo de edición. El color de los márgenes cambia en la esquina inferior derecha. Porque cada una de las lineas temporales tiene su propio tono de color. Desde el sepia de los años 30 al blanco de los 80.

Un detalle que me ha encantado.

La edición se completa con un prólogo de Inés Arrimadas García y unos extras mostrándonos a tamaño reducido los lápices y las tintas de diferentes páginas de la obra. Tres en total.

No quisiera terminar la reseña sin dejaros unos enlaces:

El texto del discurso en el Congreso.

Una recomendación sobre el mismo tema del sufragio femenino.

¿Por qué leer Clara Campoamor?

Una historia muy bien contada. Un dibujo excelente. El valor educativo de un episodio clave de la historia.

¿Por qué no leer Clara Campoamor?

Le he dado 4 estrellas y media sobre 5. Que te lo leas.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com