Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Cinco mil kilómetros por segundo

Cinco mil kilómetros por segundo
Guion
Manuele Fior.
Dibujo
Manuele Fior.
Formato
Rústica con solapas, 144 págs, color. 17x24 cm.
Precio
20€.
Editorial
Salamandra Graphic. 2022.
Edición original
Cinq milles kilométres par seconde (Atrabile).

Ahora que ha sido publicada la última obra de Manuele Fior, Celestia , Salamandra Graphic aprovecha para reeditar la obra que lanzó a la fama al italiano en 2011, al ganar el premio a mejor álbum en el salón del cómic de Angoulême. Cinco mil kilómetros por segundo  es una historia de amor imposible a lo largo de los años, haciendo hincapié en cómo repercute en cada uno de ellos a lo largo del tiempo. Una historia contada a saltos, centrándose en lo que realmente importa para la relación entre ambos, pero revelando pequeños detalles que nos permiten ir rellenando los huecos nosotros mismos y recomponer la historia de ambos a lo largo de las décadas.


La historia se centra en Piero y Lucía, que se conocen después de que la muchacha se mude con su madre al piso de enfrente al de Piero, y cómo poco a poco van entablando una amistad que evoluciona a algo más. Pero la vida nos mueve a su antojo, y sus destinos acabarán separados. Piero se embarcará en mil viajes cuando se dedique a la arqueología, y Lucía acaba haciendo un viaje a Noruega, donde comenzará una relación. En todo este tiempo, el recuerdo de uno y otro acabarán volviendo y encendiendo una llama que nunca terminó de apagarse.

La obra está inspirada en el manga (y posterior anime) de Makoto Shinkai Cinco centímetros por segundo , y cuenta el peso de la distancia en una relación y en la popular leyenda del hilo rojo del destino que hemos podido ver en otras historias y que hace hincapié en que dos personas que estén destinadas a estar juntos, acabarán juntos a pesar del tiempo y los kilómetros que pasen de por medio. Fior juega con ese concepto y nuestras propias expectativas, y tensa las posibilidades al máximo, enviando a cada uno de los protagonistas a puntos tan distantes como Egipto y Noruega, aunque ambos acabarán volviendo a sus orígenes impulsados por el peso de la nostalgia y la búsqueda de esa sensación de hogar.


La historia comienza con la adolescencia de Lucía y Piero. El chico se debate entre ver los sentimientos que afloran por Lucía, y de su sensación de que su mejor amigo, Nicola, teme que la llegada de la joven les acabe distanciando y contaminando una relación de amistad pura. Cada capítulo avanza en el tiempo y alterna las vidas de Lucía y Piero, y a través de pequeños comentarios o detalles, el lector podrá ir rellenando los trozos faltantes en esos lagos saltos en el tiempo.

Los grandes fuertes del aspecto gráfico de esta obra son el uso de las acuarelas y el color para acompañar los estados de ánimo de los protagonistas, así como una optimización extrema del uso de la palabra, recurriendo a ella en ocasiones contadas y anteponiendo la preferencia por mostrar antes que contar. Y con esto no quiero decir que no haya diálogos… pero el texto se centra en asuntos secundarios, nunca en cómo se sienten o qué piensan. Destacan, así, el peso de las miradas, las expresiones y la síntesis para contar la historia aportando la información justa, y obligando al lector a realizar un trabajo activo y una participación en la propia narrativa. El color no solo acompaña al estado de ánimo, sino que sirve como paleta propia para cada localización y período, teniendo cada uno de los capítulos su propio código cromático que parece separa historias diferentes.


En definitiva, Cinco mil kilómetros por segundo  es una pequeña joya narrativa que brilla por aspectos muy diferentes: una narrativa sutil, un juego con las expectativas del lector, un uso del color inteligente y una historia de amor… tan real como la vida misma, con expectativas que a veces se cumplen y otras no. Salamandra recupera esta obra previamente editada por el sello Sins Entido en 2011, y se nos brinda la oportunidad de recuperar un cómic que merece mucho la pena leer.

Lo mejor: El uso de las expresiones por delante de la palabra. El sentido narrativo del color. Cómo Fior juega con nuestras propias expectativas.

Lo peor: Historia que requiere un trabajo activo por parte del lector. Si eres de los que les gusta que se lo den todo mascado, tal vez no consigas conectar con ella.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.