Saludos desde la campiña belga, queridos lectores. Hoy charlaremos sobre un tebeo titulado Enigma. Que pertenece a una serie cuyo nombre nadie usará entero.... Champignac. Enigma.

Saludos desde la campiña belga, queridos lectores. Hoy charlaremos sobre un tebeo titulado Enigma. Que pertenece a una serie cuyo nombre nadie usará entero. Porque el nombre completo de esta serie es…

Pacome Hegisepo Adelardo Ladislao, conde de Champignac.

Toma ya. La pesadilla de un catalogador de biblioteca hecha realidad.

Con este tomo que nos trae Nuevo Nueve* (NN para los amigos), el señor Conde se une a la lista de personajes de Spirou con serie propia. Tras los pasos del marsupilami o de Zorglub, por ejemplo.

Estamos en la juventud del personaje. La Segunda Guerra Mundial ha sepultado Bélgica y Francia como una ola y, por esas cosas del destino y del guión, el Conde debe partir a Londres.

La historia transcurre amena y fluida, aunque las páginas dedicadas a explicarnos de forma resumida el funcionamiento de las máquinas Enigma (las usadas por el ejército alemán para cifrar y descifrar mensajes) rompen algo el ritmo.

Estamos ante una mezcla de película de espías, de guerra; con toques costumbristas y a veces cómicos. ¿Y algo de amor, quizás? Quién sabe. No sé si a los personajes del tebeo, pero a mí la maravillosa, encantadora y deliciosa Blair MacKenzie me ha robado el corazón.

La historia tiene, como era evidente y esperable, guiños a los personajes y lugares de la serie madre. Personajes mucho más jóvenes pero totalmente reconocibles en su aspecto y comportamiento.

Igual que el castillo. Ah, esa torre cubierta con hiedra…

En ciertos momentos, el Conde se relacionará con todo el que es  (o será) alguien. Lo que se llama Sindrome del joven Indiana Jones ;-). Pero casi siempre se tratan estos encuentros de manera poco forzada y muy natural.

¿Necesitamos haber leído algo de Spirou para entender la historia? No. Pero entonces nos perderemos muchas referencias y pequeños chistes. Aunque no todos los chistes referenciales tienen que ver con Spirou, así que siempre pillaremos alguno.

La escena del Primer Ministro en el baño aún me está haciendo reir, que lo sepáis.

Y creo que todavía no os he dicho quién ha hecho el guión. Iba a poner su nombre usando una clave criptográfica, pero me da mucha pereza. Se trata de Beka (o lo que es lo mismo, Bertrand Escaich y Caroline Roque).

El dibujo es detallado y muy trabajado en los rostros. Realmente parece que tenemos profundidad y tres dimensiones. Sin embargo, tal vez podríamos decir que los personajes históricos más conocidos se ven como estáticos, forzados. Pienso que el dibujante David Etien no ha querido tomarse demasiadas licencias creativas. Pero el resto de personajes son mucho más creibles y naturales, con unas expresiones más cercanas al tebeo de guerra o acción que a las delicadas fantasias spirourianas clásicas.

Las viñetas que representan escenas ajenas a la acción tienen un tono documental muy agradecido. Los aviones bombardeando Londres o los submarinos hundiendo mercantes están fielmente retratados.

Y la mayoría de escenas están llenas de detalles que piden a gritos una segunda y relajada lectura. No solamente para disfrutar  de las diferentes historias, sino simplemente para disfrutar de ellas como si estuviéramos viendo una obra costumbrista sobre la vida rural acomodada de los años 40.

Por ponerle un pero, a veces nos queda la duda de por donde irá la historia. ¿Una historia de amor? ¿De guerra? ¿Se mantendrá el tono distendido o se volverán más serias y realistas las cosas? Pero el final del tomo nos deja con una agradable sensación de historia cerrada y que a la vez puede crecer en su propia colección.

¿Es este el pasado de la serie oficial? ¿Una historia alternativa? Sinceramente, ni lo sabemos ni nos importa.

Es una buena historia que leer, y eso es lo que buscamos.

Quisiera comentaros algo sobre la edición. La sencilla y bonita portada contiene un detalle que me ha encantado. NN ha puesto su nombre en una esquina. Y para no arruinarnos el dibujo, lo ha puesto de la misma manera que Dupuis en la portada original (la que podéis ver ilustrando esta reseña). Sobre la falda de la chica, y en un tono de color muy similar al tejido de esa falda.

Menor visibilidad a cambio de mayor respeto a la obra del portadista. Todo un detalle.

La traducción es obra de Lorenzo F. Díaz Buendía.

¿Por qué leer Champignac. Enigma?

Te gusta el personaje del Conde. Siempre te preguntaste por esas pequeñas alusiones a su pasado. Blair MacKenzie.

¿Por qué no leer Champignac. Enigma?

Puede tener un tono más serio y adulto que otras series del universo de Spirou. Te aburren las historias de espías o de guerra.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com