Imaynallám kashanki, queridos lectores? Oh, ¿no habláis quechua? ¿Ninguno de sus dialectos? Bueno, no pasa nada. Saludos igualmente. Es que se pone uno a... Cajamarca

Imaynallám kashanki, queridos lectores? Oh, ¿no habláis quechua? ¿Ninguno de sus dialectos? Bueno, no pasa nada. Saludos igualmente. Es que se pone uno a leer tebeos sobre Cajamarca y el Imperio Inca y pierde el seso como aquel hidalgo manchego…

Antes de nada, permitidme un aviso. Esta edición de Cascaborra presenta algún ejemplar puntual donde nada más abrir el tomo aparecen las páginas finales repetidas. La editorial piensa que ha retirado cualquier ejemplar defectuoso. Pero si os aparece así el vuestro, no os preocupeis.

Esas hojas están repetidas, no mal puestas. Simplemente las saltáis y empezáis a leer normalmente.

Dicho esto, pasemos a la reseña propiamente dicha de este cómic de Santi Selvi (guión) y Luis Morocho (dibujo).

Este tomo muestra una evidente intención educativa y divulgativa. Tenemos desde el principio a dos padres contándoles a sus hijos la historia que los autores nos contarán a nosotros. Ellos serán los narradores y veremos lo que cuentan como uno más de esos hijos con los que hablan bajo el cielo estrellado de la mismísima Cajamarca.

Con esto en mente, el guión ha simplificado la historia para el público juvenil. Dos tipos de público juvenil, realmente. La niña que escucha como sus padres se turnan para explicarle el pasado de Perú (con dos colores de fondo diferentes, según narren el padre o la madre) y el público real que tendrá este libro entre sus manos.

¿Se mantiene el rigor histórico? Si. Es cierto que si nos ponemos puristas hay algún detalle no del todo exacto (por ejemplo hablar de España en esta época como un estado), pero recordemos que estamos ante una historia de iniciación, un primer contacto, y no delante de un tebeo pensado para quienes lo saben todo sobre los incas.

Tampoco es una obra sobre la cultura incaica o la conquista. Está muy centrada en aquello que nos promete el título: Cajamarca.

La misma intención divulgativa de acercarse a un público más juvenil que el público habitual de esta colección marca las elecciones tomadas en el dibujo. Un dibujo muy influenciado por el estilo de los mangas de acción, dejando que primen los personajes sobre los fondos y los detalles.

Un dibujo sencillo como las imágenes que se forman en la mente de esa niña a la que le cuentan la historia. Un dibujo que recalca la exageración de los rasgos y acciones. Algo que podemos apreciar desde la misma portada, que parece inspirarse en una de esas luchas heróicas de las series de peleas. Si hasta parece que hay rayos de fondo :-).

Se han sacrificado detalles de la historia y detalles realistas pensando en el público objetivo. Por ejemplo; cuando Atahualpa está en el baño acompañado de varias mujeres desnudas, éstas tienen tapados los pechos con estratégicos mechones de largos cabellos.

Sé lo que estáis pensando, queridos lectores. No se ven pechos femeninos pero sí se ve la crudeza de una batalla. Bueno, dejadme matizar que esa misma crudeza se difumina debido al tipo de dibujo. Al no detallar demasiado ni usar cuerpos realistas, la violencia y la muerte parecen más»limpias»; más de serie de anime que de la vida real.

Y no quisiera dejar de comentar que el soberano de los incas tiene una musculatura que te arrea una bofetada y te manda a Trujillo volando.

La edición incluye a modo de prólogo un pequeño texto introductorio que nos pondrá en situación para entender mejor lo aquí narrado. También hay un ejemplo de creación de una de las páginas del libro, desde el guión al dibujo terminado.

¿Por qué leer Cajamarca?

Una historia centrada en un hecho puntual, sin necesidad de conocimientos previos por parte del lector. Ideal como introducción para un público juvenil.

¿Por qué no leer Cajamarca?

Buscas una historia coral, con subtramas y un retrato detallado de esta cultura.

Compartir:
Lamastelle

Lamastelle

Aprendió a leer para viajar con el Capitán Trueno. Ha navegado por los mares del tebeo europeo, americano y japonés. Ha visitado la Luna y guiado un velero por los canales de Marte. Pilotó a Mazinguer Z. Defendió la Tierra de mil invasiones. Ha comandado naves entre mundos. Ahora, en su villa situada en una isla sin nombre, disfruta de su biblioteca y reseña para ELHDLT.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com