Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Black Hammer: Visiones, vol.1

Black Hammer: Visiones, vol.1
Guion
Patton Oswalt, Geoff Johns, Chip Zdarski, Mariko Tamaki
Dibujo
Dean Kotz, Scott Kolins, Johnnie Christmas, Diego Olortegui
Color
Jason Wordie, Bill Crabtree, Dave Stewart
Formato
Cartoné, 128 páginas
Precio
16 €
Editorial
Astiberri. 2022
Edición original
Black Hammer: Visions 1-4 USA

Uno de los puntos fuertes del universo Black Hammer es que la práctica totalidad de sus series están escritas por su creador, Jeff Lemire, lo que le da, además de un nivel a la altura del multipremiado guionista, una uniformidad -cuando es necesaria- en tono y estilo que otras series de franquicias superheroicas no tienen. Pero también hay que recordar que Black Hammer es una serie que recorre la historia y el lenguaje del género superheroico, y una de las constantes del tebeo pijamero es una constante rotación en los equipos creativos de las series de los personajes principales. Visiones es, en cierto modo, una serie que gira alrededor de esa idea: aunque Black Hammer es la criatura de Jeff Lemira -y los diversos artistas que han pasado por la serie, no nos olvidemos de ellos-, otros autores pueden tener enfoques diferentes que pueden resultar interesantes. Así, Black Hammer: Visiones es una serie limitada de ocho números, recogida en dos tomos de Astiberri, en la que otros guionistas cuentan historias –fuera de continuidad– con Abraham Slam, Golden Gail y compañía.

Black Hammer Visiones 1

No hay que esperar grandes historias ni grandes revelaciones de las historias de Visiones. Están escritas por autores que muy probablemente nunca van a volver a ellas, con el único interés de leer a escritores diferentes con los juguetes de Jeff Lemire, con muy diferentes resultados finales y niveles de interés. Lo que tenemos aquí es una simple curiosidad, y como tal hay que afrontar su lectura.

Abre el tomo con La nueva, escrita por el actor Patton Oswalt, que de vez en cuando se deja caer por el mundo del cómic y recientemente hemos visto en M.O.D.O.K.: Rompecabezas. Esta historia tiene lugar enel instituto al que va Gail, pero no es nuestra Shazam particular la protagonista, sino dos chicas que van a su mismo centro educativo, una rubia y una morena, que miran al mundo con una mezcla de cinismo e inexperiencia que nos suenan bastante conocidas. Oswalt es plenamente consciente de que una parte importante de Black Hammer es el homenaje a la historia del cómic, pero en lugar de mirar hacia el género superheroico, la obra que toma como referencia es la imprescindible Ghost World. Eunice y Barbara son claramente Enid y Rebecca, y por si no hubiera quedado suficientemente claro, el número termina con parte de la letra de la canción Ghost World de Aimee Mann, inspirada en la obra maestra de Daniel Clowes.

Black Hammer Visiones 2

La cabaña de los horrores es una historia bastante genérica al estilo de los clásicos de la EC, en la que un chico perseguido por un asesino en serie acaba metido en la cabaña de Madame Libélula. Es una historia simple y lineal, que se deja leer pero no emociona en ningún momento. Quizás el mayor interés que puede tener es el equipo creativo: Geoff Johns y Scott Kolins, que nos dieron una de las mejores etapas de la historia de Flash, se reúnen para estas páginas y nos cuentan un relato corto hecho con oficio pero totalmente olvidable.

Tío Slam viene firmada por el reciente niño bonito de Marvel, Chip Zdarsky, que ha revitalizado a Daredevil consiguiendo casi que nos olvidemos de los prescindibles años previos del Cuernecitos. Aquí tenemos una historia de Abraham Slam en Spiral City, antes del Suceso, y que nos enfrenta al héroe clásico con su versión legado más violenta y expeditiva. Como lo que ocurrió con Batman y Azrael, con el Capitán América y el USAgente… un clásico de la época grim and gritty de finales de los 80 y los 90. No es que se pueda contar más que una pequeña curiosidad en veintitrés páginas, pero aquí Zdarsky cumple. Le acompaña al dibujo Johnnie Christmas, al que conocemos básicamente por haber ilustrado la adaptación a cómic del guión original de Alien 3.

La última historia del tomo, sin título, está escrita por Mariko Tamaki y convierte a Slam y compañía en personajes de una serie de televisión, pero también en espectadores de esa serie, y en los actores que ruedan la serie en cuestión. El dibujo de Diego Olortegui es más que correcto, pero no termina de quedar claro qué quiere hacer la guionista aquí. La historia más floja del tomo, sin duda.

Black Hammer Visiones 3

Visto lo visto, el público objetivo de este tomo está muy claro: los completistas de Black Hammer. Ni es de los spin off más memorables ni es comprensible en sí mismo sin conocimiento previo de la serie de Jeff Lemire.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.