Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Black Hammer 6 El Renacer Parte II

Black Hammer 6 El Renacer Parte II
Guion
Jeff Lemire.
Dibujo
Malachi Ward y Matthew Sheean, Rich Tommaso.
Tinta
Malachi Ward, Rich Tommaso.
Color
Malachi Ward y Bryce Davidson.
Formato
Cartoné, 112 págs, color.
Precio
17€.
Editorial
Astiberri. 2023.
Edición original
Black Hammer Reborn #5-8 (Dark Horse).

Segundo tomo de la serie que conduce al arco final de esta gran epopeya homenaje al mundo de los superhéroes. En Black Hammer 6 El Renacer Parte II tenemos un arco central de cuatro números que comienza dirigido por Lucy Weber y Revientacráneos pero que pronto pasa a estar protagonizado por el Coronel Weird y a explorar qué está produciendo esa brecha que ha dado lugar a una incursión en el presente (el presente del primer arco, claro). Con un cambio de equipo artístico bastante radical, este tomo de Astiberri continúa la edición con su numeración global, spin-offs aparte.


El tomo anterior nos había dejado con un cliffhanger bastante poderoso en el que uno de los personajes importantes de la serie aparecía muerto, y de qué manera. Iremos así descubriendo este mundo tan cercano al de DC Comics, plagado de realidades alternativas y se explorará como no se había hecho antes el concepto de multiverso. Esto, que alguno podría considerar hasta cierto punto spoiler es algo que no sorprende especialmente, puesto que los lectores que seguimos esta serie estamos tan familiarizados con el universo homenajeado que en cierto modo estamos casi esperando que aparezcan todos estos conceptos.

Este arco sí baja un poco el ritmo de la serie, porque se pone un poco más metafísica y nos hace acompañar al Coronel Weird, un personaje que ya de por sí siempre ha estado acompañado de ese halo de moverse entre realidades y líneas temporales. Y cuando hablo de esta serie, me estoy refiriendo a El Renacer como unidad, que la numeración de Astiberri puede dar lugar a cierta confusión para esta reseña. De hecho, es una serie muy bien estructurada, tanto en lo que cuenta como con los propios equipos creativos.


El grueso de estos cuatro números están dibujados a medias por Malachi Ward y Matthew Sheean, con un trazo a lápiz muy potente, con tramas y sombreado con ese efecto de lápiz o carboncillo que le da un aspecto muy particular. Curiosamente, y viniendo de todo lo que hemos venido, es un estilo que sorprende por lo bien que funciona. Parte de culpa puede tenerla ese color del propio Ward con separaciones a cargo de Bryce Davidson, que suaviza un poco ese efecto y utiliza unas paletas muy luminosas.

Cada número de este tomo acaba con una tira de dos páginas cuyo dibujo corre a cargo de Rich Tommaso, y que homenajea las tiras de prensa clásicas. En este caso nos muestra las aventuras del Inspector Insector, un detective privado en un mundo que parece ambientado en los años 50-60, y que verá cómo aparece allí uno de los personajes de la serie y tendrá que investigar qué sucede. Es un cambio muy radical pero que, una vez más, aprovecha para realizar otro homenaje a la historia de los cómics de superhéroes, y a la Golden Age, cambiando radicalmente de estilo y época, pero dándole su propia unidad a todo el universo.


En definitiva, Black Hammer 6 El Renacer Parte II puede resultar un poco frenazo a lo que se nos presentó en el primer arco de esta serie, pero cumple su papel de arco central donde se desarrolla la presentación y se plantea el nudo que habrá que desenlazarse en el arco final. Con un equipo creativo caracterizado por un estilo muy diferente al de Caitlin Yarsky del arco anterior, vuelve a dejarnos con ganas de saber qué ha sucedido con el Dr. Andrómeda, y cómo resolverán Lucy y Revientacráneos la situación en la que están envueltos al final de este arco. Lemire está en un punto en el que no se preocupa tanto del ritmo de la historia sino de cumplir los homenajes y contando con que los que somos seguidores fieles de la serie, ya le vamos a acompañar hasta el final. El tomo incluye un interesante capítulo con extras de bocetos, diseños y procesos de lápiz a tintas y color.

Lo mejor: Lo bien que funciona el estilo de dibujo, a pesar de ser tan diferente.

Lo peor: El ritmo baja un poco, aunque se esté preparando para el desenlace.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *