No hace demasiado tiempo os hablábamos por aquí de lo mucho que estábamos disfrutando la recopilación de Panini de la mítica serie La Tumba... Biblioteca Drácula: La Tumba de Drácula 3 y 4

No hace demasiado tiempo os hablábamos por aquí de lo mucho que estábamos disfrutando la recopilación de Panini de la mítica serie La Tumba de Drácula. Una colección que ha tenido que esperar más de treinta años para que fuera publicada a color, tamaño original y un precio accesible. Ya en la reseña de los primeros números indicábamos de manera tajante que las expectativas se han visto cumplidas con creces y que La Tumba de Drácula es una serie que merece muchísimo la pena. Pues bien, no fue flor de un día. Los siguientes volúmenes no solo mantienen el nivel, sino que además lo elevan. Preparad las cruces, ristras de ajos y asegurad vuestros cuellos porque Drácula está cabreado y tiene sed de sangre.

dracula 3 y 4

Drácula, parte de un todo

Como es sabido, a raíz de la publicación de la Trilogía de las drogas en The Amazing Spider-Man, el Comics Code se relajó un poco. Esto propició que en Marvel pudieran sacar muchos magazines y series con temática de terror en una década en la que La Casa de las Ideas exploró multitud de géneros más allá de los superhéroes, con una variedad que no se veía desde hacía más de veinte años.

dracula

Además de esta The Tomb of Dracula (70 números), se publicaron Werewolf By Night (43 números), Frankenstein (18 números) o The Living Mummy (15 números). Cierto es que el éxito fue completamente desigual, pero claro, no todas las cabeceras contaban con un equipo creativo que tuviera las cosas tan claras como Marv Wolfman y Gene Colan.

Y, por supuesto, teniendo tantos monstruos ¿cómo no juntarlos? Esto debieron de pensar los editores, que rápidamente planificaron un pequeño crossover entre Vlad Tepes y Jack Russell (el Hombre Lobo). Tan solo dos dinámicos episodios que sirven para dejar en evidencia lo diferentes que pueden ser dos criaturas malditas: Una orgullosa de abrazar su naturaleza y la otra evitando todo el rato dejarse atrapar por ella. Desde luego no cambiará la vida de nadie, pero es un cruce frenético lleno de grandes momentos, que además cuenta con el dibujo de Mike Ploog para el episodio del licántropo. No se puede pedir más.

Curiosamente, tanto los cómics Marvel de Drácula como los de Frankenstein contaron con adaptaciones en formato película de animación japonesa en 1980 y 1981 respectivamente. Esto fue gracias a un acuerdo entre la editorial de Stan Lee y Toei Animation para realizar una serie de proyectos especiales que fructificaron en las dos cintas mencionadas y en la serie de imagen real de género Super Sentai de Spider-Man. Por cierto, la de Drácula se pudo ver en abierto en horario infantil durante parte de los años noventa con cierta regularidad.

Salpica, chapotea, feliz en su sangre

Pero mejor sigamos con The Tomb of Dracula, porque en los números incluídos en estos dos tomos (llegando al 30 USA) se nota ya una madurez en el título. Con Wolfman plenamente establecido desde el número 7, creando tramas que poco a poco van alejando al personaje de la mitología literaria adquirida con Rachel Van Helsing, Quincy Harker o Frank Drake (aunque la evolución de este descendiente lejano de Drácula es de lo más interesante). Estos personajes seguirán saliendo y continuará, aunque de forma menos evidente, ese juego de cazar al ratón en el que se van intercambiando los papeles cada cierto tiempo.

hannibal

Sin embargo, lo llamativo es que Drácula va adquiriendo poco a poco su propia galería de villanos con la aparición del enigmático y despiadado Doctor Sol o el monstruoso Gorna. Sí, exacto, villanos para un villano. Esto tiene un sentido, porque, aunque sea de manera muy tenue, hay algunos pasajes de esta obra en los que Drácula funciona como un antihéroe trágico, ya sea porque se encariña de una humana (pero no de manera romántica, más bien como un niño se encariña de una mascota) o bien porque se ve obligado a colaborar con una enemiga mortal con la necesidad de sobrevivir en un entorno hostil para ambos. Esto último lo veremos en el imprescindible episodio de “Aislados en el infierno”.

Otra incorporación destacable al microuniverso de Drácula es la del Detective Hannibal King (olvidad todo lo que sabéis del personaje por culpa de Ryan Reynolds en Blade Trinity). Un personaje marcado por la tragedia que de momento solo veremos en su capítulo de debut de “La Noche del Cazador”, pero que, sin duda, regresará, y yo desde luego estoy deseando que eso pase.

El éxito insospechado de The Tomb of Dracula provocó que rápidamente salieran productos derivados, como los especiales Giant Size o los Giant Size Chillers. Estos capítulos especiales vinieron muy bien para profundizar en el pasado del personaje o presentarnos a la letal Lilith. Una serie de relatos que contaron con la plumilla de, entre otros, Chris Claremont, en los que el patriarca mutante demostró su habilidad para retratar personajes femeninos con carácter, fuertes e interesantes. Algo bastante inusual para la época.

gorna

En definitiva, La Tumba de Drácula sigue apostando por mostrarnos una versión romántica de el Señor de los vampiros. Un relato que mezcla con eficacia la road movie más setentera con cambios de localización constantes, unas pinceladas de horror gótico y que, poco a poco, va introduciendo elementos del Universo Marvel como pueden ser la caja de texto de presentación al comienzo de cada capítulo. Un detalle menor, pero significativo.

El mérito de que La Tumba de Drácula te enganche de tal manera que te haga sumergirte en su atmósfera es gracias a la solidez del trabajo de Gene Colan. El mítico dibujante aúna a la perfección lo mejor de la ambientación de los tebeos de EC o de Warren con el modernismo propio de la época para regalarnos unas planchas espectaculares, amén de una caracterización de personajes rica y variada, con especial énfasis en las expresiones faciales. Ains, como le echamos de menos.

Deseando estoy de leerme los siguientes. Os dejamos con un tema que da título a uno de los capítulos reseñados hoy. Esperamos que os guste.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com