El extraño mundo de tus sueños, ¡Cómics que enloquecerían a Freud y Dalí! Una apuesta bastante alta la de esta frase reclamo, que puede... Biblioteca de Cómics de Terror de los años 50 VII: El extraño mundo de tus sueños

El extraño mundo de tus sueños, ¡Cómics que enloquecerían a Freud y Dalí!

Una apuesta bastante alta la de esta frase reclamo, que puede leerse en el séptimo volumen de la Biblioteca de Cómics de Terror de los años 50 de Diábolo Ediciones a partir de la recuperación de materiales que realiza Craig Yoe junto a IDW. Pues bien, si tengo que elegir y, sobre todo, ser sincero, hay que reconocer que estamos ante la mejor entrega de todas las publicadas hasta la fecha.

dead wife

En esta fastuosa colección ya hemos podido ver momias, zombis, criaturas del pantano o fantasmas. Todo tipo de criaturas infernales capaces de provocar escalofríos a cualquiera. Pero nada pueden hacer estos seres a la hora de enfrentarse a la intangibilidad de los sueños, que atacan cuando más vulnerables somos. Aquí radica la magia de los veintiséis relatos publicados a lo largo de los cinco números de la homónima Strange world of your dreams.

En su momento fueron solo cuatro números los que vieron la luz en los años cincuenta de la mano de Prize Comics, quedando el quinto inédito en los kioscos de todo Estados Unidos. Ahora, gracias a IDW, podemos disfrutar de una serie completa, cuyos principales artífices son los creadores del Capitán América: Jack Kirby y Joe Simon, y especialmente el artista Mort Meskin, todo un entusiasta de la obra de Freud (que había acudido a muchas sesiones de psiquiatría) que decidió aunar el cómic de serie negra y el de terror con los resultados que ahora tenéis ante vosotros.

richard

Como comentábamos antes, cuando la única limitación para ser invadido por un mundo de monstruos es la propia imaginación de uno mismo mientras duerme, el mundo que se abre para los autores es infinito. En su momento, Kirby, Simon, Meskin y compañía emprendieron una curiosa campaña de publicidad por la que otorgarían 25 dólares a los lectores que enviasen sus sueños y pesadillas y estos fueran publicados. Con lo poco que duró la revista no sé yo si al final usarían su propio material, que tampoco es que andasen cortos, visto lo visto.

El hilo conductor de muchos de los relatos (que en ocasión abusan del recurso Deus Ex Machina para la resolución de los mismos, algo muy habitual en los cincuenta) es el personaje, creado para la ocasión, de Richard Temple. Una especie de cruce entre Bogart y Freud: estirado como un palo, seductor y misterioso y que siempre tiene la respuesta para todo, sea el caso que sea.

La índole de los relatos es de todo tipo: Miedos, ilusiones, premoniciones del futuro, pecados de vidas pasadas… Variados y divertidos a la par que angustiosos y perturbadores en muchas ocasiones. Lo que sí tienen en común es la moralina y mensaje habitual en estos productos de ficción, que dejan claro que el mayor monstruo que existe siempre es el propio ser humano. Su egoísmo y avaricia siempre acaba teniendo consecuencias nefastas, ya sea en este plano o en el onírico.

Ciento cuarenta páginas que se leen con avidez pese a la densidad de algunos textos y relatos. Además, siempre es un placer poder disfrutar del arte de Jack Kirby. Eso sí, el Rey aquí todavía muestra un estilo mucho más claro, sobrio y narrativo (propio de los tebeos bélicos, de ciencia ficción o románticos), estando todavía lejos de la explosión creativa a la que nos sometió en los años sesenta.

Estos tebeos son distintos a cualquier otra cosa que podáis leer actualmente. Hechos con cariño y esmero en una época donde los superhéroes eran cosa del pasado y no parecía que fueran a volver… Y donde no había todavía un Comics Code tocando las narices.

Para terminar, destacar una vez más la deliciosa edición de Diábolo con gran tamaño, papel de calidad y cartoné, que cuenta con todos los extras de la edición original: artículos, anuncios, relatos…

Dejarlo escapar seguro que os provoca pesadillas, y nadie querría eso ¿verdad?

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com