Selina Kyle y Bruce Wayne no se ponen de acuerdo en cómo se conocieron, pero sí coinciden en que se quieren. Durante años, han... Batman: La boda (DC Pocket)

Selina Kyle y Bruce Wayne no se ponen de acuerdo en cómo se conocieron, pero sí coinciden en que se quieren. Durante años, han mantenido una relación tormentosa repleta de persecuciones por las azoteas de Gotham City, pero ha llegado el momento de sentar la cabeza y darse el “sí, quiero”… siempre que lo permitan la familia, los amigos y la delicada situación legal en la que se encuentra la novia.

Si es que se venía venir. Si se casó Superman y se casó Spiderman, ¿cómo no se iba a casar también Batman? Pues sí, Bruce Wayne, el soltero de oro de Gotham, por fin se ha armado de valor y le ha pedido a Selina Kyle, Catwoman, que se case con él. Pero no todo va a ser fácil en este enlace: hay que vencer los miedos iniciales, conseguir la bendición de una ex-novia celosa, decírselo a los mejores amigos y buscar el mejor vestido para la novia (el novio, como suele ser habitual, basta con que lleve la bragueta abrochada y la camisa por dentro de los pantalones). El evento romántico del año, lejos de lo que suele ser costumbre en el mundillo superheroico, se aleja de los saraos donde sale hasta el apuntador y se convierte en una celebración íntima del amor, la confianza y el sacrificio.

batman la boda

Han sido muchos años de tira y afloja entre Batman y Catwoman. Desde aquella impactante revelación de la identidad de Bruce Wayne en Batman: Silencio… ¿o fue mucho antes? Como bien dicen en este artículo:

First she knew (Batman #355), then she didn’t know (Batman #389), then she knew (letters pages of Batman #393), then she didn’t know (letters pages of Batman #397), then she knew (Detective #569), then she forgot (Detective #570), then she found out (Batman #615), then she didn’t know (Catwoman #1), then she knew (Detective #27), then she forgot (Detective #29), then she PROBABLY knew (Catwoman #49) before she definitely knows (Batman #10).

…la memoria de Selina Kyle tiene más lagunas que el Guadiana. El caso es que, como bien dice Tom King en esta bonita historia, ni Bruce Wayne ni Selina se ponen de acuerdo en cómo se conocieron. ¿Fue a bordo de un barco, en la primera aparición de Catwoman en Batman #1, o en las calles de Gotham, como se dice en Batman: Año Uno? Tampoco tiene mucha importancia, porque lo relevante no es cómo empezó, sino cómo termina. Y aquí King (Mr. Milagro, Rorschach) divide esta obra en 6 piezas, dedicando cada una de ellas a las etapas que preceden a la boda. En la primera, titulada La noche, Bruce y Selina están más unidos que nunca, profesándose su amor por los tejados, y recordando cómo surgió todo, con un estupendo dibujo de un fiel colaborador de King, Mitch Gerads (El sherif de Babilonia, Batman: Yo soy Bane).

Pero antes de dar el gran paso, Bruce debe perder definitivamente el miedo a… ¿el compromiso? ¿la felicidad? Muchos años de soledad y de sentimientos reprimidos que King explora para hacer que Batman se debata entre su amor por Selina y su devoción a la lucha contra el crimen, culminando, cómo no, en una romántica petición de matrimonio, rodilla en tierra incluida. Esta pieza, titulada El compromiso, está dibujada al alimón por David Finch (Caballero Luna: El fondo, Batman: Amanecer Dorado) y Clay Mann (Héroes en Crisis, Ninjak). En Las reglas del compromiso, Batman y Catwoman viajan hasta la ficticia nación de Khadym para reunirse con Talia al Ghul, ex-amante de Bruce Wayne y madre de su hijo Damian. ¿El objetivo? Evitar la furia de una amante despechada, sobre todo cuando se trata de una de las mujeres más peligrosas del planeta. Aunque, si bien Bruce Wayne la considera así, es extraño que una luchadora callejera como Catwoman la pueda vencer en un duelo a espadas. Exigencias del guion, supongo. 3 números de acción trepidante dibujados por la gran Joëlle Jones (Supergirl: Fuera de lo común, Catwoman: Imitadoras).

Pasamos a la parte más divertida del tomo, La cita, donde Bruce y Selina tienen una cita doble con Clark Kent y Lois Lane en un parque de atracciones temático, con la peculiaridad de que cada uno viste con el traje del otro: es decir, Bruce vestido de Superman, Clark vestido de Batman, Lois vestida de Catwoman y Selina vestida de… Lois. Dos números muy divertidos en los que, entre atracciones y perritos calientes, los protagonistas se sinceran y se muestran como realmente son: un hombre y una mujer que van a dar un importante paso en sus vidas, y necesitan de un par de amigos que les apoyen. Dibuja de nuevo Clay Mann. En El vestido, Joëlle Jones regresa para ilustrar las páginas en las que que Catwoman se cuela en un atelier de vestidos de boda para escoger (sin pagarlo, por supuesto) el que llevará en la ceremonia, mientras que Mikel Janín (Liga de la Justicia Oscura, Nightwing) ilustra las páginas alternas, en las que Selina rememora distintos encuentros de la gata y el murciélago a lo largo de los años, con cambios de vestuario incluidos. El tomo se cierra con el episodio titulado La boda, en el que todo llega a su fin, alternando la historia con pinups de algunos de los más celebrados artistas de la casa, ilustrando pasajes de las cartas que Bruce y Selina se han escrito el uno al otro. Atención, que el listado de dibujantes no tiene desperdicio: Amanda Conner, Andy Kubert, Becky Cloonan, Frank Miller, Greg Capullo, Jason Fabok, Jim Lee, José Luis García-López, Lee Bermejo, Lee Weeks, Neal Adams, Paul Pope, Rafael Albuquerque, Tim Sale, Tony S. Daniel y Ty Templeton. Un final agridulce, con un giro de lo más inesperado que deja la puerta abierta a una trepidante trama futura.

batman la boda

Este tomo recopilatorio de Batman: La Boda, publicado en formato DC Pocket por ECC Ediciones, recoge los números 14-15, 24, 33-37, 44 y 50 de la serie regular de Batman, conteniendo así la historia principal. Quedan fuera los preludios, que ya fueron recopilados en otro tomo, pero no son imprescincibles para entender la trama principal. King y compañía firman un relato emotivo comprensivo con toda la historia que Batman y Catwoman llevan a sus espaldas. Ojalá haya más como éste.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com