Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Baños Pleamar, de Isaac Sánchez

Baños Pleamar, de Isaac Sánchez
Guion
Isaac Sánchez
Dibujo
Isaac Sánchez
Color
Isaac Sánchez y Tania García
Formato
Cartoné. 17 x 24 cm. 224 páginas. Color
Precio
24€
Editorial
Dolmen Editorial. 2022

La verdad es que me da un poco de rabia empezar así la reseña. En esta segunda etapa como autor de cómic, tras Taxus y El Don, Isaac Sánchez ya debería ser nombre suficiente sin más apelativos, pero la sombra de Loulogio es alargada y cuando nos dicen que va a sacar algo como Baños Pleamar, donde según parece cuenta un relato autobiográfico y viene a abrirnos su alma, los más cínicos entre nosotros no podemos evitar algo de recelo.

Baños Pleamar

Quien conoce ese personaje público de las redes sociales ha visto al listillo, a ese bufón cabroncete con el que se gana la vida y es posible que no se termine de creer la premisa de Baños Pleamar y venga por eso con la guardia alta. Además el comienzo pretendidamente poético sin que tengamos aún un contexto y puede llevarnos a pensar en un cierto constructo impostado, una falta de sinceridad en pos de predisponer al lector. Al terminar el tomo aún no sé qué parte es sincera y qué parte está medida, pero por alta que fuera mi guardia, Isaac Sánchez me ha colado todos los golpes que ha querido.

La parte de verdad y de mentira que pueda haber en Baños Pleamar es indiferente porque lo que se siente al leerlo es real. Isaac Sánchez nos cuenta un capítulo muy concreto de su niñez, de la historia de su familia, pero que bien nos sabe a representativo de toda su niñez y toda la historia de su familia.

Baños Pleamar

Comenzamos un verano de los años 90 en los baños que eran el negocio de su familia y su casa durante gran parte de su vida. Tal como explica, cuando el mar en Badalona estaba tan contaminado que nadie podía bañarse, esta suerte de chiringuitos con piscina se pusieron de moda en la costa catalana. Así, les pillaremos en pleno trajín en una suerte de fresco berlanguiano de toda la familia y los iremos conociendo mientras preparan paellas, sirven mesas, regatean con los mejillones y el pequeño Isaac se come las patatas mientras dibuja historias de superhéroes.

Poco a poco conoceremos más a fondo a su numerosa familia: sus hermanas, Fátima y Sarai; su hermano, Nono; su madre, Palmira, y sobre todo a su padre, Andrés, y a medida que los vamos conociendo, con sus luces y sombras, se irá sucediendo la trama y haciendo crecer el drama. Conoceremos sus orígenes, sueños y frustraciones, pero también veremos un fresco de la época con los estertores de la heroína en las calles, el nacimiento de las televisiones privadas, las líneas 906, el bacalao y los pelotazos inmobiliarios.

Baños Pleamar

Y está claro que hay mucho de constructo y de premeditado en Baños Pleamar. Hay varios cambios de registro gráfico y narrativo para distintos pasajes de la historia, que obviamente nacen de un procesado de los hechos y de una manera muy concreta de querer contarlos, pero con el resultado final esto solo habla del talento y la madurez como autor de este hijo de un cantautor comunista andaluz y una monja gallega hija de falangistas, de este niño listillo, que es como él mismo Isaac Sánchez se retrata.

Baños Pleamar es una obra cargada de emoción, pero también de oficio y al terminar no sabemos qué es verdad y que ficción y tampoco realmente hasta qué punto Isaac Sánchez nos ha abierto su corazón y hasta qué punto hemos sido víctimas de la caja de trucos de un gran contador de historias. Lo que sí sabemos es hasta qué punto ha abierto nuestros corazones con su lectura y eso es lo que finalmente permanece.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.