Es la hora de las tortas!!!

Es la hora de las tortas!!!

Balas de punta hueca, de Javier Marquina, Víctor Camacho y Ruth O`Leary

Balas de punta hueca, de Javier Marquina, Víctor Camacho y Ruth O`Leary
Guion
Javier Marquina
Dibujo
Víctor Camacho (UVE)
Color
Ruth O´Leary
Formato
128 páginas. 17 x 24 cm. Color. Rústica con solapas.
Precio
17 €
Editorial
Grafito Editorial. Abril 2022

Tenía muchas ganas de hincarle el diente a Balas de punta hueca, lo nuevo de Grafito Editorial, que vuelve a publicar un tebeo de acción y ciencia ficción en la línea de Buckson o Los mundos de Valken (de lo mejorcito del sello del litoral español). Desde que lo anunciaron en sus avances, se veía venir una obra desenfadada, directa y sincera, sin mayor pretensión que la de hacer pasar un buen rato. Y vaya si lo consigue.

balas de punta hueca

Balas de punta hueca es la historia de dos sicarias llamadas Quami y KC. Ambas trabajan para Carmine Spadafaro, una especie de gran capo de la mafia demoníaca de Nueva Vegas. Un buen día, su hijo Luigi desaparece con una reliquia que puede provocar una auténtica catástrofe en el caso de que caiga en malas manos. El colmo es que Luigi se dedica también a hacer de las suyas en el territorio de otro de los grandes jefes, lo que provoca un conflicto entre facciones que difícilmente acabará bien.

Este explosivo cocktail es presentado por Javier Marquina, guionista híper activo del que ya hemos podido disfrutar tebeos como Abraxas, Alien Albión, 1585, Progenie o La tercera ley de Newton. Con Balas de punta hueca nos deja ver su lado más desenfadado y vacilón.

Balas de punta hueca: ensalada de tiros

Me imagino, o más bien me gustaría imaginarme, la tormenta de ideas para configurar la trama de Balas de punta hueca. Lo cierto es que ha sido leer este tebeo y venirme a la cabeza toda una serie de ramalazos e influencias cinematográficas. A saber: Golpe en la pequeña China de John Carpenter, El asesino y Hard Boiled de John Woo, Abierto hasta el amanecer y Machete de Robert Rodríguez o The Raid de Gareth Evans.

Popurrí de influencias que el autor de la reseña se ha sacado de la chistera. Porque él lo vale.

Marquina le da al guion un ritmo endiablado que no deja un momento de respiro al lector. Pero ojo, esto no quiere decir que estemos ante una historia hueca con personajes planos. El guionista se las ingenia para entre hostia y hostia ir presentando a sus protagonistas. En Balas de punta hueca también se aprecia una bonita historia de compañerismo y lealtad, salpimentada por sangre y pólvora. También es destacable toda la labor de worldbuilding para dotar a este universo de una personalidad propia. Tanto, que espero que haya alguna continuación en el futuro, pese a que la historia principal queda convenientemente cerrada. Esperemos que el tebeo funcione lo suficientemente bien para que esto no tarde en suceder.

balas de punta hueca

En la parte artística nos encontramos a Víctor Camacho (UVE). Balas de punta hueca es su primer cómic largo publicado. A lo largo de su carrera ha trabajado en una empresa de animación y actualmente se dedica al noble arte de tatuador (como el protagonista de La oveja samurái). Pues bien, esta obra no sería lo mismo sin su explosivo estilo de dibujo.

Víctor se sale en cada plancha, marcándose unas escenas de acción absolutamente salvajes. Sus personajes también tienen una gran expresividad. Lo mejor es que se nota que lo ha pasado en grande diseñando y dibujando el sin fin de personajes sobrenaturales que van asaltando la obra a medida que avanza la historia. Y esa pasión amigos, se contagia, llegando hasta nosotros creándose una perfecta comunión entre equipo creativo y lector.

balas de punta hueca

Para rematar, tenemos una más que acertada paleta de colores aplicada por Ruth O’Leary (Por un puñado de dracmacs), que sabe crear una atmósfera de delirio pop en las páginas más locas, que me ha recordado en algunos momentos al Giallo italiano de los setenta. Por cierto, que Ruth es también la guitarrista de Bones of Minerva, una de las bandas jóvenes más interesantes de nuestro país. Su disco de 2017 Blue Mountains, es un must en toda regla.

En definitiva, Balas de punta hueca es un espectáculo perfectamente autoconsciente, que servirá de vehículo de entretenimiento a todo aquel que se acerque a él libre de prejuicios de cualquier tipo. Tebeos como este hacen mucha falta.

El cómic lo tendréis disponible próximamente en la web de Grafito en la modalidad de preventa. Táctica usada, casi siempre con gran éxito por la editorial, anteriormente con tebeos como Santa Familia, Maestro del terror o El Rey de las polillas. Dadle una oportunidad.

Coméntanos algo

No hay comentarios aún. Sé tú el primero

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *