«Chica adolescente con problemas familiares, que se siente incomprendida, que deberá sacar todo su instinto de supervivencia y salir adelante por su cuenta». Si... Bajo la luna: Una historia de Catwoman

«Chica adolescente con problemas familiares, que se siente incomprendida, que deberá sacar todo su instinto de supervivencia y salir adelante por su cuenta». Si uno lee esa breve sinopsis puede pensar en bastantes obras. Si además, le dicen que se trata de un título de DC Young Adult… pues la verdad es que encaja con la mayoría de sus títulos publicados: Cristales rotos , Raven , Wonder Woman: Warbringer , Mera contra la marea … Ahora no se trata de ninguna de ellas, sino de Selina Kyle. Bajo la luna: Una historia de Catwoman  es, como su propio título indica, la última propuesta de Hidra para una nueva versión de una superheroína de DC enfocada a un público joven adulto.

Selina vive con su madre, una mujer bastante inestable, con continuas parejas y poco tiempo que dedicar a su hija. Tampoco tiene un gran sentido común y suele elegir parejas bastante mal, algo que llegado el momento, Selina será incapaz de soportar más. Todo esto sucede a la vez que Gotham sufre el ataque de un misterioso animal que parece ser un perro. Nada parece fácil para la buena de Selina.


El planteamiento de la obra no es malo. Sabe a quién va dirigido, utiliza recursos fáciles para captar el interés de su público y recurre a unos personajes con cierto carisma. La sensación tras la lectura sería mucho mejor… de no haberla leído ya tantas veces. Sí, DC Young Adult ha encontrado una fórmula que funciona y la está explotando lo máximo posible, algo que es comprensible, pero para lo cual deberían esforzarse un poco más. Creo que recurrir a una autora de libros exitosos entre adolescentes y una fórmula repetida no es sinónimo de éxito. Cuando abres una de estas obras ya vas esperando ver la diferencia de criterios con los adultos responsables del o la protagonista, la escena donde se defienda a la minoría étnica/de orientación sexual, y un antagonista que realmente es lo de menos en la historia y cuyo peso en toda la obra es el justo.

Lauren Myracle tiene un largo y exitoso historial como escritora. Aunque en España solo hayamos visto publicado ABLMS + TRD (en 2005), amén de alguna otra antología de relatos en la que participa, en EE.UU. ha publicado numerosos títulos para jóvenes y está graduada además en Psicología, por lo que tiene experiencia en muchas de las cosas sobre las que escribe. También obra suya, queda por llegarnos la historia de Victor Fries y Nora, supongo que en el mismo Universo que esta. En todo caso, el paso de la novela escrita a la novela gráfica no es algo que pueda hacer cualquiera, y es cierto que, sobre todo al principio, se evidencia su inexperiencia en el medio, con una estructura de guión que carece de ritmo suficiente y se centra demasiado en el problema familiar de Selina, sin ir presentando otras líneas argumentales.


No obstante, y con todas sus pegas, es una obra que probablemente disfrute el público al que va dirigido: chicas adolescentes, que se identifiquen con la rebeldía propia de la edad, y con un grupo de personajes que incluyen todo tipo de estereotipos, por lo que es muy fácil que alguno de ellos te llegue un poco más: la amiga de clase introvertida y gordita pero gran corazón, el experto en Parkour, la niña con mal genio, o el friki de la informática. Sin hablar de una Selina que tiene empatía con los animales, se resiste a que dirijan su vida y es orgullosa y tozuda. También conoceremos la versión de un Bruce Wayne adolescente que compartió infancia con Selina pero algo separó sus caminos.

El dibujo de Isaac Goodhart es correcto, limpio y dinámico. Pero me sucede algo similar a lo que he comentado respecto a los guiones: se echa de menos que DC arriesgue más con estilos diferentes. Diría que, salvo Cristales rotos , el resto de dibujantes parecen seguir un estilo muy constante, y para un ojo no demasiado entrenado, podría resultarle incluso difícil distinguir si se tratan de dibujantes diferentes. Elige también un bitono de azules o grises dependiendo de la línea temporal, que se mantiene, no recurre a uso de elementos puntuales con color como otras de las obras del sello.


En definitiva, Bajo la luna: Una historia de Catwoman  es una historia pensada para lectores adolescentes, que no tengan mucha familiaridad con los personajes y disfruten por ver a jóvenes con inquietudes que pueden ser muy conocidas para ellos. Una vez más, como es habitual en esta línea, la historia se aleja por completo del canon establecido en la editorial para el origen de los personajes, y toma su propio rumbo. La ambientación en el Universo DC es una excusa para contar historias de paso a la edad adulta, que podían haberse contado igualmente en otra ambientación. Ojalá DC comience a abrir un poco la puerta a miradas diferentes y poder seguir exprimiendo esta fórmula sin la sensación de que todos siguen un mismo guión.

Lo mejor: La fórmula sigue funcionando para su target de edad. El dibujo es atractivo y correcto.

Lo peor: Si has leído las anteriores obras del sello, la fórmula comienza a hacerse especialmente repetitiva.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com