La llegada del sello Vertigo de DC Comics en 1993 es una de las mejores cosas que le han ocurrido al cómic norteamericano en... Bad Mother, de Christa Faust y Mike Deodato

La llegada del sello Vertigo de DC Comics en 1993 es una de las mejores cosas que le han ocurrido al cómic norteamericano en el último medio siglo. Surge originalmente siguiendo la estela de todas esas obras que tenemos todos en mente aparecidas en la segunda mitad de los años 80 en las que el nombre (y la libertad creativa) del autor era más importante que las propiedades intelectuales con las que estaban trabajando. Los resultados que dio fueron brillantes a nivel artístico, especialmente en sus primeros años, pero los datos económicos no se quedan atrás: es difícil llevar la cuenta de las veces que se ha reeditado The Sandman desde su finalización hace ya veinticinco años, y hablamos de una serie que supera las dos mil páginas.

Quizás por ello, todo el mundo quiere tener su propio Vertigo desde entonces. Image se reconvirtió en la nueva Vertigo después de haber sido fundada como la editorial que encarnaba lo peor del cómic superheroico. Dark Horse lanzó su sello Berger Books, con la propia Karen Berger, la mente y el alma detrás de la creación del sello adulto de DC. Boom! Studios está publicando un buen puñado de títulos que están en esta línea. Y en 2020 llegó a las tiendas The Resistance, el primer título de una nueva editorial que viene con este mismo espíritu, AWA Studios, la nueva criatura de Axel Alonso y Bill Jemas. De esta nueva iniciativa vimos en castellano el primer título en febrero de este mismo año, y en junio nos han llegado dos más, Grendel, Kentucky y Bad Mother, una interesante obra de Christa Faust y Mike Deodato Jr. de la que vamos a hablar hoy.

bad mother pg1

Bad Mother nos cuenta la historia de April Walters, un ama de casa de un típico barrio residencial americano, madre de dos hijos y esposa de un tipo adicto al trabajo. Una mujer de vida monótona, aburrida, cuyos días son indistinguibles unos de otros. Hasta que presencia un atraco, ve como matan a un tipo a escasos metros de ella, se entera de que su hija es maltratada por su novio y además la chiquilla desaparece sin dejar casi rastro. Un día para no olvidar, vamos. Un día en el que algo en su cabeza hace click y decide arreglar sus problemas ella misma viendo que su marido no está disponible y la policía no es de ninguna ayuda. Y la historia que empieza como un slice of life cotidiano y con un punto de tristeza se va volviendo cada vez más loco y más violento, y April tiene que acabar enfrentándose a un grupo de crimen organizado metido en drogas y prostitución. Bad Mother es algo a medio camino entre Un día de furia y Breaking bad para una mamá a tiempo completo.

El guion está firmado por Christa Faust, una novelista que antes de este Bad Mother sólo había escrito dos cómics, un número de Silver Sable para Marvel y Peepland para Hard Case Crime, la editorial que publicó su novela Money Shot, por la que recibió nominaciones a varios premios literarios. Como habitual del género negro, la guionista presenta una historia interesante y vibrante, pero es que además sabe darle un buen ritmo. Como extras en el tomo, tenemos el guión de nueve páginas, viñeta a viñeta, con la interpretación que hace Mike Deodato del mismo al lado para compararlo. No estamos, por tanto, ante el típico guion que hace un novelista recién llegado al medio que es básicamente un relato corto que el dibujante se encarga de transformar en una narración gráfica.

bad mother pg2

Pero al César lo que es del César: aunque la historia de Christa Faust sea interesante y el ritmo de la misma lo defina la escritora, la responsabilidad de transformar el texto en imágenes es de Mike Deodato, que hace un trabajo absolutamente brillante. Además, las descripciones de Faust son bastante escuetas, con lo que el dibujante tiene mucha libertad para interpretar la escena. Por ejemplo, en la página que hay bajo este párrafo, el guion de la cuarta viñeta dice simplemente «April se aparta, su cabello flota suelto y salvaje«.

Deodato utiliza en esta obra un estilo más sucio que en otras ocasiones, muy apropiado con el tono de la historia, con un entintado que utiliza más las masas de negro que la trama y las líneas que son habituales en él y que le hemos visto recientemente, por ejemplo, en Berserker desencadenado. Además, la forma en la que parte las viñetas con calles adicionales le dan una sensación cinematográfica que le viene a este thriller criminal como un guante y nos hace pensar que esta historia quedaría de lujo en pantalla grande.

bad mother pg3

La idea de una editorial que pone el foco en los creadores –AWA es un acrónimo de Artists, Writers & Artisans– siempre nos hace albergar buenas esperanzas ante la calidad de sus productos, y la verdad es que los dos tomos que hemos podido ver hasta el momento han tenido un nivel totalmente satisfactorio, y el hype que tenemos con American Ronin de Peter Milligan y ACO no es ni medio normal. Pero la verdad es que si el nivel de este Bad Mother es representativo de lo que nos va a traer AWA, es una editorial a la que vamos a seguir con atención. Por lo pronto, ya estamos con ganas de Redemption, la nueva obra de Faust y Deodato, que acaba de terminar al otro lado del Atlántico. Con un poco de suerte, hacia final de este año o principios del siguiente podremos tenerla en nuestras manos…

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com