Decíamos muy a menudo con Aniquilación  aquello de que los tomos alternaban una serie buena y una menos buena. Pues de momento por los... Aniquilación Saga 7. Aniquilación: Conquista – Starlord & Fantasma

Decíamos muy a menudo con Aniquilación  aquello de que los tomos alternaban una serie buena y una menos buena. Pues de momento por los dos tomos que llevamos de su secuela el contraste entre las dos series incluidas por tomo es mucho menos acentuado. Y eso que en este Aniquilación Saga 7. Aniquilación: Conquista – Starlord & Fantasma  la primera de las series es palomitera a más no poder y la segunda un western cósmico que cuenta con un personaje nuevo y a priori debería haber un gran salto. Pues me lo he pasado muy bien con ambas, así que de momento el nivel me está pareciendo ligeramente superior al de la primera saga.


Abrimos el tomo con la miniserie dedicada a Starlord, escrita por Keith Giffen y dibujada por Timothy Green II. Giffen había sido el director de orquesta de Aniquilación  y se había comprometido solo a hacer una miniserie en esta ocasión. Al entregarle la lista de personajes disponibles, se decantó por Peter Quill, pero escogió a varios de los personajes disponibles para usarlos como secundarios. Se le ocurrió hacer un homenaje a Doce del Patíbulo  o Sargento Furia y los Comandos aulladores  y, sin darse cuenta acabó escribiendo lo que se puede considerar unos proto-Guardianes de la galaxia. Quill queda al frente de una misión de investigación sobre la amenaza que está suponiendo la Falange y para ello contará con la ayuda de Mapache Cohete, Groot, Mantis, Capitán Universo, Bicho y Grito de Muerte.

Ya había comentado algo en el tomo anterior, sobre la personalidad de Peter Quill que andaba un poco cambiante y que Abnett y Laning le estaban llevando hasta ese punto socarrón al que ahora estamos más acostumbrados. Es algo que entiendo que en el momento de la publicación original pasaba más desapercibido pero, ahora que la popularidad del personaje es mucho mayor, se nota mucho la mano del guionista que tomara las riendas en cada momento. Giffen mantiene ese punto de bromista, pero nos presenta a un personaje mucho más cínico que el Starlord de Abnett y Laning. Igualmente nos va a sorprender esta versión de Mapache Cohete más servil que el actual y qué decir de ese Groot con un lenguaje variado y unas ínfulas de grandeza con respecto a sus compañeros de equipo. En todo caso, esta serie es diversión pura y no me extraña que apeteciera continuar la idea y dedicar una serie a un equipo dirigido por Starlord, porque es de las series más entretenidas hasta el momento.


El dibujo de Green II sorprende por esos rostros con rasgos marcados y numerosos rasgos faciales y ojeras en los personajes, un poco a los Scott Kolins, y que es más propio del cómic indie, pero que luego deja con la boca abierta ante unas escenas de acción dinámicas y variadas y unas composiciones de página con las que sorprende continuamente.

La segunda miniserie está dedicada a un nuevo personaje: Fantasma. La miniserie corre a cargo de Javier Grillo-Marxuach (Aniquilación: Superskrull ) y Kyle Hotz y el guionista proveniente de la TV lleva a cabo su propio western crepuscular cósmico con este personaje misterioso que se va a ver envuelto en el conflicto entre un recuperado Superskrull y un Ronan colonizado por la Falange. Y es que en eso Grillo-Marxuach es inteligente: sabiendo que un nuevo personaje corre el riesgo de pasar desapercibido para el comprador de un evento dividido en varias miniseries, prefiere recurrir a dos de los pesos pesados del anterior evento para captar la atención de los lectores. De hecho, creo que es el gran acierto porque Fantasma como tal es un personaje que no acabó de cuajar y, aunque lo acabaríamos viendo aparecer en la serie de los Guardianes de la galaxia, no hemos vuelto a saber mucho más de él después de este evento. Y eso que el personaje es interesante, aunque lleva a confusión por sus nombre. En inglés, el personaje se llamó Wraith, y han sido varios los personajes en llevar dicha denominación (y posteriormente surgirían más, como la detective Watanabe en Spiderman ), pero es que además, los dire wraith (espectros en español) eran los enemigos de ROM y los caballeros galácticos, por lo que es comprensible que el lector recibiera esta serie un poco sin saber qué esperar.

Y eso que el dibujo de Kyle Hotz era bastante atractivo. Tal vez un estilo demasiado noventero, con rostros muy alargados y viñetas en las que el fondo se diluye en la página con muchas tramas y elementos que actúan a modo de marco, o composiciones de página vertiginosas y variadas, pero encaja bastante bien con el tono de la historia, por lo que la sensación es de que todo funciona adecuadamente.


En definitiva, Aniquilación Saga 6. Aniquilación: Conquista – Starlord & Fantasma  nos trae dos miniseries bien entretenidas, con muchas sorpresas, guiños a los fans de la primera Aniquilación  y dosis elevadísimas de acción. Si la línea central de esta secuela es algo más convencional o menos espectacular que esa ola aniquiladora, es innegable que los guionistas responsables ya vienen con la lección aprendida y está resultando un evento sin esos pequeños bajones de calidad que tuvieron algunas miniseries de la primera saga.

Lo mejor: Ese Escuadrón Suicida de personajes cósmicos que realiza Giffen. El nivel de ambas miniseries, muy entretenidas. Las sorpresas de Grillo-Marxuach en su serie.

Lo peor: La pérdida de sensación de amenaza que tenía Annihilus en la primera saga, aunque esto no ha hecho más que comenzar.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com