Continúa la serie con la que Marguerite Bennett explora la naturaleza humana, su propia naturaleza autodestructiva y la relación que tiene con otros seres... Animosity Vol. 4: La ciudad amurallada

Continúa la serie con la que Marguerite Bennett explora la naturaleza humana, su propia naturaleza autodestructiva y la relación que tiene con otros seres vivos del planeta. En Animosity Vol. 4: La ciudad amurallada , la autora nos muestra sin tapujos una situación en la que esa premisa se lleva al extremo, y nos presenta la ciudad amurallada, regentada por una directora muy peculiar, que tiene muy claro cómo sobrevivir en este mundo que cada vez está más controlado por animales conscientes e inteligentes.

Habíamos dejado la historia con Kyle secuestrando a Jesse y separándola de su protector Sandor. En este tomo, vamos a ver cómo llegarán a esa ciudad amurallada donde todas las mujeres se encuentran a salvo y donde vamos a conocer a su directora, y su manera de planificar la supervivencia de la especie, así como su absoluto desprecio hacia los animales y cómo ve la situación actual.


Decía en reseñas anteriores que Animosity se había convertido en una mezcla de Y, el último hombre  y Los muertos vivientes , pero en este arco argumental la serie se erige definitivamente como sustituta de la serie de Kirkman. Vemos situaciones que podían haberse vivido perfectamente en la serie de Skybound, e incluso esa directora puede recordarnos a algún personaje de la aclamada serie. Sin embargo, lo que más llama la atención es que Bennett nos presenta una situación que presenta, desarrolla y culmina en cinco números. Kirkman podría haberse llevado casi un año explotando este concepto, por sus muchas posibilidades de desarrollo de todos los estratos de esa organización y por aprovechar a un personaje con carisma y que podía erigirse como una antagonista interesante.

Bennett prefiere seguir moviéndose de una a otra historia sin acomodarse, y seguir presentandonos flashes de esta nueva sociedad con animales conscientes. Sí destaca este arco por ser uno de los que más se aleja de los animales y se centra en el ser humano: en arcos anteriores habíamos visto ese amenazante dragón y esos hombres disfrazados de animal y viceversa, o ese grupo de humanos que amenazaban la supervivencia de un enjambre de abejas dejando patente claramente la amenaza que supone el ser humano para el mundo animal. En este los animales quedan más de lado y se centran en unos humanos que pretenden volver a su superioridad y que desprecian claramente esta nueva situación que atraviesan.


A pesar de ser una serie en la que las historias se desarrollan lo justo para no tener que estirar el chicle, Bennett, sin embargo, aprovecha muy bien el espacio para profundizar muy bien con los personajes protagonistas. En esta ocasión vamos a conocer muy bien el origen de Kyle, y nos va a permitir comprender mucho mejor su manera de actuar. Igualmente vamos a ver una nueva faceta de Sandor que nos proporciona una perspectiva diferente de lo visto hasta ahora.

En esta ocasión, el brasileño Rafael de Latorre recibe ayuda en los lápices de la italiana Ornella Savarese y su compatriota carioca Elton Thomasi. Diría que el nivel de ambos decae ligeramente con respecto al dibujante titular, con un dibujo más confuso y menos definido, pero conserva los rasgos principales de Latorre y no se produce un salto llamativo de estilos, sobre todo teniendo en cuenta que en algunos casos comparten el mismo número dos de los dibujantes. La coherencia de estilos es algo que se agradece particularmente en este tipo de números realizados a dos manos diferentes.


En definitiva, Animosity  sigue siendo una serie muy atractiva y variada, que a pesar de los referentes que inconscientemente se nos vienen a la mente, gana mucho con esa estructura de arcos cortos donde no hay lugar para alargar innecesariamente las historias. El viaje de Jesse nos permite conocer muchas facetas de esta nueva sociedad, y profundiza cada vez más en la necesidad de ser más respetuosos con el medioambiente. Casi de manera imperceptible, la guionista suelta unas perlas sobre la psicología humana, que invitan a reflexionar y convierten esta serie en algo más allá de un mero entretenimiento. Cada vez la disfruto más.

Lo mejor: Que son arcos muy bien delimitados en los que no se estira el chicle innecesariamente.

Lo peor: Igual que es positiva esa estructura da, en algunas ocasiones, la sensación de que algunos de esos conceptos se podían aprovechar mucho más desarrollándolos un poco, como en el caso de esta ciudad amurallada.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com