En 2001 aparecía en Japón el juego para Nintendo 64 Dōbutsu no Mori , el bosque de los animales. Dicha entrega no llegó a ver... Animal Crossing 1-6

En 2001 aparecía en Japón el juego para Nintendo 64 Dōbutsu no Mori , el bosque de los animales. Dicha entrega no llegó a ver la luz en Europa, sino su versión extendida que apareció en Japón con el nombre de Dōbutsu no Mori E+  y que en Europa y EE.UU. recibió el nombre de Animal Crossing  (a la primera, aún sin salir de Japón, se la conocía como Animal Forest ). Fue solo el comienzo de una larga carrera en diversas consolas (N64, GameCube, 3D y 3DS, Wii y recientemente en Switch, además de alguna versión para iOS y Android). Cuatro años después de la aparición del juego en Japón comenzó a publicarse un manga ambientado en el mundo de Animal Crossing , escrito y dibujado por la joven Sayori Abe, completando una serie de 12 tomos que Norma Editorial comenzó a publicar en 2018 y que a principios de año vio publicado su sexto tomo hasta el momento.

Pero, ¿de qué va el juego? ¿Y por qué está todo el mundo tan enganchado? Resulta curioso, porque se trata de un juego que ha evolucionado francamente poco desde su primera versión hasta la última de Nintendo Switch, con mecánicas que siguen siendo las mismas y tan solo ha visto mejorado su aspecto gráfico y la cantidad de cosas que se pueden hacer. El que solo haya jugado (como yo) la última versión para Nintendo Switch, y lea este manga, inspirado en la experiencia como jugadora de su autora desde la primera versión del juego, alucinará por ver personajes, mecánicas y situaciones que permanecen completamente vigentes en el el reciente Animal Crossing: New Horizons . Si tampoco conicíais el resto de la serie, os invito a que busquéis por YouTube vídeos de los primeros juegos con la serie y os alucinará ver que a pesar de tener veinte años más, son juegos muy pero que muy parecidos.


El  objetivo del juego es evolucionar, como en la vida real. Apareces en una isla, donde puedes comprar una casa, a crédito, que debes ir pagando. Para mejorar su aspecto, ampliarla o hacer mejoras en tu isla, debes ir ganando dinero en forma de bayas. Para ello, puedes desde recolectar fruta de los árboles, pescar, talar árboles o desenterrar tesoros que luego puedes ir vendiendo en una tienda de la isla. ¿Qué es lo que convierte una premisa tan aparentemente rutinaria y aburrida en algo adictivo? Pues la cantidad de posibilidades que hay… y el que el juego incluya una mecánica de tiempo simultáneo al de la vida real. Amanece y anochece a la misma hora que en la realidad, hay animales, árboles, paisajes, insectos que van cambiando con cada estación del año y hay horas del día a la que las tiendas están cerradas. Igual que sucede en la realidad.

El manga es realmente curioso, porque tiene mucho de metacómic. Se centra en las experiencias de juego de su autora, y el primer tomo empieza con un día a día de lo que iba sucediéndole y viendo en el juego. De hecho, llega un momento en que tiene que avisar que ha cambiado la fecha en su consola para poder salvar la diferencia de fechas con su publicación y que no quedaran desfasados. Así, vamos a conocer a los personajes recurrentes del juego, como el promotor inmobiliario Tom Nook; los hermanos Tendo y Nendo, responsables de la tienda; las hermanas Manitas, con su tienda de moda; el búho Sócrates, responsable del museo de la isla; Antifa, el dromedario vendedor de alfombras; o Ladino, el marchante de arte que siempre intenta engañar a sus clientes para sacarles dinero. La protagonista de estas historias es Sayorin, el alter ego de la autora, y sus amigos (algunos inventados, otros basados en conocidos reales de Abe) Kotarô, Ruiko, Chiaki y Shige.


También es muy «meta» ver cómo el mundo se actualiza con la salida de un nuevo juego, o leer en la propia historia del manga cómo apaga la consola sin guardar el juego o que esté utilizando la tarjeta de guardado de un amigo en lugar de la suya… Igualmente, las aventuras van a ir cambiando a medida que surgen las opciones on-line. La autora inserta ocasionalmente una columna escrita donde comenta algunas de estas cosas, y explica sus experiencias como jugadora ante una nueva actualización.

El manga va evolucionando en todo momento. Si miras el primero y el sexto tomo, la evolución gráfica es palpable, aunque mantiene una distribución en dos tipos de historias, unas más desarrolladas, en formato de cómic normal; y otras en formato de tira cómica, de 3-4 viñetas, que pueden mantener una temática común por grupo, pero siempre manteniendo ese formato. En el tomo cuatro es el único que incluye unas páginas a color, cosa que se agradece mucho porque es un manga muy vistoso y el color digital llama mucho la atención de los niños. En otros tomos vemos que hay páginas que dan la sensación de haberse publicado originalmente a color (con bordes suavizados y con una escala de grises) pero aquí se han mantenido en blanco y negro.


El público objetivo es infanto-juvenil. Un lector de más edad puede reírse con alguna de las tiras, y va a disfrutar de ver reflejadas en el cómic alguna de las mecánicas del juego, pero sinceramente la autora tiene un tono claramente juvenil, tanto en el tipo de humor como el propio estilo gráfico, con personajes muy Chibi, que es el propio estilo que tiene el videojuego.

En definitiva, Animal Crossing  es un manga juvenil, ambientado en el mundo de la serie de videojuegos de igual nombre, y que mantiene un formato de tira cómica alternado con historias de 4-5 páginas. Tanto a mi hija de 9 años como a mí nos han gustado mucho más las historias largas, ya que las tiras cómicas pueden llegar a saturar un poco. En un tomo de 192 páginas, cuando llevas ya 30 páginas con dos tiras de cuatro viñetas por página, sucede lo que con cualquier otra recopilación de tiras, que produce agotamiento, porque son historias demasiado cortas que no dan tiempo a más que soltar algún chiste. En todo caso, son tomos cuya lectura va a permitirle a los jóvenes varias jornadas, por lo que si uno analiza la relación precio/horas de lectura, es todo un acierto.

Como extra, os dejo el código QR del diseño personalizado de Es la hora de las tortas para el videojuego de Switch. XD


Lo mejor
: Lo que les dura a los niños cada tomo, por su densidad. Todo el rollo «meta» del manga es fabuloso, aunque es algo más palpable en los primeros tomos.

Lo peor: El formato tira cómica puede llegar a saturar un poco.






Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com