Hubo un tiempo en que las numeraciones de los tebeos eran poco más que inmortales. Las principales colecciones de los personajes más punteros de... 100% Marvel HC. Thor: Sin previo aviso de William Messner-Loebs y Mike Deodato Jr.

Hubo un tiempo en que las numeraciones de los tebeos eran poco más que inmortales. Las principales colecciones de los personajes más punteros de Marvel y DC llegaban a cifras que superaban en muchos casos los 500 números. Pero llegaron los años 90, y llegó una crisis que estuvo a punto de acabar con todo. Para tratar de atajarla se tomaron decisiones drásticas. En Marvel sucedió de manera mucho más sangrante que en DC, que hasta bien entrado este siglo no finiquitó todas sus “numeraciones altas”. De hecho, hoy en día son las series de Spawn y Savage Dragon (De Image Comics ambas) las que ostentan los récords de series longevas en el mercado que nunca han sido reiniciadas.

cleanthor

 

Con este prólogo absurdo quiero llegar a la conclusión de que en este Thor: Sin previo aviso, vivimos uno de estos fines de era. Se acercaba Heroes Reborn, y aunque el hijo de Odín no contó con serie propia dentro de aquella descabellada iniciativa, su mítica cabecera fue cortada de raíz en números con tan poco glamour como es el 502. Estamos ante un tomo entretenido e importante. Digo que es importante por lo que representa, más que por el contenido. El guionista William Messner Loebs hizo lo que pudo para cerrar una serie con cierta dignidad, si bien es cierto que le dejaron los juguetes que nadie quería: Asgard destruida, un Thor desprovisto de la casi totalidad de sus poderes y divinidad (y cuyo aspecto recordaba a explotations italianas de Conan de los 80), Odín vagando por Manhattan como un vagabundo con amnesia (¡Hola, Thor Ragnarok!), ni rastro de los tres guerreros y para colmo tenía una relación con La encantadora.

barbarians

Muy buenos mimbres no le quedaron la verdad. También es cierto que Warren Ellis hizo la del niño alemán y le dejó el parque de juegos destrozado. Pero oigan, al César lo que es del César. El bueno de Willy supo sacar petróleo de su etapa en Wonder Woman (donde curiosamente ya había trabajo con Mike Deodato Jr.): El guionista cogió la situación de Thor, limpió de elementos lo que no le gustó de Ellis (prescindiendo del detective Warren Curzon), y nos preparó un puñado de historias entretenidas donde tuvo la suerte de poder hacer lo que quisiera porque el personaje iba a ser relanzado más pronto que tarde y ninguno de sus cambios sería permanente. Messner Loebs trazó una trama donde los supervivientes de Asgard estaban perdidos por toda la Tierra, sin recordar quienes eran (Odín no era el único). Para la ocasión se recuperó a Red Norvell, un mortal que portó el manto de Thor en el número 273 de la colección a cargo de Thomas y Buscema.

Thor Panini

El resto de las historias tienen menor relevancia si cabe: Una guerra en las ruinas de Asgard entre los gigantes de hielo (horriblemente dibujados) y los trolls de Ulik, un relato donde los protagonistas son trasladados a un mundo de fantasía épica… Algo que pasaría más tarde de la mano de Kurt Busiek y George Pérez en el relanzamiento de Los Vengadores en Heroes Return.

El número final, el 502, es el más destacable de todo el volumen. Se trata de un número trampa, porque según todos los checklists estaba dentro de la saga de Onslaught. La macro historia que acabaría siendo ese sindiós de Heroes Reborn ocupó prácticamente todas las colecciones de Marvel durante varios meses en 1996. En el caso de Thor el número se reduce a una charla desde la distancia entre Thor y Red Norvell donde reinaba la camaradería de hermanos de armas. Pero ya. Onslaught no aparece, ni ningún otro héroe. Es más, era tal el descontrol del Bullpen Marvel que la portada preliminar de este número llevaba el logo de la saga, pero la que finalmente llegó a las tiendas, no.

forum

En este volumen volvemos a contar con el arte de Mike Deodato Jr. El artista brasileño ya apuntaba maneras con unas planchas espectaculares. Lamentablemente no solo se encarga él de plasmar este epitafio de la primera colección de Thor. En estas páginas podremos sufrir el arte de gente como Luke Ross, Oclair Albert, Dante Bastianoni o Pino Rinaldi, nombres muy habituales (a la par que olvidables) de los tebeos Marvel de la época.

A modo de curiosidad cabría destacar la inclusión del one-shot Thor: The Legend. La casas de las ideas publicó una serie de especiales a modo de despedida de los personajes que “perecerían” en la batalla contra Onslaught. El de Thor además de chorradas y curiosidades varias (como un árbol genealógico de la familia) incluía una historia corta firmada por Tom Defalco y el propio Mike Deodato. Muy olvidable.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com