El rey persa Jerjes está en camino de conquistar el mundo como venganza por la derrota de su padre Darío, creando así un imperio... Xerxes. La caída de la Casa de Darío y el Ascenso de Alejandro

El rey persa Jerjes está en camino de conquistar el mundo como venganza por la derrota de su padre Darío, creando así un imperio como nunca se ha visto… hasta que los duros griegos crean a su propio rey dios, Alejandro Magno.

Los que me conocen saben que yo soy mucho de refranes y dichos populares; es lo que tiene haberse criado en un pueblo ciudad pequeña. El refranero español es fuente de infinita sabiduría, y hay un refrán que va como anillo al dedo a la obra que hoy reseñamos: Cría fama y échate a dormir. Y es que Frank Miller ya no necesita hacer las cosas bien para que se hable de él. Ni para vender cómics, venido al caso. Como comentaba un compañero tortense el otro día, Miller está en un momento de su vida en el que ya le suda la po**a  todo. Y es que haga lo que haga, se va a vender como churros. Su Dark Knight III, obra inmediatamente anterior a ésta, ya tenía visos de que la imaginación de Miller no daba para mucho más, y este Xerxes es la confirmación de que al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver. Su obra 300 fue un gran éxito tanto de crítica como de público, pero esta secuela es fallida en todos los aspectos, pese a contar con un par de grandes hallazgos visuales, que comentaremos a continuación.

xerxes

300 (NORMA Editorial, 2000) recreaba un hecho histórico por muchos conocido: la defensa del paso de las Termópilas por un grupo de 300 soldados espartanos frente al ejército persa comandado por el temible Jerjes, hijo del rey Darío. La heroica gesta de los espartanos dio origen a poemas, películas y, finalmente, aquel exitoso cómic, que se vio recompensado por una más que digna adaptación cinematográfica que puso sobre el mapa al actor escocés Gerard Butler. La película tuvo una mediocre secuela (pese a la intervención de la siempre magnífica Eva Green), y parece ser que Frank Miller no aprendió la lección, pues este año nos ha traído este Xerxes, en el que nos narra la muerte de Darío I, padre de Jerjes, a manos del ejército del general Temístocles, y la consiguiente guerra declarada por Persia a las polis griegas (Grecia como país aún no existía). Saltos adelante y atrás en el tiempo nos muestran la muerte del soberano Jerjes o, al menos, algunas de las teorías que la relatan; su matrimonio con la profetisa judía Esther, y el ascenso de sus herederos Darío II y Darío III, hasta la llegada del macedonio Alejandro Magno, quien se convertiría en el mayor adversario de la dinastía aquemédica, la cual tocó a su fin tras la gloriosa (para Alejandro) batalla de Gaugamela, y la posterior conquista de Babilonia, Susa y Persépolis. La muerte de Darío III marcó el fin del reinado persa, un emotivo final en el que Frank Miller dignifica al personaje de Alejandro Magno, que en esta versión admira tanto a Darío III que llora su indigna muerte. Tal como está narrado el cómic, y habiendo consultado la wikipedia (mea culpa) para comprobar algunos datos, casi parecería que Miller ha obtenido la información de la misma fuente, habida cuenta de cómo se desarrolla la obra, y sus distintas etapas.

La narración es, pues, de todo menos fluida. Lo que tenemos aquí es un catálogo de pin-ups que desafían todo lo que Frank Miller pudiera haber aprendido del gran Will Eisner sobre el arte secuencial. Pasamos de un rey persa al siguiente sin solución de continuidad, de repente damos un salto al pasado, de nuevo al futuro… Y no es que las ilustraciones ayuden mucho a ubicarnos, pues la idea de Miller de la indumentaria regia persa pasa por joyería y pedrería a espuertas, ocultando a la persona que hay debajo. De no ser por los encabezados de las páginas, no tendríamos ni idea de bajo qué rey persa nos encontramos en cada momento. Dicho sea de paso, dejando a un lado las estridencias argumentales, el dibujo de Miller está cada vez más lejos de la gloriosa narrativa que le hizo famoso a finales de los setenta, acercándose cada vez más a las splash pages sin ton ni son que, lejos de contar una historia, parecen servir únicamente como vehículo para su lucimiento, olvidando que Miller es infinitamente mejor narrador que ilustrador. ¿Quiere esto decir que este Xerxes es un mal tebeo? En absoluto, pero tenemos que ser conscientes de lo que nos vamos a encontrar. No tenemos aquí al Miller glorioso del primer Dark Knight o los primeros Sin City, sino al dibujante acomodado que vive de las rentas de grandes obras pasadas. Aun así hay destellos de genialidad en algunas de las páginas, sobre todo en los diseños de la indumentaria de Jerjes o las escenas que recrean las diversas muertes del rey persa. Ahí es donde el Miller artista coge la batuta y nos recuerda por qué fue en su momento uno de los más grandes.

xerxes

Tras la publicación de la miniserie en formato grapa por parte de NORMA Editorial (NORMA volviendo a publicar en grapa, ¿os lo podéis creer?) llega por fin la recopilación en tapa dura que muchos estaban esperando, en un álbum apaisado de gran tamaño que desprende color e imaginación desbordante, y que incluye las portadas originales, así como ilustraciones de amigos del autor como Bill Sienkiewicz, Andy Kubert o Walter Simonson. Tanto si sois admiradores de la obra de Frank Miller como si queréis ver un admirable despliegue de fantásticas ilustraciones, no podéis dejar pasar este Xerxes. Pero repito: no esperéis encontrar al Frank Miller de hace 30 años. Su momento de gloria ya pasó.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com