Comenzamos la recuperación de nuestros antiguos artículos con el seguimiento del evento Marvel del año: World War Hulk. Os ofrecemos hoy la entrada en...

Comenzamos la recuperación de nuestros antiguos artículos con el seguimiento del evento Marvel del año: World War Hulk. Os ofrecemos hoy la entrada en la que desglosábamos todo lo acontecido en el primer mes de esta saga. Durante los próximos días os ofreceremos los siguientes capítulos.

WORLD WAR HULK Nº 1, por Jose Antonio Marchán.

El pasado mes de abril tuvimos por fin ocasión de leer el primer número de World War Hulk (a partir de ahora WWH), que continuaba al prólogo publicado en marzo. Tras la finalización de la mediática Civil War, WWH es el siguiente «evento» de la Casa de las Ideas. Precisamente la ausencia de Hulk (un personaje clásico de Marvel) en esta Guerra Civil se debió al exilio al que fue sometido por parte de algunos componentes de los Illuminati… y de los dirigentes de la editorial, claro está. El gigante de jade es una fuerza tan poderosa que era difícil imaginar cómo podía mediar en el conflicto entre los bandos pro y contra-registro sin decantar la balanza de un lado o de otro.

Siendo así el guionista Greg Pak propuso Planeta Hulk, una odisea en el más puro estilo Gladiator o Espartaco que no sólo permitía la ausencia del monstruo gamma del conflicto sino que además permitiría posteriormente iniciar otra línea argumental que permitiese renovar al personaje. La que hoy nos ocupa, WWH.

Durante los números troncales de la saga, encontraremos al citado Greg Pak al guión, un hombre competente con experiencia en el personaje y que le había llevado directamente hasta ese punto. En esta primera entrega vemos como Hulk desata su ansiada venganza sobre sus oponentes. En primer lugar haciendo parada en la Luna para enfrentarse a Rayo Negro (monarca de los Inhumanos y uno de los cuatro responsables del exilio de Hulk) y desplazándose posteriormente hasta la Tierra, donde da un ultimátum de 24 horas para que se presenten el resto de «acusados»: Mr. Fantástico, Iron Man y Dr. Extraño. El número está repleto de tensión y batallas espectaculares, aunque quizás se echa en falta algo más de épica que aporte a la historia un plus de interés.

El segundo episodio, correspondiente a la serie propia de Hulk, se dedica a contarnos las peripecias de Amadeus Cho y su reclutamiento de «amigos de Hulk» que le ayuden a pasar esta crisis.

El dibujo se lo reparten Romita Jr. y Gary Frank, dos buenos artistas con estilos diferentes. En el caso de Romita (encargado de la mini-serie), a pesar de cumplir con la solvencia que le caracteriza y de retratar correctamente a bastantes personajes, se aprecia un atisbo de apresuramiento. Diríase que ha premiado la espectacularidad más que el acabado, no siendo este uno de sus mejores trabajos. Cuenta además con el sempiterno Klaus Janson en el entintado que (como es habitual) marca mucho su trabajo, afeándolo en su finalización. En cuanto a Frank, es el encargado del número de la serie de Hulk en que nos muestra sus buenas maneras con un dibujo espectacular y claro.

Hacer constar que el número cuenta con las portadas alternativas, las versiones en tinta y el lápiz de la espectacular portada de David Finch.

En resumen, un número de arranque interesante y que remueve los cimientos necesarios para prepararnos ante lo que se avecina. Recomendado especialmente para el fandom Marvelita deseoso de ver a sus héroes luchando entre ellos y a los amantes de la adrenalina Hollywoodiense.

WWH: PRIMERA LÍNEA Nº 1, por Markitos.

Los sucesos ocurridos durante la investigación llevada a cabo por Ben Urich y Sally Floyd en Civil War les llevó a tomar la decisión de dimitir del Daily Bugle para crear su propio periódico independiente: Front Line. El día a día de Ben y Sally (acompañados por el detective y pareja de ella, Daniel Granville) para sacar a la calle las mejores noticias al mayor número de gente posible y no arruinarse en el proceso es la gran aventura de los protagonistas, hasta encontrarse de bruces con la invasión de Hulk en Manhattan.

Éste es el punto de partida de WWH: Primera Línea, el trabajo de los reporteros de Front Line como corresponsales de guerra en su propio hogar durante la invasión alienígena de los acompañantes de Hulk.

Paul Jenkins vuelve a narrar la historia que hay detrás de la gran historia. Las reacciones de la gente corriente ante la evacuación de la Gran Manzana, ante la actitud pacífica de los generales de Hulk que se encuentran acampados en Central Park (con subtrama de investigación entre Danny y Korg, mano derecha de Hulk, del asesinato de un alien), pero sobre todo, las consecuencias de la lucha de todos los superhéroes frente al titán esmeralda.

Desde este punto de vista, WWH: Primera Línea resulta mucho más interesante que cualquiera de la serie principales, cuyo único cometido es una incesante serie de mamporros y peleas insulsas. La interacción de los diferentes personajes (humanos y alienígenas) entre ellos en un nuevo entorno, con tramas secundarias que afectan tanto al futuro del periódico como a todo aquello que ocurre alrededor de Hulk, conforma una historia apasionante llevando al lector a desear ver qué nuevo suceso ocurrirá al pasar la página.

En el apartado gráfico, vemos a un Ramón Bachs mucho más cómodo que en sus números de Civil War. Controla y conoce mejor a los personajes; se ha habituado a dibujar la ciudad de Nueva York, algo muy importante para la narración de la historia, pero sobre todo ha conseguido complementarse con Jenkins.

En resumen, una serie muy recomendada como contrapunto a la principal, menos desarrollada a nivel de guión.

WWH: IRON MAN, DIRECTOR DE SHIELD Nº 3, por Jose Antonio Marchán.

Este número de Iron Man transcurre completamente en paralelo con el primer número de WWH, llegando al extremo de contarnos la misma historia (repitiendo incluso diálogos) que nos contaba éste, aunque desde el punto de vista del Hombre de Hierro. En este aspecto, poco aporta este número a la trama mas que el hecho de acercarnos al sentir de uno de los hombres más poderosos de América y uno de los más desdichados últimamente. La aparición del goliat esmeralda viene a ser una mera excusa para el episodio, que se dedica más a contarnos cómo reacciona Stark ante su regreso y cómo afectan sus decisiones a SHIELD, la organización que ahora dirige.

Para esta breve paréntesis de WWH los guionistas habituales dejan paso a Christos N. Gage, debutante con el personaje pero conocido por otros trabajos en Batman, Civil War: Crímenes de Guerra o el mismo WWH: X-Men del que hablaremos algo más abajo. En este aspecto su trabajo está muy conseguido, pPero lo que realmente destacaría de este número es el dibujo del olvidado Jackson «Butch» Guice, conocido por sus trabajos en X-Factor, Aquaman o Ruse, que llevaba tiempo sin estar en el candelero y que regresa con un trabajo excelente, casi irreconocible. Con un estilo detallista y de base realista, nos ofrece unas páginas repletas de energía y con caracterizaciones conseguidas, acompañando perfectamente la historia tejida por Gage.

En definitiva, se trata de un buen número aunque no es preciso leerlo para poder seguir la historia principal.

WWH: X-MEN, por Jose Antonio Marchán.

En este número encontramos completa la mini-serie de 3 números que involucra a los mutantes en el evento. Al guión tenemos de nuevo a Christos N. Gage, que cumple bien su cometido. Diálogos coherentes, referencias a la actualidad más reciente para fijar la continuidad y multitud de personajes que puedan oponerse a Hulk. Es curioso en este apartado que, si bien acuden bastantes personajes, se echen en falta a otros clásicos como el grupo de Pícara. El resto del episodio es un compendio de enfrentamientos, de ataques y defensas, siendo la resolución del conflicto esperada y predecible.

En el dibujo nos encontramos con Andrea Di Vito (al que hemos visto en Scion, Thor: Ragnarok o La Cosa), que realiza un trabajo muy adecuado para la empresa, espectacularidad a raudales y personajes para dar y tomar. El clásico enfrentamiento entre héroes de Marvel Comics.

Se trata de un número entretenido y dinámico, pero de los más prescindibles de la saga.

WWH: GHOST RIDER, por Antonio Juan Lluesma “Cajún”.

Al guión tenemos a Daniel Way (Bullseye, Venom, Wolverine: Origins) y al dibujo a Javier Saltares (Lobezno, G.I.Joe), viejo conocido del protagonista, amén de portadas de Gabrielle Dell’Otto.

En este número nos encontramos los 2 episodios de Ghost Rider con cruces con WWH. En ellos vemos cómo Johnny Blaze, en su afán por capturar a todos los avatares de Lucifer, acaba con un avión entero de pasajeros solamente para atrapar a uno de ellos. Cuando Blaze recupera el conocimiento se entera de que Hulk ha llegado a Nueva York y que ha puesto en su sitio a todos los héroes de la ciudad, por lo que decide ir en su busca. Eso contradice a su demonio particular ya que esa tarea no es asunto de ellos. Aun así Johnny Blaze toma el control y se dirige a enfrentarse directamente con el goliat verde. Aunque inicialmente intenta hacerlo entrar en razón hablando con Hulk como si fuera Banner, éste lo aparta y sigue su camino. Blaze, para intentar pararlo le lanza encima un edificio entero, cosa que tratándose de Hulk no sirve de mucho, por no decir nada. Entonces es cuando Hulk ataca directamente al Motorista Fantasma dejándolo KO, lo que hace que el demonio tome el control. Genera una gran explosión y sale del cráter donde lo había dejado Hulk. Cuando parece que el enfrentamiento es inevitable, Ghost Rider toma una decisión inesperada…

Un número interesante que contrapone dos de las mentalidades más complicadas del Universo Marvel, con buenos resultados.

Hasta aquí este pequeño análisis sobre WWH. Próximamente publicaremos el repaso correspondiente al segundo mes (mayo 2008)… ¡hasta entonces!

Compartir:

Jose Antonio Marchán

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com