Como por motivos de trabajo vivo fuera de España, ya he visto la película (allí se estrena el próximo 23 de junio). Aunque no...

Como por motivos de trabajo vivo fuera de España, ya he visto la película (allí se estrena el próximo 23 de junio). Aunque no destripa nada importante de la trama, puede contener ligerísimos espoilers. Así que leed con cuidado si sois muy escrupulosos con el tema.

Desde que se presentó la encarnación cinematográfica de Wonder Woman en Batman v. Superman, mis expectativas alrededor de la película protagonizada por Gal Gadot han ido creciendo de forma constante. El personaje de Wonder Woman fue, para mí, de lo mejor de BvS y las poquitas cosas que he ido viendo antes del estreno apuntaban a que quizá, esta vez sí, el DCU podría ofrecerme una película que me satisficiera completamente. Con la aguja del «hipe-ometro» saliéndose de la escala, ¿ha cumplido la película estas expectativas? La respuesta después del póster…

Wonder Woman

Director: Patty Jenkins
Guión: Allan Heinberg (Historia: Zack Snyder, Allan Heinberg, Jason Fuchs)
Música: Rupert Gregson-Williams
Fotografía: Matthew Jensen
Reparto: Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright, Connie Nielsen, David Thewlis, Elena Anaya, Lucy Davis, Danny Huston, Ewen Bremner, Samantha Jo, Saïd Taghmaoui, Lisa Loven Kongsli, Florence Kasumba, Mayling Ng, Tilly Powell, Doutzen Kroes
Productora: Warner Bros. Pictures / DC Entertainment

Empecemos fuerte: en mi opinión, Wonder Woman es la mejor película de DC/Warner hasta el momento (incluyendo los Batman de Nolan). Una película que abraza el género superheroico en vez de intentar deconstruirlo o mostrarlo de modo «realista», y que muestra un gran amor por su protagonista. Lo cual no impide además que la cinta aborde temas importantes con cierta profundidad y vaya más allá de la mera ensalada de tortas.

La película de Patty Jenkins se apoya en dos pilares fundamentales: por un lado, una historia sólida con tintes épicos, y por otro (y fundamental) la estupenda química que transmiten sus dos actores protagonistas,Gal Gadot (Wonder Woman) y Chris Pine (Steve Trevor). Pine nos presenta un héroe de guerra clásico, un espía veterano y pragmático que sirve de contrapunto a la inocencia inicial de Wonder Woman. Y Gal Gadot confirma lo que apuntaba en Batman v. Superman: simplemente se come la pantalla. Su interpretación desprende carisma desde su primera aparición y construye un personaje maravilloso. Una mezcla de ingenuidad, sabiduría, pasión y fuerza que consigue crear el primer superhéroe del universo cinematógrafico de DC con el que puedes empatizar completamente. Una heroína pura, dispuesta a luchar contra las injusticias y defender siempre a los más débiles.

Todo el reparto luce a muy buen nivel, pero hay que destacar también las interpretaciones de Lilly Aspen, con una pequeñaja Diana que llega al corazón desde su primera aparición; y de Robin Wright como Antiope, general de las Amazonas y tía de Diana. Otro personaje de carisma arrollador y que te deja con ganas de ver una película entera protagonizada por ella.

Pero estos grandes personajes no funcionarían si no estuvieran enmarcados en una buena historia. El guión se construye sobre una premisa sencilla pero potente: Diana debe detener a las fuerzas causantes de que la humanidad se encuentre embarcada en una de las guerras más crueles y sangrientas de la historia: la Gran Guerra.

La primera parte de la película, donde se nos presenta la historia de Wonder Woman y todo el trasfondo de las Amazonas, es un contraste perfecto con el mundo donde transcurre el resto de la película. Temiscira es una sociedad hermosa y en perfecta armonía, mientras que el mundo real es un lugar sucio, cruel y devastado por la guerra. Y es que ambientar la película en la Primera Guerra Mundial es todo un acierto. La Segunda Guerra Mundial, con los nazis como representación del «mal absoluto», es un escenario perfecto para narrar historias del bien contra el mal. En cambio, la Gran Guerra, al no tener un bando «malo» tan claro, funciona como telón ideal para mostrar el horror y la locura de la guerra. Una ambientación que permite representar lo peor y lo mejor del ser humano, que es uno de los trasfondos fundamentales de la película. Obviamente, las realidades históricas de uno y otro conflicto son mucho más complejas que esta «sobresimplificación» que he presentado, pero funcionan de ese modo como mecanismo narrativo dentro de nuestras referencias culturales.

La historia, aunque quizá pueda ser un poco más larga de lo habitual, fluye con muy buen ritmo, alcanzando dos cotas de épica máxima: en la primera intervención de Diana en la guerra, y en el enfrentamiento final de la película. El ritmo puede decaer un poco en la parte intermedia, cuando Diana y Trevor parten de Temiscira y llegan al Londres de principios del siglo XX. Sin embargo, esas escenas que nos muestran a Diana en una sociedad profundamente machista que le resulta ajena e incomprensible están muy bien llevadas y son divertidísimas. El encanto y carisma que desprende Gal Gadot en esta parte es arrollador.

Hay algunas pequeñas pegas que se le puede poner a la historia, sobre todo en cómo encaja con lo que se nos había contado en Batman v. Superman, pero para analizarlo bien habría que entrar en demasiados espoilers, así que lo dejaremos para el futuro, posiblemente en algún podcast próximo (… ganazas de comentar la película con el resto de torteros).

Pocos peros se le pueden poner a esta película a nivel técnico. El diseño de producción está cuidadísimo (aunque con ciertos errores históricos, por lo que parece) y en particular el mundo de las Amazonas y la isla de Temiscira es espectacular. El diseño del traje de Wonder Woman me resulta un poco apagado y me hubiera gustado algo más colorido; pero es un aspecto común de todo el DCU y heredado de decisiones anteriores, así que tampoco había mucho que hacer.

La fotografía y el vestuario remarcan el contraste entre el mundo mitológico de Temiscira y el mundo real. La isla de las Amazonas es un mundo vivo, luminoso, mientras que la Europa que se nos muestra es oscura y gris. No se puede dejar sin destacar el trabajo de Rupert Gregson-Williams con la banda sonora. Una gran composición al estilo sinfónico de las que cada vez es más difícil encontrar en el cine moderno y que transmite perfectamente la épica de la película.

Las escenas de acción están perfectamente rodadas y resultan espectaculares. Muy físicas y en sintonía con lo visto en el resto del DCU. Aunque herederas del estilo de Zack Snyder (uso de cámaras lentas, aceleraciones y deceleraciones, etc.), Patty Jenkins consigue darle una carácter propio, realizando un montaje menos frenético que permite disfrutar de la acción mucho mejor. Si tengo que quedarme con algo, sin duda serían las escenas de combate de las Amazonas, que nos muestran una maquinaria de guerra perfectamente sincronizada. Hay sin embargo algunos aspectos un poco pobres: los dobles digitales a veces «cantan» demasiado y las animaciones resultan bruscas y poco integradas. Nada excesivamente grave que desmerezca el resultado global de la película.

En definitiva, una película de superhéroes estupenda con un personaje maravilloso y que te deja con ganas de mucho más. Parece que por fin Warner ha encontrado la formula y tanto crítica como publico están respondiendo, incluso por encima de sus propias expectativas iniciales. A la hora de escribir esto, la película tiene un 93% en Rotten Tomatoes y lleva recaudados más de 280 millones de dolares en todo el mundo. Por mi parte, sólo espero que las próximas películas de DC/Warner sigan este camino.

What I do is not up to you.
—Diana de Temiscira, princesa de las Amazonas.

Compartir:

Ángel Ruiz

De pequeño fue testigo de como sus G.I. Joes eran devorados por su perro. Desde entonces, para superar el trauma, pasa las noches consumiendo todo tipo de subcultura: ciencia-ficción, fantasia, tebeos, películas, series... nada es suficiente para olvidar esa imagen de Destro entre las fauces de su mascota.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com