Desde el pasado mes de agosto tenemos la ocasión de conocer en España a Kei Kikuno, la protagonista de Violence Action. Kei es una... Violence Action 1 de Shin Sawada y Renji Asai

Desde el pasado mes de agosto tenemos la ocasión de conocer en España a Kei Kikuno, la protagonista de Violence Action. Kei es una joven estudiante de contabilidad que estudia duro para lograr aprobar el examen de acceso para trabajar en la Cámara de comercio. Es bajita, no muy corpulenta y bastante locuaz. Tiene una compañera de estudios, llamada Rikka, que le trae le cabeza y le causa más problemas que otra cosa por culpa de sus ganas de emparejarla con otros chicos. Pero además Kei es una consumada asesina a sueldo que forma parte de la agencia de contactos Pururun.

En los últimos años hemos visto cómo el mundo de los llamados Hitmen o asesinos a sueldo ha logrado una gran popularidad gracias a la saga de películas de John Wick, que han llegado a edulcorar e incluso idealizar algo tan terrible como una persona que mate por dinero. Asimismo, el subgénero de niños o adolescentes que se ganen la vida como sicarios ha tenido famosas representaciones en los últimos treinta años. Por ejemplo, la generacional película Escuela de jóvenes asesinos, que a su vez es un gran precedente del cómic Clase Letal de Rick Remender. Muchos fantaseamos también con ver una secuela de la mítica película León El profesional protagonizada por una adolescente Natalie Portman.

Dejando de lado que un adolescente o joven adulto se gane la vida matando, la violencia máxima a corta edad es algo que ha fascinado a la cultura de ocio en las últimas décadas. Así, tenemos ejemplos tan claros como la novela-manga-película Battle Royale, que sirvió de inspiración nada disimulada para la trilogía literaria de Los juegos del hambre. Y aquí vamos a parar, porque los clones que surgieron a raíz del éxito de la obra de Suzanne Collins son tan numerosos que harían sonrojar al mismísimo Spider-Man.

Kei destroy

Pero volviendo a la obra en sí, y sin olvidar en ningún momento que estamos ante un producto de entretenimiento rematadamente bien hecho, debo admitir que este primer tomo de Violence Action ha sabido engancharme desde el primer capítulo. Apenas se entrevé cuál puede ser la trama general, más allá de los típicos entuertos que le pueden suponer a Kei mezclar el trabajo con su vida personal (el síndrome de Spider-Man ha calado muy alto a nivel global). En estas primeras doscientas páginas veremos cómo Kei es implacable y extremadamente letal. Esto se encarga de mostrarlo el artista Renji Asai (del que ya había disfrutado la muy recomendable El niño y la bestia), que realiza un gran trabajo con una narrativa muy fluida, un estilo de línea clara y unas coreografías muy fílmicas que recuerdan a las mencionadas películas de John Wick, o incluso a Matrix.

Este primer volumen contiene cinco capítulos que suponen cinco contratos. En el primero conoceremos a un médico que perdió a toda su familia a manos de la mafia, lo que le hizo contratar a Kei con la esperanza de llevarse una bala perdida mientras observaba la venganza consumada por sus seres queridos. No tuvo suerte, lo que le convierte en un personaje sumamente trágico que nada tiene que perder… y tampoco parece que le vayamos a perder de vista y puede acabar siendo uno de los secundarios más fríos y despiadados de la serie. Le daremos tiempo al tiempo. En el resto de capítulos veremos como Kei se las apaña para cumplir con su trabajo con todo tipo de armas, ya sean blancas o de fuego. También comprobaremos que el combate cuerpo a cuerpo se le da estupendamente.

kei en accion

Me ha gustado especialmente como Shin Sawada va contando la historia de este original Seinen. Nos coge de la mano y nos lleva por donde le da la gana, mezclando temas, usando con bastante acierto el humor, pero sin abusar en absoluto. Pero sobre todo, haciendo un uso de un gran ritmo narrativo que hace que pasemos las hojas a toda velocidad por su desenfrenada acción. Posiblemente nos estemos tragando algunas pistas que no hayamos sabido ver. Personajes aquí y allá, miradas, palabras sueltas. De hecho creo que cuando acabe de escribir esta reseña procederé a releerlo por si le saco algo más, y seguro que lo haré.

De momento han visto la luz cuatro tomos en Japón publicados por la editorial Shogakukan. A buen seguro que podremos disfrutar del segundo antes de que acabe el año.

PD: No os preocupéis por Kei, por ser joven, y dedicarse a lo que se dedica para ganarse el pan. Como ella misma dice:

“Tengo mis sueños… no son gran cosa, pero estaré bien mientras sigan ahí”.

kei
Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com