“¡A la tercera va la vencida!”. Esto es algo que suele decirse muchas veces y en ocasiones hasta se cumple… salvo que seas la... ¡Viñetas y… acción! 3: Capitán América

logo viñetas y accion

“¡A la tercera va la vencida!”. Esto es algo que suele decirse muchas veces y en ocasiones hasta se cumple… salvo que seas la Marvel y sus adaptaciones de siglo de los años 80 y 90. Uno pensaría que tras los fracasos de “The Punisher” y “Howard The DuckMarvel ya habría aprendido de sus errores, pero como estamos a punto de comprobar ya veréis que no.

chiste-03

¿En serio? ¿Un mafioso italiano? Ya vamos mal, muy mal. Para “Capitán America”, el archienemigo de turno es un chaval de 13 años que vive en Italia y que es secuestrado y entregado a los nazis para convertirlo en súper soldado. Que no fuera un nazi no tiene nada que ver con temas de censura o que la peli fuera para todos los públicos (estos despreciables seres copaban las pelis de “Indiana Jones” y nunca pasó nada), si no que obedece a criterios de presupuesto ya que la película se rodó en Yugoslavia y otras localizaciones mediterráneas. Esto no es más que un chapucero ejemplo de una producción desastrosa de la que pasamos a hablar.

A finales de los ochenta Ron Perelman se hizo cargo de Marvel Comics con un objetivo muy concreto: crear un imperio de licencias y forrarse, porque total si Disney o la Warner podían, ellos también. Sobre la mesa puso sus opciones que pasaban por adaptar uno de los iconos de la compañía, un personaje que sea famoso para todos aquellos que no hayan leído un cómic. Lo que viene a ser lo que hizo DC con “Superman” de Richard Donner y sobre todo “Batman” de Tim Burton. En el caso de Marvel, Spider-Man no estaba disponible por cuestiones legales por lo que el Capitán América fue la opción lógica.

capi épico

“¿Una película del Capi?”, a priori no es mala idea lo malo es que Perelman confió en Menahem Golam para la producción. Para quienes no conozcan a este dios dorado simplemente decirles que en ese momento acaba de hundir Cannon Films y de resucitar una productora muerta décadas antes como 21st Century Films. La Cannon fue famosa por sus películas de acción de los ochenta, sus “explotation” baratas de películas de moda y por rematar a Superman en el cine por culpa de “Superman IV: En Busca De Paz”.

Pero para seguir quitándoos las ganas de vivir, os contaré que el director Albert Pyun fue el responsable de “Cyborg”. Muchos conoceréis esta funcional peli de Van Damme, rollo “Mad Max” y con muchas hostias, pero si la habéis visto seguramente se os caerá el alma cuando sepáis que en un principio iba a ser la secuela de “Masters del Universo” y la película de “Spider-Man”. Me explico, no es que fueran a grabar el crossover definitivo, es que pretendían utilizar el mismo equipo de producción y escenarios para grabar ambas películas a la vez y aunque no viene a cuento, la secuela de Masters del Universo sería un drama de instituto donde Skeletor y He-Man estaban reencarnados en el empollón de turno y el quaterback del equipo de fútbol ¡¡RABO!!

cráneo

Una vez guardado el cianuro y quitado la soga del techo y con renovadas ganas de vivir, vamos a seguir con la película. La dirección de Pyun fue desastrosa, pero tampoco es que tuviera mucho con lo que trabajar. El guion de Lawrence Block respeta más o menos la génesis del personaje, aunque aquí Steve Rogers no es un canijo, pero está cojo y no es que quiera proteger a su país por sus convicciones, ya que le convencen, y además fuma. El actor que lo encarnó fue Matt Salinger y es el rostro más famoso del reparto pero no por méritos propios sino porque su padre es J.D. Salinger, escritor de “El Guardián Entre El Centeno”. Joder, es que Punisher y Howard tenían rostros famosos, aquí ni eso.

La operación Renacimiento que le da poderes al capi está bien representada, aunque claro, el Capi que tenemos como resultado es un completo inútil. En la primera misión que se enfrenta a Cráneo Rojo (la única vez que lo veremos con la cara “roja”) es capturado y atado al misil que provoca que se estrelle en el hielo. Después, una vez sale del hielo y entra en acción en el presente, casi deseamos que no lo hubiera hecho porque las peleas son… no tengo palabras, solo deciros que los combates de la teleserie de “Hércules” son perfectos a su lado. Quitando un par de momentos dramáticos donde se reencuentra con su novia del pasado y nos presentan a su sobrina con un cartel de neón gigante detrás que pone “¡interés romántico! ¡interés romántico!”. El resto es mejor olvidarlo.

Capitán América publi

El resto del guion da una vergüenza ajena que no cabe en el helitransporte (no, no sale S.H.I.E.L.D. ni nada parecido, solo quería poner las cosas en perspectiva), hay algunos momentos de humor absurdo como cuando van a buscar el laboratorio que está tal cual, cincuenta años después bajo una cafetería. Veremos a Steve llegar corriendo de un estado a otro de una secuencia a otra sin más (aunque también vimos en su día a Russell Crowe cabalgar de Alemania a Mérida en un plis y a nadie le importó) o sus cara a cara con Cráneo Rojo, que pretende desestabilizar el mundo secuestrando al presidente de Estados Unidos, otro completo idiota.  Hay momento incluso en el que se ve la sombra de la grúa u otro tan vergonzoso donde van a poner una grabación en un magnetófono y este se enciende con un “play”.

Por supuesto y como no podría ser de otra manera, lo que es el capi en sí luce como el culo. Su traje parece un disfraz de cosplay, si lo miras de lejos no está del todo mal pero si te fijas verás que los abdominales  y ¡las orejas! son de plástico. Me conformo con que por lo menos la capucha tiene alitas y que el escudo es redondo y tampoco hace mucho por usarlo, porque los planos en los que vuela y vuelve son sencillamente dolorosos. Claro que todo el montaje de Stephen Tolkin lo es, la película parece montada con un cúter o a mordiscos y ni siquiera el posterior montaje del director lo arregló en lo más mínimo.

capitán américa castellano

Esta aberración costó entre ocho y diez millones, dependiendo de la fuente que se consulte, y recaudó diez en todo el mundo. En Estados Unidos tras dos años de retraso y de volver a grabar material (nunca se supo sobre que) acabó llegando directa a vídeo  y en España llegó directamente al Canal Plus y al Blockbuster Video en una extraña exclusiva, porque dudo mucho que fuera un producto muy esperado.

Pero la cutrez no termina aquí, cuando en pleno siglo XXI se lanzó la película en DVD, la calidad de ésta era ínfima y según indican no era más que un ripeo guarro del VHS. Hasta aquí todo dentro de un orden puesto que era una práctica bastante habitual, lo malo fue que de cara al lanzamiento del Bluray pasó lo mismo, siendo un ripeo en calidad DVD lo que nos encontramos. Fueran quienes fuese los responsables, son unos jefazos.

Nos leemos en quince días pero ya os adelanto que la cosa no mejoró para Marvel.

Compartir:

Txema Sáez

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com