Berettas, lanzacohetes, uzis, ametralladoras, escopetas recortadas, lazos, ballestas, granadas, espadas, explosivos, revólveres, rifles de asalto, puñetazos, patadas, aparatos de tortura… y demás monerías hasta... ¡Viñetas y… acción! 2: The Punisher

logo viñetas y accion

Berettas, lanzacohetes, uzis, ametralladoras, escopetas recortadas, lazos, ballestas, granadas, espadas, explosivos, revólveres, rifles de asalto, puñetazos, patadas, aparatos de tortura… y demás monerías hasta llegar a la cifra de noventa y tres víctimas mortales directas a manos de Frank Castle. Es decir, estamos hablando de casi un centenar de vidas arrebatas y una puñetera calavera en el pecho les parecía demasiado, es de locos.

tira the punisher

Y con esta intro, comenzamos la segunda entrega de “¡Viñetas… y acción!”, en esta ocasión estamos en 1989 y Marvel sigue dando bandazos con sus adaptaciones al cine, por no decir que se moría de envidia de los 411 millones que consiguió “Batman” de Tim Burton.

¿Por qué Punisher? Pues porque en 1989 el personaje estaba de moda a más no poder, con tres series regulares publicándose de manera simultánea, un videojuego para NES que fue bastante infame que usaba metraje de la película en el anuncio televisivo y al ser un personaje realista su producción no sería muy elevada.

Pero hemos de ser justos y decir que la película nació gafada, cambios en la productora durante el rodaje, cambios de dueños y múltiples interferencias creativas que convirtieron el rodaje en todo un infierno. Sin ir más lejos, la tan llamativa ausencia de la calavera (aunque ésta pueda verse en las empuñaduras de los cuchillos) es algo que pasó a última hora, porque el guionista Boaz Yakin (responsable del libro de “The Rookie”) quería incorporarla aunque fuera como  en forma de espray sobre el chaleco, pero no le dejaron, curiosamente la calavera si sería mostrada de esa manera en la siguiente adaptación de 2004 y en la serie de Netflix.

Un completo desastre que no llegó ni a estrenarse en Estados Unidos y que no pudo amortizar los paupérrimos ocho millones de presupuesto con la taquilla internacional (menos mal que rodaron en Australia para ahorrar), dicha taquilla quedó limitada a un miserable millón de dólares y es que hubo países como Suecia, España o Suráfrica donde ni llegó. Claro que su productora sacó petróleo con las ediciones domésticas años después y con el falso título de “obra de culto”, se recuperó lo invertido gracias al mercado doméstico.

¿Es una mala película? Pues depende de cómo se vea “The Punisher”, desde luego comienza bien con unos títulos de crédito que evocan claramente a Charles Bronson, a Clint Eastwood o  al “Ejecutor” de Marc Bolan. Su escasa duración de 85 minutos con títulos de crédito ayuda a que se pase en un suspiro y es que su ritmo es endiablado con una escena de acción desde el primer momento. Un acierto en el guion de “The Punisher”, es que no es una película de origen, con un personaje plenamente formado nada más comenzar, con los acontecimientos que le hicieron empezar su guerra contra el crimen narrados en forma de flashback.

Ahora bien, si buscamos una adaptación fiel del personaje, esta no lo es, para empezar su familia muere en una bomba puesta en su coche, tiene dos hijas en lugar de uno de cada y lo que más contrasta es que sea un policía y un miembro de los marines. Este hecho puede parecer insignificante, pero no lo es, siendo un militar se puede justificar que haga “la guerra” al bajo mundo, pero cambiando su rol al de un policía, lo que parece deducirse es que ha decidido tomarse la justicia por su mano y aplicar la ley de la pena máxima allá donde el sistema judicial americano ha fallado.

La película cuenta con la gran estrella del cine de acción Dolph Lundgren. Actor de origen sueco que fue teñido de moreno para la ocasión y que con su imponente físico y su mandíbula cuadrada daba muy bien el pego, de hecho Lundgren se encargó de escribir los monólogos internos del personaje, con ejemplos como este:

“A veces, todavía hablo con Dios, le pregunto si lo que hago esta correcto o no, todavía espero una respuesta, y hasta que no reciba una, estaré observando, mirando, y los culpables serán castigados”.

Y es que pese a su aspecto de nevera con esteroides, el bueno de Dolph (sabedor de sus limitaciones como actor) es un tipo de lo más inteligente con un doctorado en Química. En el festival de Sitges de 2016, tuvimos la ocasión de hablar con él sobre sus más memorables papeles y soltó unas cuantas perlas de la película.

“Yo quería que fuera más violenta para así diferenciarla de otras cintas de la época, pero a la vez mostrar el lado más humano de Frank y que éste no estaba exento de toda redención posible, de hecho rodamos un par de escenas muy interesantes que finalmente no se llegaron a incluir”.

Este par de escenas seguramente hacen referencia a unos flashbacks donde se veía a Frank Castle y como era su relación con el personaje encarnado por Louis Gosset Jr. antes de los dramáticos hechos que llevaron a Frank a ponerse la camiseta de la cala… perdón, la camiseta térmica de Decathlon que no se quita en ningún momento.

Louis Gosset Jr. es la otra gran estrella de este plantel, además llegaba de ganar tanto su Oscar por “Oficial y Caballero”, como su Razzie por “Tiburón 3D”, ya saben, esa en la que el escualo se zampa a la peña en un parque acuático. Una pena que no interactúen más ambos actores, sus momentos en pantalla son de los mejores.

Ahora bien, si pensaban que ya había hablado de todo lo malo que tiene “The Punisher”, estaban muy equivocados, porque sin duda lo más flojo fue la dirección de Mark Goldblett, realizador que había firmado “Dead Heat” (una comedia de zombis híper violenta) y que tuvo su momento de gloria como responsable de segunda unidad en “Robocop”, también ha ganado premios como montador por “Terminator 2”, “Piraña” o “X-Men”. La verdad, es que desconozco que se habría metido durante este rodaje, la cámara hace cosas muy raras, por no decir que se pasa las leyes de las físicas por el forro, hay escenas donde se ve como la villana tira unos cuchillos a la vez y estos cambian su rumbo en pleno vuelo para acabar crucificando al mafioso de turno y ejemplos como este, los que queráis.

No hemos hablado del guion, de la historia ¿hace falta? ¿Sí? Pues lo resumo, llega la Yakuza, secuestra a los hijos de la mafia italiana, se la lían a Frank y se carga a todos. Fin.

Ah! No podemos terminar sin destacar que algún mongofiera decidió traducir en España a la película como “El Vengador”, un dato que todavía no me explico y que claro, a mucha gente pillaría por sorpresa cuando de repente aparecen en los títulos de crédito los nombres de Marvel Comics y de Stan Lee. Antena 3 fue la encargada de presentar la cinta en la televisión nacional, convirtiéndose en un clásico de las noches de los veranos.

Compartir:

Txema Sáez

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com