¡Hola amiguitos! Una quincena más, la primera del año 2019, volvemos con una nueva entrega de ¡Viñetas y… acción! Hoy toca volver con Los... ¡Viñetas y… acción! 15: Los 4 Fantásticos de Tim Story

logo viñetas y accion

¡Hola amiguitos! Una quincena más, la primera del año 2019, volvemos con una nueva entrega de ¡Viñetas y… acción! Hoy toca volver con Los 4 Fantásticos. En esta ocasión nadie fue engañado y la película se estrenó en todas las salas de cine del mundo, aunque es cierto que mucha gente hubiera preferido que no hubiera pasado.

viñetas y accion 4f

Cuando tienes 93 minutos de metraje (y tienes que descontar los 5-10 que se comen los títulos de crédito finales) no te queda otro remedio que ser directo. A esto le tienes que añadir que estamos ante una película de origen y que aunque en Estados Unidos los personajes son bastante conocidos, en el resto del mundo no. Por eso Los 4 Fantásticos de Tim Story va directa al grano y en nada de tiempo tienes a los cinco protagonistas (sí, cinco, que decidieron llevarse a Muerte de viaje con ellos) en una lanzadera espacial que parece un descarte de Babylon 5 a punto de sufrir una chunga radiación que en la vida real les habría dejado secos… Por suerte para ellos estamos hablando del Universo Marvel.

fantastic four

Ya hablamos aquí de la artimaña que hizo la productora para conservar los derechos de los personajes. Pues bien, lo cierto es que tendríamos que haber tenido una película de la primera familia de Marvel mucho antes. Pero eternos retrasos y el hecho de que Berd Eichinger no soltase los derechos que recaían en Constantin Films, tuvieron mucho la culpa. Personalmente creo que la película que se cacareo dirigida por Chris Columbus habría estado genial (incluía a Namor) pero su presupuesto se disparaba a casi el triple de lo que quería gastarse la Fox, y al final el bueno de Chris se acabó pirando a Warner donde le dejaron jugar con mucha pasta. Como resultado salieron las dos primeras entregas de Harry Potter.

rr y bg

También parece ser que el enfoque que se le quería dar no estaba claro, todo alternaba entre el drama y la comedia, dejando siempre fuera la ciencia ficción y la aventura. Hubo directores como Peyton Reed (responsable de las partes de Ant-Man) que estuvieron relacionados con el proyecto, siendo finalmente Tim Story quien pilló la silla de director. En un intento de repetir éxitos como X-Men con Bryan Singer o Spider-Man con Sam Raimi, donde pequeños realizadores de filmes modestos daban la campanada, la Fox dio la batuta a un desconocido realizador que lo mismo te dirigía La Barberia o el remake americano de la saga Taxi. Después de esta aventura heroica, Tim se ha dedicado especialmente a la televisión y a proyectos junto a Kevin Hart.

La apuesta les salió bien. La película costó cien millones y recaudó 330 en todo el mundo. En Estados Unidos su estrenó sufrió una modificación para que no se enfrentase a La guerra de los mundos de Paramount. 330 pueden parecer pocos con respecto a los números de Spider-Man 2 estrenada un año antes, pero recaudó más que cualquiera de las Hulk, que Punisher o que la trilogía de Blade. En 2005 la guerra comiquera en pantalla grande ya había estallado a base de bien. Se estrenaron Los 4 Fantásticos, Batman Begins y Sin City. Y esto era solo un aperitivo de lo que estaba por llegar.

doom

Creativamente ya es otra historia. A mí me parece una película familiar, sincera y de aventuras ligeras para todos los públicos. Aunque mirando bien el guión, éste hace aguas por todas partes. Coge elementos del origen narrado por Stan Lee (genial su cameo como el cartero Willie) y Jack Kirby que los lectores de cómics reconocerán fácilmente, y Mark Frost aprovechó el guion original de Michael France y vinculó el origen de Muerte al de los 4 Fantásticos, sin duda para ahorrar metraje. Frost, que venía de trabajar en series como Twin Peaks o Canción triste de Hill Street, incorporó algo de drama a un guión plagado de escenas de acción, la mayoría de las cuales fueron descartadas para abaratar costes. Finalmente, aunque no esté acreditado, Simon Kinberg también hizo unas cuantas revisiones (A Kinberg lo conocemos todos de la franquicia de los mutantes y próximamente nos provocará náuseas con X-Men: Dark Phoenix).

Johnny

No obstante, lo verdaderamente desafortunado de Los 4 Fantásticos es su casting. El más acertado, sin lugar a dudas, es Chris Evans como Johnny Storm. Rubito de cara guapa, fanfarrón y listillo. Su personaje tiene muchísima química con Michael Chiklis como Ben Grimm. El actor, famoso por su papelón en la televisiva The Shield, consigue dar humanidad al personaje cuando ya se ha convertido en La Cosa y el momento “Es la hora de las tortas” consiguió que diese un pequeño saltito. Ahora bien, Ioan Gruffudd es lamentable, el actor solo me ha gustado en King Arthur, pero su Reed Richards es una reinvención del pagafantismo, no desprende carisma, ni inteligencia, ni determinación, es un panoli que se alarga. Peor es Jessica Alba, que ya se había fogueado con la fantasía en la serie Dark Angel de James Cameron, a la que dan un papel de mujer florero que sufrió muchas reescrituras. La pobre hizo lo que pudo, pero tan mal que la nominaron al Razzie como peor actriz ese año.

cartero

Dejo al margen a Julian McMahon, un gran actor como pudo verse en Nip/Tuck o ahora en Runaways, que interpreta a Von Muerte (gracias al menos que no lo han cambiado por Van Damne como en la versión Ultimate). Poco hay del personaje de los cómics, su aspecto es algo ridículo y solo se muestra realmente en la batalla final. Además no usa capa, pilla un trapo por ahí y ya le hace el apaño. Aquí no es el líder de un país europeo, no sabe lo que es la magia negra y es un hombre de negocios nefasto, tanto, que sus compañeros accionistas le dedican una  moción de censura para echarle. Para colmo tiene una obsesión malsana con Sue Richards dando lugar a un forzado triángulo amoroso que nada tiene que ver con lo que se sabía de él. Al final lo de que sus poderes sean eléctricos o a saber, es lo de menos.

human torch

 

Como suele decirse en estos casos, al menos es una película “bonita”, culpa de lo cual tienen los FX de Kurt Williams, que había sido el responsable de los excesos visuales de Batman Forever y Batman & Robin. Sus efectos especiales, en especial los de Johnny, funcionan francamente bien en la pantalla grande. Hoy en día pueden parecer algo rústicos, pero hace catorce años ver a Johnny volar en llamas y sin que rechinase fue algo que me gustó mucho. Mención aparte se merece el traje de La Cosa esculpido por José Hernández, el mismo tipo que se encargó del de Hellboy de Guillermo Del Toro, creando un traje de casi treinta kilos de peso que fue un suplicio para el actor. El resultado me parece bastante bueno. La única pega que le pongo al respecto, si hubiera sido creado por CGI, es que La Cosa es muy bajita y no impone lo que debería.

No vamos a terminar de hablar de los aspectos técnicos sin soltar una pullita a John Ottman. El compositor, que nos había regalado unos scores impresionantes en X-Men 2 o que lo haría con Superman Returns, con Los 4 Fantásticos debía de estar desganado y se limita a cumplir el expediente sin un solo corte que destaque sobre los demás. La B.S.O incluyó temas de rock de bandas modernas como Sum 41, Alter Bridge o Velvet Revolver y un tema original “Everything Burns” de Anastacia y Ben Moody de Evanescence.

Para terminar ya, que esta entrada ha quedado larguita, me gustaría hablaros de la versión extendida. Tiene casi 20 minutos más, e incluye escenas inéditas: una donde podemos ver algo que dicen que es el robot H.A.R.B.I.E o a Ben Grimm remoloneando a Alicia Masters, a Johnny ligando o remontajes de otras con variaciones en los efectos de sonido y diálogos. Muy curiosa.

Volvemos en 15 días, ¡No faltéis!

Compartir:

Txema Sáez

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com