¿Guion? ¿Actores? ¿Presupuesto? Alguien debió pensar a principios de siglo que estos eran elementos innecesarios para hacer una película. Un coreógrafo para las escenas... ¡Viñetas y… acción! 10: Daredevil

logo viñetas y accion

¿Guion? ¿Actores? ¿Presupuesto? Alguien debió pensar a principios de siglo que estos eran elementos innecesarios para hacer una película. Un coreógrafo para las escenas de lucha tampoco habría estado mal… quizás nos habría ahorrado escenas como la de abajo.

Sí, “Daredevil” de Mark Steven Johnson nos permitió ver una película en un parque infantil entre un ciego que iba de guay y una supuesta “griega” de Cincinatti que seguía pensando que nunca debió abandonar la televisión.

chiste-10 daredevil

Corría el año 2003 y en marzo se estrenó la película de “Daredevil”. No era la primera vez que se veía al cuernecitos en la gran pantalla, en el telefilme de “La muerte de la Masa” ya tenía un pequeño papel… y casi me gustó más que ésta. Es cierto que la cinta llevaba planeada muchos años. Sus derechos fueron propiedad de Fox, Marvel intentó recuperarlos para ella misma, Sony metió baza con Chris Columbus como posible director… y finalmente volvieron a la Fox.

“Daredevil” vivió con un tremendo hándicap durante su rodaje, estreno y ciclo de vida comercial. La gente que había puesto la pasta quería una película como “Spider-Man” que un año antes había reventado todos los pronósticos posibles. Pero claro, si quieres una peli como la del trepamuros, te tienes que rascar el bolsillo. “Daredevil” costó 78 millones de dólares, recaudó 76 en Estados Unidos y otros 102 en el resto del mundo. No fue un exitazo pero si cubrió gastos y justificó el principio de una franquicia que al final se quedó en el spin-off de “Elektra”.

daredevil cartel

El director elegido para la función fue Mark Steven Johnson. Todo un outsider que solo había dirigido “Simon Birch“. La dirección es nefasta pese a la correcta fotografía de Ericsson Core. Se rodó en una parte de Los Ángeles llena de edificios viejos y grandes tejados con tendederos para facilitar unas escenas de acción bastante patéticas llenas de cables y efectos de croma mal rematados.

El guion, que también hace aguas por todos lados, tiene tramos bien rematados. El origen del cuernecitos y su infancia (con cameo de Stan Lee incluido) está muy bien representado, al igual que todo el drama de tener un padre alcohólico y boxeador fracasado, la presión de éste sobre Matt para que estudie, la Cocina del Infierno bien reflejada y por supuesto el accidente que le da a Matt sus poderes…

daredevil accidente

Y hablemos de poderes. El sentido de radar del que nuestro protagonista hace gala en los cómics, aquí esta excelentemente representado como una especie de sonar que se activa con el sonido (la escena de la lluvia con Elektra es preciosa), lo que luego no se explica e imagino que o bien no sabían cómo justificarlo o bien les dio igual porque solo querían que se pareciese a Spider-Man, son el resto de habilidades sobrehumanas de Matt. Le vemos saltar de un tejado y caer al suelo sin más, da saltos imposibles de tres metros con un tirabuzón, así como piruetas varias. Quién sabe si en los residuos tóxicos había restos del ballet de Moscú mezclados con células mutantes, pero si esa no es la razón, no sé a qué viene esa exageración de sus habilidades. Para justificar todo nos muestran a Matt lleno de cicatrices y perdiendo muelas, un buen detalle que no es suficiente.

La historia está cortada a golpe de rabo, tiene lagunas y tontería por todas partes, y el montaje igual. Lo más salvable es la parte de la acción que desarrolla las actividades civiles de los personajes y que se centra en la abogacía. Pero nuevamente llegan los excesos y lo de la oficina de Murdock y Nelson llena de mierdas y trastos es un tanto cutre, más que hacer hincapié en el carácter altruista de los personajes, lo que los convierte es en payasos. Recomiendo encarecidamente ver el montaje del director con treinta minutos adicionales que pone mucho orden, cambia escenas, quita otras y amplía algunas. Casi parece una película distinta.

Jon-Favreau-Daredevil

Ahora hablemos sobre el protagonista. La película abre con una imagen brutal de Daredevil que está directamente sacada de la saga “Diablo guardián” de Kevin Smith y Joe Quesada. El uniforme de cuero rojo de Daredevil (diseñado por James Acheson, el mismo que hizo el de “Spider-Man“) queda bastante bien en pantalla, así como sus bastones y los cables que tira de ellos… pero aquí acaba lo positivo. En su primera escena de acción vemos como Daredevil mata a un tipo que había quedado absuelto en el juicio, un tal “José Quesada”: lo sigue cuando sale, le pega una paliza en el bar de Josie (una gran escena) y permite que sea atropellado por el tren. Para rematar el disparate, deja su firma con dos “D” de fuego en el lugar del crimen, un gesto más propio de “El Cuervo” que de Daredevil, que nunca mata a no ser que sea estrictamente necesario.

Otro disparate mayor es cuando por fin consigue que Elektra le haga caso. Cuando están a punto de liarse, Matt escucha que alguien está en peligro. Pues bien, Matt ignora la llamada de socorro porque, eh “está a nada de liarse con una titi del Mediterráneo”. Recuerdo ver esto y que me entrasen unas ganas locas de pirarme del cine. Una sensación que no ha mejorado con las siguientes revisiones de la película. Hay también un aspecto de la parafernalia de Daredevil que ha sido muy criticado y es el de su “cueva”, con los diferentes trajes colgados y sus bastones, pero sobre todo el de la cámara de privación sensorial. Lo que casi todo el mundo desconoce o ha olvidado, es que dicha cámara fue introducida por Frank Miller en su etapa de los ochenta.

daredevil cámara

La película apenas dura 100 minutos, casi no da tiempo a nada, presenta a los personajes atropelladamente, salta de plano para cambiar de héroes a villanos y todo parece pasar porque sí: la introducción de Elektra, la presentación de Wilson Fisk, Bullseye apareciendo y desapareciendo. Lo curioso es que encima la película no empieza mal, siguiendo más o menos lo que pudo leerse en “El hombre sin miedo” de Frank Miller y John Romita Jr., historia que fue publicada. Se rumorea además que el guion es un libreto que preparaba el propio Miller para una futurible película de Daredevil.

Una curiosidad que he descubierto con el último visionado es que no sé qué pasó con el vestuario, me refiero al de calle, no a los trajes de superhéroes y villanos. A todos los personajes les quedan los trajes y la ropa gigantes, enormes, dos tallas por encima de lo que usan como poco. Bueno, todos no. La ropa de Elektra es tan pequeña como grande la de los demás, los realizadores debieron creer que para que nos creyésemos que era griega, debía morir estrangulada por su propio pecho.

El casting es fallido por necesidad. Partiendo de Ben Affleck, que es un mal actor como la copa de un pino; Jennifer Garner es totalmente inexpresiva, Joe Pantoliano que interpreta a Ben Urich, llega a sus decisiones por ciencia infusa y desde el primer momento sabe que Ben Affleck es DD, porque sí, porque él lo vale, aunque su descaro y principios recuerdan al de los tebeos. El villano principal, Wilson Fisk, es interpretado por el tristemente desaparecido Michael Clarke Duncan, su físico es imponente, pero nadie le dijo que el personaje en el que se basa es solemne y da miedo solo con su mirada, mientras que su Wilson Fisk estaba siempre soltando risitas y tirando rosas, detalle que no acabo de entender.

kingpin daredevil

Mención aparte se merece Collin Farrell, que da a vida a Bullseye, del que nos enteramos que es irlandés y cuyo caché sospecho que se pagó en caballo o farlopa, ya que está totalmente desatado, histérico, sobreactuado… simplemente maravilloso. Letal como una serpiente y voraz como un cocodrilo. Protagoniza alguno de los mejores momentos de la peli como el de la muerte de Elektra, que es tal cual se vio en los cómics. Por cierto, hay escena post créditos con nuestro sicario favorito.

bullseye daredevil

La película también incluye huevos de pascua de esos que a los frikis nos hacen golpearnos el pecho porque somos los únicos en la sala que los pillamos. Lo más destacable es el cameo de Kevin Smith interpretando al forense Jack Kirby. En la película hay referencias directas a David Mack, Frank Miller y John Romita, entre otros.

Vamos a terminar con lo que a posteriori ha sido lo mejor de la película y lo que más ha trascendido: su banda sonora. La banda americana Evanescence coló dos temas en el track oficial de la película que además sonaban en momentos claves de la cinta. El estreno de Daredevil fue crucial para el despegue de su carrera.

Nos vemos en quince días con un peliculón de los buenos.

Compartir:

Txema Sáez

  • Xavi

    2 julio 2018 #1 Author

    No si en parte tienes razón. Intentaron darle un aire a lo “Dark Knight” a Daredevil cuando es un personaje totalmente distinto. Yo creo que era por algo primerizo, a parte de que no conocían al personaje.

    Lo de los personajes, no voy a decir que no. Tanto Elektra como Murdock se merecían algo más.

    De Fisk o Bullseye, pues… No sé. No me cuadraban. Michael Clarke Duncan, compone un Kingpin corpulento, si. Pero el físico en este caso no lo es todo. Sonríe demasiado. No es el Kingpin que todos recordamos (y queremos). En cuanto al Bullseye de Farrell, bueno, demasiado histriónico. No es todo lo retorcido ni maquiavélico, y a puestos, ni sobrado que es el Bullseye del cómic.

    Ahora, parece que la serie de Netflix de Drew Goddard parece un producto bastante potable.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com