Empieza a ser una tradición lo de sacar series satélite de Spiderman que en menos de dos años bajan de los quince mil ejemplares... Veneno: Caballero del Espacio 2. Civil War II

Empieza a ser una tradición lo de sacar series satélite de Spiderman que en menos de dos años bajan de los quince mil ejemplares mensuales vendidos y reciben el hachazo, ¿no? Hoy, la más reciente víctima: las aventuras espaciales del matón de instituto metido a superhéroe/monstruo espacial.

veneno caballero del espacio 2 civil war

 

Caballero del Espacio

Como ya mencionamos en la reseña del anterior tomo, el Veneno Flash había abandonado las filas de los Guardianes de la Galaxia, dejando de ser el personaje secundario de un grupo de bichos raros cósmicos para ser el protagonista de una serie en la que está rodeado de otro grupo diferente de bichos raros cósmicos. Si antes teníamos un Mapache, ahora tenemos una familia de pandas. La serie, nacida de la revolución de títulos post Secret Wars, empezó vendiendo cerca de 60000 ejemplares. Para el segundo número, ya había bajado a 32000. Y para el sexto, último número incluido en el primer volumen recopilatorio, las ventas ya habían bajado a 17000. Seis números fueron suficientes para perder el favor del público, así que el mensaje estaba claro: el Veneno espacial no había caído bien. El Caballero del Espacio que está en la memoria del lector es Rom, no un secundario de Spiderman fuera de lugar.

Con esta idea en mente, la lectura de este tomo deja una sensación muy clara: vamos hacia el cierre. Y afortunadamente, no es de esas series que reciben el hachazo en mitad de ninguna parte. Este segundo tomo se dedica a cerrar tramas y a devolver a Flash Thompson y a su klyntar a la Tierra, preparado para un nuevo reinicio del personaje.

Civil War II

Decir que la relación de esta serie con el reciente evento es tangencial es quedarse muy corto. Básicamente, el reencuentro de Flash con Spiderman a su vuelta a la Tierra acaba a mamporros porque Spiderman dice estar muy tenso por la situación creada por Ulysses. Y ya. Sí, en serio.

Dicho sea de paso, en el título del TPB americano que incluye estos mismos números no se hace ningún tipo de referencia al crossover en cuestión. Se llama Enemies and Allies.

Los autores

Además de Robbie Thompson y Ariel Olivetti, de los que ya hablamos en la reseña del primer tomo de esta serie, tenemos dos dibujantes nuevos.

Aaron Kim Jacinto, que dibuja los números 8 al 10, ayudado por R. B. Silva y Ario Andinito, es un dibujante filipino al que los seguidores del Flash Thompson con simbionte ya conocemos por haber dibujado tres números del final de la etapa de Cullen Bunn. También ha sido el artista completo de Ángela, Reina de Hel, y el ayudante de Olivier Coipel en The Unworthy Thor.

Gerardo Sandoval es un dibujante mejicano que empezó su carrera a principios de siglo, en el amargo mercado de los cómics musicales (en su caso, debutó haciendo historias de la banda de hip hop Insane Clown Posse) y las franquicias (Tomb Raider, Alien Nation). Sus trabajos previos más destacados son el tie-in de Secret Wars dedicado a la Era de Apocalipsis y la serie Guardianes 3000. Toma contacto con Veneno en los tres últimos números de Caballero del Espacio y está al frente de la nueva serie del personaje desde el principio, en la que ya lleva diez números.

En resumen…

Hablemos claro: Caballero del Espacio no es la serie más inspirada que ha protagonizado Veneno. Podemos aceptar de vez en cuando un giro en el planteamiento de un personaje, un enfoque original… pero estos números están totalmente alejados de lo que ha representado Veneno en cualquier etapa de su historia. Aún aceptando a Flash Thompson como portador del simbionte (a fin de cuentas, lo ha sido durante los últimos seis años) o su papel como héroe (periódicamente retorna a su papel como Protector Letal), la ambientación cósmica y la presencia de un grupo de compañeros/sidekicks resulta totalmente ajena. Por mucho que el traje alienígena tenga un origen alienígena, el tipo de historias que esperamos ver con Veneno de protagonista tienen un toque oscuro y urbano. Nada de familias de pandas espaciales. Puestos a reinventar personajes secundarios del entorno de Spiderman, ha sido mucho más inspirada la versión lovecraftiana de Matanza que ha hecho Gerry Conway en tres tomos.

El planteamiento es ciertamente inesperado, pero entre que la ejecución no ha sido del todo afortunada y que esto se parece a Veneno tanto como un contable aficionado al macramé al Castigador, la cancelación de la serie era cuestión de tiempo. El relanzamiento de la misma, a finales del año pasado, con Gerardo Sandoval a los lápices y con un viejo conocido de la franquicia arácnida al guion, Mike Costa, al que ya hemos podido ver en Guerreros Araña o en Arañas Escarlata. Y no son los autores los únicos viejos conocidos que veremos en esta nueva serie… Tiempo al tiempo, gente.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 13,77
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com