Hablábamos hace seis meses del primer tomo de Valerosas, y ya por fin ha llegado a nuestras manos el segundo (y tristemente último) volumen... Valerosas 2. Mujeres que solo hacen lo que ellas quieren

Hablábamos hace seis meses del primer tomo de Valerosas, y ya por fin ha llegado a nuestras manos el segundo (y tristemente último) volumen de esta deliciosa serie. Vamos con él.

valerosas

 

Más Valerosas

Los que ya han leído el primer tomo saben exactamente lo que se van a encontrar: quince biografías de otras tantas mujeres que, de una u otra forma, han elegido seguir su propio camino contra viento y marea, cada una en su campo. Ciencia, deporte, música, periodismo, derechos humanos… las quince vidas aquí abocetadas han dejado, de uno u otro modo, una huella en la historia de la humanidad siguiendo su propio camino por elección personal. La mayor diferencia con el tomo anterior es que se trata mayoritariamente de mujeres que aún están vivas o que han vivido durante el S.XX. Entre otras, aquí tenemos a…

Sonita Alizadeh, una valerosa cuya familia escapó de su Afganistán natal para escapar del régimen Talibán hacia Irán. Cuando tenía 10 años, su familia quiso venderla como esposa. Cuando tenía 16, su madre intentó venderla de nuevo para que su hermano pudiera pagar la dote de su esposa. Vamos, para que pudiera comprar otra mujer. En Irán es ilegal que una mujer cante en público. Y aún así, Sonita ha conseguido escapar a ser vendida y denunciar la situación que viven las mujeres en ciertos países de Oriente Medio… cantando.

Nellie Bly, corresponsal de guerra, la primera mujer dedicada al periodismo de investigación y la precursora del periodismo encubierto. Gracias a una de sus investigaciones se descubrieron los malos tratos a los que eran sometidos los pacientes mentales en Estados Unidos y se mejoraron las condiciones que tenían que aguantar y creció el presupuesto asignado a los hospitales psiquiátricos. Dio la vuelta al mundo en 72 días ante el desafío de Julio Verne. Y, por si fuera poco, fue corresponsal de guerra en Europa durante la Primera Guerra Mundial.

Hedy Lamarr, la actriz protagonista de Sansón y Dalila, cuyo mayor legado a la humanidad es la coinvención de la primera versión del espectro ensanchado por salto de frecuencia, gracias al cual fue introducida en el Salón de la Fama de Inventores en 2014. Basados en su invención tenemos hoy en día el Bluetooth y la Wi-Fi. En el día de su cumpleaños, el 9 de noviembre, se celebra el Día del Inventor en Austria, Alemania y Suiza. Por cierto, el nombre de Hedy era Hedwig. ¿Nombró J. K. Rowling a la lechuza de Harry Potter en honor a la precursora de la Wi-Fi? Si no es el caso, es una curiosa coincidencia.

valerosas doble

Hedy Lamarr

Mae Jemison, la primera mujer astronauta de raza negra. Motivada por las palabras de Martin Luther King y por la figura de la Teniente Uhura de Star Trek, consiguió superar las trabas que le imponían su sexo y su raza y trabajó en los Cuerpos de Paz, en el CDC, salió al espacio en 1992 y fue el primer astronauta real en aparecer en un capítulo de Star Trek (en el capítulo 150 de La Nueva Generación). Actualmente es la directora de la organización 100 Year Starship, proyecto conjunto entre la DARPA y la NASA. Es Ingieniera Química, Doctora en Medicina y tiene nueve doctorados honoríficos.

En resumen…

Como ya dije en la reseña del anterior tomo, estamos ante una colección de vidas profundamente inspiradoras. Sólo con la forma en la que estas personas afrontaron su existencia ya son dignas de toda la admiración posible, pero hay que tener en cuenta además que eran mujeres. En el mejor de los casos eran personas con menos oportunidades que sus contrapartidas masculinas, cuando no directamente ciudadanos de segunda clase o incluso posesiones de los hombres.

Valerosas es, a la vez, la constatación de que en el mundo aún existe una tremenda desigualdad entre hombres y mujeres y un faro de esperanza que nos enseña que se puede luchar contra ella.

Por ellas, por las que llegaron antes, por las que vendrán después y por un día en el que no sea necesario el feminismo porque se haya alcanzado la plena igualdad entre hombres y mujeres.

valerosas 2 todas

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com