En "Un ruido extraño y hermoso", Zep, el creador del célebre personaje Titeuf, reflexiona sobre el paso de una vida monacal a una urbana... Un ruido extraño y hermoso

Hace 25 años, William eligió la soledad y el silencio ingresando en la orden cartujana. Cuando una herencia lo obliga a abandonar el monasterio para ir a París, descubrirá un mundo completamente nuevo, cuestionándose certezas forjadas hace tiempo y, sobre todo, reencontrándose con su antigua vida, ahora tan lejos… Su encuentro con Méry, una joven decidida a aprovechar el poco tiempo que le queda a causa de una enfermedad incurable, lo confrontará con nuevas preguntas y complicará sus elecciones.

Mi primera experiencia con los padres cartujos fue, como muchas otras experiencias en la vida, a través del licor. Concretamente el lictor de hierbas llamado Chartreuse. similar a nuestro orujo, que descubrí en un viaje a la zona de Grenoble, en los Alpes franceses, a la boda de unos amigos. El licor toma su nombre del monasterio de la Grand-Chartreuse (Gran Cartuja), y su comercialización es lo que permite a la Orden subsistir. Una Orden cuyos miembros hacen apenas vida comunitaria, sino que dedican su tiempo a rezar y trabajar en soledad. Es por ello que hacen voto de silencio, que sólo pueden romper en ocasiones muy definidas. Uno de estos padres cartujos, William, recibe la noticia de que una adinerada tía suya ha muerto en París, nombrándole como heredero. En el viaje a París William recordará los motivos por los que ingresó en la Orden 25 años atrás, sus continuos enfrentamientos con su tía, que se oponía al ingreso, y conocerá también a la joven Méry, aquejada de una anomalía vascular que le deja sólo unos meses de vida. En su regreso a la civilización, William descubrirá un mundo que había dejado atrás hace 25 años, y recordará por qué lo abandonó para hacerse monje.

Un ruido extraño y hermoso

“Aquel día, la muerte me dio tanto miedo que quise creer en un Dios más fuerte que ella. Y terminé escogiendo una vida parecida a la muerte. Para acostumbrarme.”

Las primeras veinte páginas están dedicadas a mostrarnos el modo de vida contemplativo de los padres cartujos en el monasterio de la Valsainte, en Suiza, donde ya sólo quedan siete monjes. El guionista y dibujante Zep se recrea en la paz y la tranquilidad de la vida en las montañas, en la soledad como amiga y compañera de los monjes, y en la apacible vida de oración y silencio que llevan. Una vida que no se ve perturbada por noticias del exterior, y que los monjes han escogido como refugio del mundo (o de uno mismo), para dedicarla por entero a Dios. Como bien dice Zep, huyendo de las palabras en busca de la Palabra. William, el monje protagonista, se ha recluido en el monasterio no huyendo de la vida, sino para prepararse para la muerte. Para él, la vida en el monasterio busca una comunión completa con Dios mediante el silencio, aislándose de todos los ruidos perturbadores del exterior, y estando así preparado cuando llegue su hora. Su encuentro con Méry sera el ruido extraño y hermoso al que hace referencia el título, que romperá el silencio al que se había habituado.

El autor suizo Philippe ChappuisZep“, al que conocemos de obras mucho más desenfadadas como el descarado Titeuf (un Pequeño Spirou pasado de vueltas) y la divertida Happy Sex, visita aquí un género en el que también se mueve estupendamente, pero al que nos tiene menos acostumbrados. Con ecos de películas como la empalagosa Noviembre dulce o la peculiar Anomalisa pero, por qué no, también de clásicos literarios como El nombre de la rosa, Zep profundiza en las relaciones humanas, o cómo nos afecta la falta de ellas; en cómo Méry se aferra a la vida, mientras que William elige alejarse de ella. Y, sobre todo, en cómo salir de nuestra pequeña burbuja (o zona de confort) puede afectarnos y marcarnos de por vida, de modos que ni siquiera imaginamos. El ruido extraño y hermoso se nos queda haciendo eco en nuestros oídos, impidiendo el silencio total. Incluso mientras escribo esto, a solas de madrugada, apenas se escucha ningún ruido cuando dejo de teclear. Sólo el zumbido del ventilador del portátil y el ligero roncar de la gata que duerme tumbada a mi lado. No existe el silencio absoluto. Siempre hay un ruido, aunque no siempre es molesto.

Un ruido extraño y hermoso

De no ser por el nombre del autor en la portada, esta obra se me habría pasado por alto. A Zep lo conocía por sus obras más gamberras, pero gracias a esto también he descubierto que existe un Zep más intimista, más humano, capaz de sorprendernos y conmovernos con una historia que, si bien carece de demasiada originalidad, está narrada de una manera que nos hace desear probar ese estilo de vida cartujo, de silencio y contemplación. El dibujo, muy diferente de las caricaturas de sus obras humorísticas, es realista y detallado, coloreado en un bitono cuya tonalidad varía según lo requiere la narración, bien para reflejar flashbacks o para hacer de transición entre escenarios o de un día al siguiente. Un estilo de dibujo que se aleja del colorido de sus otras obras, pero que contribuye al carácter íntimo de la historia que nos está contando.

Un ruido extraño y hermoso ha sido una grata sorpresa por parte de un autor al que tenía marginado al rincón de los gamberros, y que se ha convertido en una auténtica revelación, tanto por la profundidad de lo que cuenta como por la riqueza de su repertorio gráfico y la atenta cámara con la que refleja el mundo cotidiano, tanto lo que nos hace amarlo como lo que nos hace querer alejarnos de él.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 20,90
Summary
Review Date
Reviewed Item
Un ruido extraño y hermoso
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Prometo estarte agradecido.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com