Vivimos en un país extraño en tiempos extraños. Tiempos en los que un concejal es destituido de su cargo porque años antes de haber... Tricky Trapper Camp

Vivimos en un país extraño en tiempos extraños. Tiempos en los que un concejal es destituido de su cargo porque años antes de haber sido elegido contó chistes de mal gusto y humor negro en twitter, o en los que unas ilustraciones en el Salón del Cómic de Barcelona son retiradas de una exposición porque en ellas se veía vello púbico y habían ofendido a alguien, y vueltas a colocar porque la retirada había ofendido a alguien más.

Y en este extraño mundo en el que cogérsela con papel de fumar parece ser la norma para no tocarle las narices a nadie, llega un tipo llamado Álvaro Terán y decide que es el momento de sacarle punta a todo y hacer del humor negro una forma de ser. Y por si eso fuera poco, los tipos de Fandogamia Editorial deciden que tamaña colección de patadas a la entrepierna de lo políticamente correcto merece ser recopilada en papel. Y encima, han repetido. El año pasado sacaron la primera recopilación de Tricky Trapper CampCampamento Turbulento y acaba de salir ahora el volumen 2, Tramperos Especistas.

tricky vol2 portada

Tricky Trapper Camp es una colección de salvajadas una tras otra. El formato no es novedoso, chiste de una página, claro, directo y conciso. Como un Alberto Montt, pero sin sutilezas. Como un Forges, pero con gracia. Y el responsable de todo esto es un sociópata del humor. No tiene respeto por nada, y nadie está a salvo de llevarse un zapatazo suyo. Pongamos un ejemplo:

tricky 3

¿Se imagina alguien esta viñeta expuesta en un Salón del Cómic en el que se ha censurado una ilustración elegante, realista y sin carácter sexual? ¿Una ilustración que mete a la vez chistes sobre discapacitados, nazis y con una erección por medio, por si fuera poco? Je. Como chiste, está bien.

Pero no es todo el humor de Álvaro Terán del que tira con bala a ofender a algún colectivo, no. También hay humor sobre cultura popular, sobre política, y salvajadas de las que te arrancan la carcajada sin ningún motivo más allá de haberse pasado tres pueblos.

tricky 4

Supongo que a estas alturas le quedará claro a todo el mundo que Tricky Trapper Camp no es un humor para todos los públicos. No, no hablo de mayorías de edad, ni PEGI, ni cosas por el estilo. Hablo de que está enfocado a un público con una sensibilidad humorística muy definida. Ya sabes, esos que se rieron (nos reímos) en el cine en el momento en que a Vincent Vega se le dispara la pistola en Pulp Fiction o que se partieron (nos partimos) el eje con la escena de la picadora de madera de Fargo. Los que sabemos que Braindead es una película de humor. Los que tenemos a Eric Cartman en un altar, vamos. Los que sabemos que el humor negro es como las piernas, o tienes o no tienes.

 

(La verdad es que la primera frase, «Vivimos en un país extraño en tiempos extraños» podría ser reescrita para ser más precisa. «Vivimos en un país imbécil en tiempos imbéciles» podría llegar a ser más cercano a la realidad, pero igual mejor no lo hago, no se me vaya a ofender alguien…)

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com