Mi trabajo consiste en mantener con vida a la mayoría de gente en este país. Eso es todo. Si el 51% come mañana y... Transmetropolitan, libro dos

Mi trabajo consiste en mantener con vida a la mayoría de gente en este país.
Eso es todo. Si el 51% come mañana y el 49% no, habré hecho mi trabajo.
-La bestia

¡Llegan las nuevas elecciones generales! La democracia es el mejor de los sistemas posibles, ese en el que unos trepas ansiosos de poder intentan convencer al populacho, a la nueva escoria, de que les voten, que con ellos van a estar mejor que con el trepa de al lado. Y a veces, las diferencias entre trepas son meramente estéticas. Ninguno de ellos piensa en el pueblo que va a gobernar. Ni siquiera en sus votantes. Lo único que importa es el poder.

Mmm… Todos tenemos claro que estoy hablando del segundo tomo de Transmetropolitan, ¿verdad?

transmetropolitan libro dos pag1

Este segundo tomo de la edición de ECC incluye los números 13 al 24 de la serie original, que conforman un arco argumental centrado en las elecciones presidenciales dividido en dos actos: El año del cabrón y La nueva escoria. En esta contienda electoral se presentan dos candidatos (sistema electoral americano, algo más complejo que todo eso, pero ya sabemos qué acaba siendo). El primero, La Bestia, el presidente que se presenta a reelección. Un cabrón corrupto al que el bienestar de sus ciudadanos se la sopla ampliamente y al que sólo le preocupan las estadísticas. Que considera que lo único que quiere el pueblo es televisión decente, unas monedas sueltas para bebida y una mamada cada sábado por la noche. Un presidente para el que su cargo es una herramienta para conseguir sus fines. Un tipo que concibe la democracia como la dictadura del 51 sobre el 49 y que dice que no va a haber gasto social en los barrios que no le votan. En frente, tenemos al Senador Gary Callahan, El Sonrisas. Un tipo totalmente desprovisto de moralidad, un sociópata con una personalidad rota. Un aspirante al cargo que no es menos cabrón que el tipo que lo ocupa en la actualidad, pero eh, ¡no es la Bestia! ¡si no es la Bestia hay que votarle! ¡qué más da que sea mucho más peligroso que lo que hay actualmente! Y si terminados los comicios nos damos cuenta de que hemos metido la pata en la elección… tampoco pasa nada. Nos jodemos durante cuatro años y ya la volveremos a meter en la próxima ocasión.

(Contextualicemos: estos números fueron publicados entre septiembre de 1998 y agosto de 1999, justo antes de las presidenciales norteamericanas del 2000, en las que se presentaron George W. Bush por el Partido Republicano y Al Gore por el Partido Demócrata. Tenemos claro quién es el cabrón corrupto y quien es el sonriente sociópata para Warren Ellis, no?)

transmetropolitan libro dos pag2

En lo meramente relativo al cómic, tenemos por aquí la vuelta de Channon, pero no como ayudante de Spider sino como su nueva guardaespaldas -nuestro periodista preferido ha cabreado ya a demasiada gente- y la presentación de Yelena Rossini, nueva ayudante, y uno de los personajes a los que más acabaremos queriendo en esta desquiciada serie.

Lo que aquí nos cuenta Ellis comienza como un proceso de documentación para cubrir las elecciones. Todo el mundo quiere saber qué piensa Spider Jerusalem sobre los dos candidatos, y su opinión puede llegar a decantar la balanza en un sentido o el otro. En 1998 aún no estaba tan extendido el uso del término influencer, pero la idea siempre ha estado presente. Y aprovechando esta investigación, Ellis nos cuenta su visión personal de los entresijos del mundo político, que puede que no estén tan lejos de la realidad. En particular, en este caso, el joven y sonriente aspirante a la presidencia no tiene reparos en pactar con un ultraconservador cuya fotografía ilustra el término «fascista» en el diccionario.

Y no, me niego rotundamente a hacer paralelismos con la política española actual, aunque es VOX populi que cosas así ocurren. Hablando de política española, por cierto, rebuscando un poco -bueno, más que un poco, que el horror vacui de Darick Robertson sigue siendo épico- se puede encontrar en una viñeta a Jose María Aznar hablando con Francisco Álvarez Cascos de cuánto odian a los pobres. Eh, que igual es cosa, mía, pero…

aznar

Se completa el tomo con el tradicional complemento de extras. Tenemos en este tomo las dos historias cortas aparecidas en los especiales Vértigo: Al filo del invierno (épica la celebración invernal de «Bébete mi orina»), las portadas de la edición original en TPB y el guión completo de Warren Ellis del número 24, cierre de este arco argumental, acompañado de los lápices de Darick Robertson, que comparados con la página terminada nos dejan apreciar que las tintas de Rodney Ramos no terminan de hacerle justicia al dibujante.

transmetropolitan libro dos pag3

 

La lectura de este tomo, sin el contexto en el que se ambienta la serie presentado en el primero, puede llegar a ser un tanto desconcertante, por lo que no es recomendable acercarse a él sin haber leído previamente el anterior. Eso sí, estamos posiblemente ante el punto álgido de la serie, donde la crítica a la realidad en la que vivimos alcanza niveles vitriólicos, y debería ser lectura obligatoria, no sólo por el más que evidente paralelismo con el momento en el que nos ha tocado vivir, sino también porque estamos ante una de las cumbres del sello Vertigo, y, por tanto, de todo el cómic americano.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Precio: EUR 33,25
Summary
Review Date
Reviewed Item
Transmetropolitan, libro dos
Author Rating
51star1star1star1star1star
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com