Hay algunas noticias que son difíciles de digerir. Una de ellas fue cuando Jason Aaron anunció que abandonaría Thor tras terminar la saga de... Thor 1-2, de Donny Cates y Nic Klein

Hay algunas noticias que son difíciles de digerir. Una de ellas fue cuando Jason Aaron anunció que abandonaría Thor tras terminar la saga de La guerra de los reinos que llevaba gestándose casi desde su comienzo en la serie allá por 2012. Así fue, terminó el evento y solo nos quedó una serie de cuatro números titulada como Rey Thor.

thor

No es la primera vez que vemos a Thor como monarca absoluto de Asgard (ahí está la memorable etapa de Dan Jurgens), pero sí es la primera vez que un landscape tan complicado como goloso es aprovechado por el guionista sucesor. Y es que el escritor que decidirá a partir de ahora el destino del hijo de Odín no es otro que Donny Cates, uno de los niños mimados de la editorial actualmente.

Cates coge el testigo (o el martillo si me permitís el chiste) justo donde Aaron dejó la serie. En lugar de tirar por lo fácil o entrar como un elefante en una cacharrería, el escritor decide ser fiel deudor de lo que contaba su predecesor. Así pues nos encontramos a un Thor muy llamativo, pues es un ejemplo clarísimo del Rey que no quiere reinar. Vale, es un cargo para el que está destinado, aunque el Señor del trueno preferiría estar librando batallas contra gigantes de hielo, demonios de fuego o el ser que se le cruce.

thor klein

Este desasosiego en el carácter del personaje anda en consonancia con la Asgard que dibuja Nic Klein. Lejos de los diseños ostentosos e impresionantes de Jack Kirby, el reino de los cielos es una ciudad despojada de cualquier glamour, no hay rastros de tecnología mágica por ningún lado, tampoco hay grandes palacios y ahora el trono de Thor está a los pies de Yggdrasil. Todo tiene un aspecto rústico, sucio, embarrado… en definitiva deudor al máximo de la herencia vikinga del personaje.

Por lo tanto tenemos un cambio de estética más que evidente, secundarios de toda la vida en nuevos roles (hay una nueva guardiana del puente arco iris), pero ¿Qué nos ofrece la historia para que nos enganchemos y podamos olvidar a Jason Aaron? Pues una premisa la mar de potente.

No leáis a partir de aquí porque puede haber pequeños spoilers.

En el primer número de esta etapa de Thor vemos cómo el mismísimo Galactus llega a Asgard bastante maltrecho. En esta ocasión es él mismo quien hace de portador de malas noticias, pues avanza la venida del llamado Invierno negro, el fin de todo lo que existe, un Ragnarok a escala universal vaya.

Por supuesto nuestro aguerrido héroe se compromete a ayudar a Galactus. Y es a partir de este momento cuando Donny Cates empieza a desplegar sus armas con una historia épica de proporciones bíblicas que promete dejarnos algunos momentos espectaculares, con Asgard como epicentro de un crisol de culturas intergalácticas, derivado de la travesía que emprenderá nuestro protagonista junto a una de las entidades más poderosas de todo el universo Marvel.

thor spoiler

Cierto es que en dos números todavía no se puede garantizar nada. Sin embargo, las sensaciones que ha dejado son muy positivas. Da la sensación de que Cates ha sabido cogerle el pulso a Thor y a su complicada personalidad. Con esto me refiero a que si ya podemos ver a un guerrero que se debate entre sus instintos y su deber, hay que sumarle ahora los dilemas morales que suponen ayudar a Galactus. Y es que si bien no hacerlo supondría el fin de todo lo que existe, lo contrario supone cruzar algunas líneas bien gruesas.

Ya veremos en qué acaba esta etapa. Si estamos ante algo del estilo de Guardianes de la Galaxia o Doctor Extraño, que duraron poco pero fueron muy potentes, o si bien Cates tiene planes para dar caña a largo plazo como está haciendo en Veneno. Personalmente me inclino por lo segundo al observarse algunos puntos en común con la serie del simbionte: una gran amenaza ancestral que llegará y acabará con todo, así como unos cliffhangers de infarto que dan la sensación de que vamos a ver desfilar buena parte de la mitología relativa al Dios del trueno.

martillo

En la parte artística contamos con Nic Klein, que realiza el mejor trabajo de su carrera hasta la fecha, logrando unas planchas explosivas, dinámicas y sobre todo bien narradas. Suyo es el rediseño de Thor. En este relanzamiento el Dios del trueno tiene más que nunca pinta de que se ha escapado de una portada de un disco de Heavy Metal. Puede que su aspecto no resulte muy canónico. Pero le va como anillo al dedo al tono cósmico de la historia. Y si no os gusta, siempre podéis recordar que en los noventa iba en plan chulazo con el torso al descubierto. Klein pone también la tinta sobre sus propios lápices, lo que sumado al color de Matt Wilson le da a las páginas un estilo que se aleja del cómic de superhéroes habitual. Ni que decir tiene que es precisamente lo que necesita la historia que no está contando Cates.

PD: Os dejamos con otra pequeña lista de Spotify con canciones donde se habla de Thor, no necesariamente del personaje de Marvel. Esperamos que os guste.

PD: Os recomendamos la lectura de God Country, miniserie escrita también por Donny Cates donde se pueden observar algunos mimbres de esta etapa.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com