Ha tardado unos cuantos meses más de lo que me habría gustado (maldita Covid-19 que ha puesto en jaque a todos y todo) pero... The October Faction 2, de Steve Niles y Damien Worm

Ha tardado unos cuantos meses más de lo que me habría gustado (maldita Covid-19 que ha puesto en jaque a todos y todo) pero por fin he podido leer el segundo volumen de The October Faction, la última locura de Steve Niles publicada hace unos años por IDW. Lo primero que me ha llamado la atención es que en la portada sigue bien visible la pegatina que reza “Una serie original de Netflix”.

worm

Es cierto que el pasado mes de enero la popular plataforma de streaming estrenó la primera temporada de The October Faction. Primera, y última. Porque no se puede hacer una serie de fantasía que requiere cierto desembolso económico con las vueltas de ir a comprar el pan. La adaptación catódica de esta obra fue cutre, mala y bochornosa hasta decir basta, por lo que nos podemos despedir de la familia Allan en la pequeña pantalla para siempre. De hecho, su cancelación vino acompañada de la de V-Wars, otro cómic que buscó fortuna. Pero bueno, al menos gracias a estas series hemos podido disfrutar de sus originales del noveno arte en España.

Volviendo ya a The October Faction, Steve Niles aprovechó muy bien las páginas del anterior volumen para presentarnos a esta disfuncional familia formada por unos padres (Deloris y Fred) que se ganaban la vida como cazadores de monstruos y por sus dos hijos adoptados (Geoff y Vivian) que manifiestan poderes sobrenaturales. Como ya hizo hace lustros en algunas de las secuelas de 30 días de oscuridad o en la solemne Freaks of the heartland, Niles aprovecha que ya conocemos a sus criaturas para incorporar grandes dosis de drama y misterio a la trama. Según vimos anteriormente, los chicos descubrieron que fueron adoptados, pero ¿Por qué motivo? ¿Qué fue de sus madres? ¿Quiénes eran? El guionista, con su maestría habitual, consigue pasar de lo cotidiano a la revelación macabra de tal forma que te atrapa y no puedes dejar de leer.

rose

Además, como toda buena familia disfuncional, cuenta con sus propios personajes satélite que enriquecen todavía más el conjunto. Estoy hablando de Lucas, un hombre lobo que debe permanecer el máximo tiempo posible en su condición lupina para no sucumbir a una terrible enfermedad y Dante, el chico con cara de robot que conocimos hace unos meses y que pese a ser un monstruo con ciertas deformidades simplemente quiere vivir y disfrutar la vida. Así se completa un plantel de personajes para esta Facción Octubre que, sin embargo, y pese a que engancha y se disfruta, no acaba de arrancar con respecto al volumen anterior hasta que no llevamos leído la mitad de este.

Me estoy refiriendo al entrenamiento de los chavales para que puedan seguir el negocio familiar. Es esta parte la que más me ha gustado porque está plagada de acción, un humor negro muy sutil resultando además un homenaje en si misma al género del slasher ochentero (unos adolescentes atrapados en una casa con un psicópata) aderezado de manera muy amena con zombis, espectros y demás lindezas. Esta segunda mitad del tomo presenta un tono muy parecido al de las primeras temporadas de Supernatural, cuando todavía metía la mano Kevin Williamson.

A esta mezcla de slice of life familiar, monstruos, magia negra y demás lindezas debemos añadirle una pizca de misterio en la forma del Sheriff Chambers, amigo de la familia pero ignorante de sus secretos que poco a poco parece que empieza a olerse la tostada. Veremos por donde avanza esta subtrama.

Allan

Dejo para el final el arte de Francisco Sáez, conocido como Damien Worm. Este joven dibujante murciano está inmenso en cada página con ese dibujo que bebe tanto de Ben Templesmith como de Ashley Wood o del maestro Bill Sienkiewicz. Con una imaginación desbordante que desafía los cánones del cómic mainstream, Worm consigue adentramos fácilmente en su mundo de pesadillas y folclore lleno de monstruos. Francamente, no puedo imaginarme la serie dibujada por otro artista.

Con este volumen se alcanza el número doce de la primera serie regular americana que alcanzó los dieciocho números. Tras esta todavía quedarían pendientes dos series limitadas, la última de 2018, con lo que Norma Editorial podría tener publicado todo el material de la familia Allan en cinco tomitos en rústica. Esperemos que las ventas acompañen para que puedan ver la luz en nuestro país, así como la miniserie Monica Bleue: A werewolf story, obra publicada bajo el amparo de la editorial de John Carpenter y realizada por el mismo equipo creativo de The October Faction.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com