Desde que Superman asomara su capa por primera vez en una viñeta en 1938, han sido incontables los comics que nos ha dado lo...

Desde que Superman asomara su capa por primera vez en una viñeta en 1938, han sido incontables los comics que nos ha dado lo que más tarde ha dado en llamarse mainstream. Sería absurdo intentar enumerar y comentar cada una de las corrientes creativas que se han sucedido en millones de páginas, pero a lo largo de las décadas siempre se han podido vislumbrar algunos rasgos comunes que han caracterizado cada época.

De este modo la década de los cuarenta fue ese momento donde todo estaba por inventar. Los superhéroes vivían su Edad de Oro. La segunda Guerra mundial los convertía en símbolos. El optimismo y la ingenuidad de sus historietas venían apoyados por la novedad del concepto y las circunstancias históricas. Algunos de los más grandes personajes y conceptos nacieron de esta época. Superman, Batman, el Capitán América, Wonder Woman, Flash, el Capitán Marvel y tantísimos otros llegaron de las mentes de Jerry Siegel, Joe Shuster, Jack Kirby o Bob Kane.

40

Llegarían los 50 con el macartismo y ‘La Seducción del Inocente’ de Frederick Wertham y con todo ello, la llamada edad oscura. La ‘amenaza comunista‘ no era un rival a la altura de los nazis y las acusaciones de atentados hacia la moral del genero superheroico lo hicieron entrar en un declive a favor de otros géneros. Tan sólo algunos como Superman o Batman se libraron de la quema.

Con los 60 asistiríamos a la Edad de Plata. Julius Swartz y Carmine Infantino comenzaban la renovación del universo DC con Flash, pero incluso por encima de un hecho de este calado, los 60 son los años de la Era Marvel. Stan Lee junto con Jack Kirby y Steve Ditko creaban todo un nuevo universo de “superhéroes con superproblemas”. Los héroes ahora se enfadaban, tenían problemas económicos y amorosos, acababan de poner los pies en la tierra.

601

Siguiendo la semilla plantada en la década anterior, los 70 harían aún más humanos a los héroes dándoles una mayor implicación social. Temáticas como las drogas o la guerra de Vietnam saltarían a la palestra en las páginas de Green Lantern y Green Arrow o Spiderman.

Durante los 80 se darían dos grandes corrientes. Por una lado una corriente de evolución donde autores como John Byrne o Marv Wolfman renovaban cada personaje por el que pasaban pero continuando fieles a los pasos dados en los 20 años anteriores. Por otro lado, vendría la revolución. Autores como Frank Miller o Alan Moore nos darían una imagen oscura y crepuscular del héroe. Si bien se les había ido humanizando con el tiempo, en este periodo se les dio implicaciones políticas e incluso les dotó en ocasiones de una moralidad dudosa.

80

La oscuridad y la violencia de los 80 fueron malinterpretadas en una corriente de ultraviolencia y gratuidad que tuvo su culmen con la llamada Generación Image, donde los dientes apretados, las anatomías imposibles y las armas kilométricas eran buen indicador de la temática de sus historias.

Y así nos situamos en este tercer milenio que da título a la sección. Sin entrar en la discusión sobre si el cambio de década llega este año o el que viene, ya ha pasado un tiempo prudencial para ir sacando los rasgos definitorios del cómic mainstream yanki estos últimos años. Además, si bien el repaso anterior ha quedado más bien escueto y poco concreto, no era el objeto de esta nueva sección analizar la historia del cómic, que sobre eso ya hay escritos mucho más largos y mejores que estos tristes párrafos anteriores. El motivo de esta sección es tras este somero sobrevuelo a las décadas anteriores, centrarnos en lo que nos ha ofrecido esta primer década del siglo XXI.00

A nivel general, podríamos decir que la evolución continúa donde se quedó en los ochenta pero con algunos ingredientes de lo mejor que se pudo ver en los noventa. Pese al indiscutible bajón de calidad que dejaron los noventa, no hay duda de que hubo un buen puñado de hallazgos, la mayoría en pro de la espectacularidad. Esta nueva década ha sabido encauzar esta corriente en un nuevo sentido. Podríamos decir que ha sido la década de las grandes superproducciones. Las amenazas mastodónticas, los grandes despliegues, las implicaciones incluso políticas, los grandes golpes de efecto y ‘continuarás’ o la retroalimentación con el mundo del cine y la TV han sido algunos de los puntos que han marcado esta década.

De todos modos repetiría mi error si ahora me conformara con citar algunas obras y autores. De ahí que esto se convertirá en una sección quincenal donde en cada entrega repasaremos una de las obras que han marcado la década. Sólo analizando las obras de las que hablaremos dentro de veinte años podremos tener un buen vistazo de qué se dirá de estos años en los próximos libros y artículos sobre historia del cómic.

Cada quince días tendremos un nuevo título y unos nuevos autores para comprender el cómic que hemos podido leer los 10 últimos años. No se tratará de hablar de las mejores obras, sino de aquellas que han marcado el resto de los comics contemporáneos. Os espero en 15 días con The Authority.

Compartir:

Alain Villacorta "Laintxo"

Fue picado por un cómic radiactivo y ahora ve el mundo a través de viñetas y tiene el sentido de la realidad proporcional de un tebeo. No os preocupéis, no es peligroso... creo...

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com