La labor de recuperación de clásicos de las tiras de prensa que está haciendo Dolmen dentro de su línea Sin Fronteras es digna de... Tarzán de Burne Hogarth, vol.1: 1937-1939

La labor de recuperación de clásicos de las tiras de prensa que está haciendo Dolmen dentro de su línea Sin Fronteras es digna de alabanza. Sí, varias editoriales antes han lanzado algún título de este peculiar producto, pero pocas en tanta cantidad como la editorial mallorquina y ninguna de forma regular. Desde que este sello editorial arrancó en febrero de 2017, han visto la luz cuarenta volúmenes, de clásicos como, entre otros, El hombre enmascarado, Mandrake el mago, Flash Gordon o, por supuesto, El Príncipe Valiente. Y ahora le ha tocado el turno al Tarzán de Burne Hogarth.

tarzan pag1

Aunque sea un medio en el que la narrativa gráfica secuencial sea la forma en la que se cuenta la historia, las tiras de prensa son una parcela aparte del cómic de toda la vida. Hay grandísimos artistas en este género que no han hecho nada o prácticamente nada de cómic tal y como se suele entender. Hal Foster es el primer caso que nos viene a la cabeza. Bill Williamson, por supuesto, sería otro. Y el autor que hoy nos ocupa, Burne Hogarth, también está en ese saco. Hogarth es uno de los nombres míticos asociados a la creación de Edgar Rice Borroughs (los otros serían el mencionado Hal Foster y Joe Kubert), y en esta primera entrega de Dolmen tenemos el primer par de años del autor en las páginas dominicales.

A estas alturas, habiendo cumplido el personaje su primer centenario varios años atrás (su primera novela, Tarzán de los monos, vio la luz en 1914) no es necesario contar la historia del Vizconde de Greystoke, un estereotípico niño salvaje criado por simios en la selva africana que de adulto elige vivir en la naturaleza en lugar de en la civilización. Decenas de novelas, películas, de imagen real y de animación, cómics, videojuegos y, por supuesto, tiras de prensa a lo largo de más de un siglo han convertido al Rey de los monos en parte de la cultura popular, en una imagen reconocible a primera vista.tarzan hogarth 2

Cuando nos sumergimos en la lectura de este tomo, lo primero que nos encontramos es que empieza con una historia a la mitad. Aunque deja una sensación extraña, esta serie recopila las tiras de Burne Hogarth, y empieza con su primera página, en el momento en el que sucedió a Hal Foster, en mitad de la adaptación de la novela Tarzán y la ciudad de oro. Tampoco es un problema: estamos ante una historia de aventuras clásica y rápidamente entraremos en la misma. Como cuando éramos niños y nos poníamos a ver una película empezada en la tele, vamos. Y es que esa es la sensación que deja este tomo. La de ser un niño de nuevo, viendo una película de aventuras.

Hogarth en este tomo aún está lejos de ser el autor que llegaría a ser en años venideros. En 1937 acaba de entrar como sucesor de Foster en la serie, y el estilo que tiene aquí es totalmente continuista. Mimetiza el estilo de su antecesor, además del estilo narrativo tan característico de Foster que tenemos más que visto en Príncipe Valiente: ilustraciones sin bocadillo, con diálogos y textos de apoyo en los límites superior e inferior de las viñetas. Al lector habituado al cómic tradicional le chocará este estilo, pero rápidamente se verá sumergido en una lectura inesperadamente ágil. Unas viñetas con un planteamiento que ya le gustaría tener a muchos autores actuales, con una narrativa impecable, en la que se aprecia un dinamismo en las figuras que incluso hoy en día no es tan habitual como se desearía. Pero es que no es una obra actual: es de 1937. Contextualizando: las primeras páginas de este tomo son de un año antes de Action Comics nº1, dos años antes de Detective Comics nº27 y Marvel Comics nº1 y cuatro años antes de Captain America Comics nº1. Si ya podría pasar por un artista de muy alto nivel hoy en día -incluso estando en este tomo dando sus primeros pasos-, por comparación con lo que se leería en los primeros compases de la Golden Age superheroica, que comenzaría meses después, podemos ver que Hogarth es un autor que merecía mucho más reconocimiento del que tuvo en su día y del que ha acabado teniendo con el tiempo. ¿Las historias? Bueno, todos hemos visto alguna película clásica de Johnny Weismüller, ¿no? Pues eso. Aventuras, malos, buenos y un héroe que consigue superar todas las adversidades que se le ponen en el camino, con una frecuencia aproximada de un problema por página.

La edición de Dolmen arramca con un muy interesante artículo de Rafael Marín, responsable de la línea Sin Fronteras, y sigue con las primeras 103 páginas dominicales del autor. Como ya comentaba, se hace raro entrar en mitad de una historia, pero es totalmente correcto con el planteamiento de la colección. Quizás el mayor pero que se le pueda poner es la reproducción de las páginas. Desconozco si existe alguna edición restaurada de este material o no, pero desde luego, el color tiene una calidad notablemente mejorable, como si viniera de un escaneo de no muy alta calidad. Por lo demás, y aunque los mejores momentos de Hogarth estén aún por llegar, estamos ante un clásico de las tiras de prensa que merece un hueco en las estanterías de todo lector de este tipo de historieta.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Tarzan. 1937 - 1939
Burne Hoggarth
Precio: EUR 28,40
Summary
Review Date
Reviewed Item
Tarzán de Burne Hogarth, vol.1: 1937-1939
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com