Cuando «Sentencia» Sykes regresa a sus colinas natales, el joven Jim Starret reconoce de inmediato a una leyenda del Oeste, digna de las historietas... Sykes, de Dubois y Armand

sykes

Sykes, justiciero del salvaje Oeste, va a la busca y captura de los forajidos que han asesinado a la madre del joven Jim. Un western sublime que nos ofrece múltiples lecturas.

Cuando «Sentencia» Sykes regresa a sus colinas natales, el joven Jim Starret reconoce de inmediato a una leyenda del Oeste, digna de las historietas con las que aprendió a leer. Pero, después de que la temible banda de los Clayton asesinara a su madre delante de él, Jim tiene una única obsesión: unirse a su nuevo héroe y dar caza a los bandidos. Ya ha pagado el precio de la sangre, pero aún desconoce que esos son los demonios que forjan las leyendas del lejano Oeste…

El western es un género que hemos visto de abundantes formas en el cómic europeo. Desde el tratamiento serio y aventurero de Blueberry hasta la cómica de Lucky Luke, Casacas Azules o Umpa-pá (reseña del integral aquí). Eso en lo referente a las aventuras seriadas. Si hablamos de tomos únicos, la lista sería inacabable. Parece que el Salvaje Oeste despierta cierta fascinación entre los autores francobelgas (recordemos Gringos Locos, reseñado aquí), y eso unido a su especial concepción de las aventuras gráficas da como resultado obras tan estupendas como la que hoy tratamos: Sykes, de Dubois y Armand.

sykes

La figura del US Marshall es conocida desde hace tiempo en Estados Unidos, pero quizá quien la popularizó definitivamente en el cine fue el personaje interpretado por Tommy Lee Jones en El Fugitivo: el implacable agente de la ley que persigue y siempre alcanza a su presa. Sykes es uno de estos marshalls que, al contrario que los sheriffs, no está circunscrito a ningún territorio ni ciudad, sino que busca a los delincuentes por todo EEUU. Un lobo solitario, serio y profesional, y posiblemente el tirador más rápido y certero que podamos encontrar. El material del que se forjan las leyendas.

Aquí, “Sentencia” Sykes persigue a la banda de los Clayton: ladrones, violadores, asesinos… Al motivo estrictamente profesional se le une uno personal. Los Clayton han violado y matado a la madre del joven Jim, que se une a Sykes en busca de venganza. Con Sykes va también su ayudante ocasional O’Malley, irlandés grandullón y pendenciero, y Zorro Gris, un rastreador indio. Como vemos, todos los personajes son estereotipos, lo que suele ser una de las convenciones del género. En ocasiones el planteamiento recuerda tanto a la crepuscular Sin Perdón como a Valor de Ley (la original de 1969 y el remake de 2010): el curtido pistolero que se embarca en una misión de búsqueda de criminales para vengar a una chiquilla. No es un argumento original, sin duda alguna. Lo que hace de este Sykes algo especial es ver cómo contrapone a un pistolero al que no le gusta disparar con un muchacho que está deseando empezar a hacerlo. Sus vidas se unen por la desgracia y las volverá a unir el tiempo.

sykes

Es curioso que un escritor como Pierre Dubois. aficionado a la magia y estudioso del mundo de las hadas y los duendes (elficología, lo llama), haya firmado un guion tan oscuro y violento como éste. A decir verdad, peca de falta de originalidad, por lo anteriormente comentado, pero lo compensa con una gran caracterización de personajes, y un final cuyo clímax va en aumento hasta el violento y fatal desenlace. Gracias a lo arquetípico de sus personajes (es fácil ver en Sykes y O’Malley a los marvelianos Nick Furia y Dum Dum Dugan, por ejemplo) podemos reconocer sus motivaciones e identificarnos con ellos, llegando incluso a cogerles aprecio. Sykes es el pistolero molón: siempre de negro, frío y certero. El héroe de las dime novels que tanto gustan al joven Jim. O’Malley es el irlandés rudo y corpulento, de mal carácter pero buen corazón; el contrapunto que aligera la seriedad del protagonista. Por último, Jim, el joven huérfano, es el niño que aprende por las malas a ser un hombre; el joven campesino que se ve arrastrado a una vida de aventurero trotamundos (como otro famoso Jim, el de La Isla del Tesoro)

Por su parte, Dimitri Armand hace una excelente labor de dibujo, composición y coloreado. Comienza con una preciosa splash-page de una idílica pradera con una granja, con un serpenteante camino sobre el que se proyecta la ominosa sombra de un jinete. Armand combina un dibujo realista con algunos toques más caricaturescos, un impresionante uso del coloreado manual y un magistral contraste de luces y sombras. Sus escenas de acción (tiroteos, fundamentalmente) son dinámicas y con unos originales encuadres y composiciones de viñeta y página. Un autor del que esperamos leer más en nuestro país próximamente.

sykes

Los autores, Dubois y Armand

Si te gustan las historias del Salvaje Oeste y el buen cómic, Sykes es una obra que no puedes dejar pasar. Como las buenas películas de vaqueros, se puede revisionar una y otra vez para deleitarse con los dibujos de Armand y descubrir nuevos matices en la historia y los personajes de Dubois. Una obra que, además de visualmente deliciosa, hace reflexionar sobre la violencia y quienes la ejercen, y de cómo se puede volver contra ellos. Sin moralina, sin edulcorantes. Sin piedad.

¿Te interesa comprar este cómic?
Hazlo desde este link de Amazon y colabora con Es la Hora de las Tortas.
Sykes
Armand Dubois
Precio: EUR 19,00
Compartir:
Jesús Tomás Dado

Jesús Tomás Dado

Prometo estarte agradecido.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com