Surgido del universo de Sunstone, llega una historia romántica sobre una pareja que trata de recuperar la energía sexual del comienzo de su relación...... Swing 1

Surgido del universo de Sunstone, llega una historia romántica sobre una pareja que trata de recuperar la energía sexual del comienzo de su relación… acostándose con otras parejas. El viaje emocional de dos personas que luchan por permanecer enamoradas.

Cuando te anuncian una nueva serie como un spin-off de otra anterior que has disfrutado enormemente, dos pensamientos contradictorios te vienen a la cabeza, en su mayoría relacionados con sitcoms televisivas: puede tratarse de una maravilla como Frasier (spin-off de Cheers), o un desastre como Joey (spin-off de Friends). A veces en los cómics salen buenas historias derivadas de otras, como AIDP, que nació de las páginas de Hellboy, o Sherlock Frankenstein y la Legión del Mal, serie derivada del Black Hammer de Jeff Lemire. Pero a veces surgen otras series que, como rémoras, pretenden beber de la popularidad de la original, y fracasan estrepitosamente. Es el caso de este Swing, ambientado en el universo Sunstone de Stjepan Šejić.

swing

Es cierto que sacar una serie derivada de una obra maestra como es Sunstone es una apuesta muy arriesgada. Las comparaciones son odiosas, y por mucho que Linda Šejić (Blood Stain, Wildfire) sea la esposa de su autor y hayan colaborado juntos en sus páginas, aquí se ve claramente quién es el más dotado de los dos. Mientras que en Sunstone los autores nos daban una clase magistral de BDSM de manos de dos chicas que se acaban de conocer online y comparten esa afición común, aquí vemos cómo la rutina conyugal hace mella en la vida sexual de una joven pareja (casada de penalti), hasta el punto de que deciden recurrir al intercambio de parejas para reactivarla. Lamentablemente, Swing carece no sólo del maravilloso arte de  Stjepan Šejić, sino que además el guion es lento, previsible y sigue punto por punto el manual del guionista amateur: la historia nos lleva de la mano, despacito para que no nos perdamos, por la vida de Cathy y Dan, desde que se conocen en la universidad hasta que, apenas un año después, ella se queda embarazada. Como están enamoradísimos, hacen lo que cualquier pareja estadounidense: casarse jóvenes. 8 años y dos hijos después están asentados en la rutina, cada vez hacen menos el amor aunque se siguen sintiendo atractivos, de modo que ella decide que por qué no, van a probar eso del ambiente a ver si funciona. Y… tendremos que esperar al siguiente volumen para ver qué tal. Aunque habiendo visto el desarrollo de este primer número, ya podemos imaginar que habrá celos, desencuentros, reconciliaciones y mucha piel desnuda.

Me ha llamado la atención que este cómic no resulta tan erótico como Sunstone, donde las escenas de sexo entre las protagonistas estaban tan bellamente ilustrados que era difícil permanecer impasible. Aquí, los encuentros de la pareja de amantes se limitan a algunas estampas de ambos haciendo el amor en la cama, en el coche, en un parque… sin ningún interés por hacerlo sensual o mínimamente excitante. Es como ver fotos tomadas con una cámara oculta. Si a esta falta de deleite erótico se le suma el anodino guion de Matt Hawkins (guionista de Aphrodite IX y Postal, además de ser el presidente de Top Cow) y Jenni Cheung (esposa del anterior y que no tiene otra obra publicada aparte de Sugar, que es del mismo estilo que ésta), lo que tenemos es un mal fanfic, escrito con plantilla y dibujado con unas evidentes carencias gráficas y narrativas. Viendo que los guionistas son pareja, y que tanto la guionista Cheung como el personaje Cathy son de origen asiático, no me extrañaría en absoluto que esta obra estuviera basada en sus experiencias personales (juntos, espero).

Este primer número de Swing está publicado por Panini Comics dentro de su línea eVolution. Según Image Comics, la idea es publicar 5 volúmenes de esta colección, pero a la vista del flojo nivel del primer tomo, ya tienen que mejorar mucho la historia y el dibujo para que me merezca la pena continuar la serie. Por el momento, me recrearé con las maravillosas ilustraciones de Sunstone, porque no hay nada como lo original.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com