Con este tochazo Planeta Cómic termina de recopilar toda la estancia de Jason Aaron en Star Wars. Aaron normalmente es sinónimo de calidad, ahí... Star Wars Omnibus 2, de Jason Aaron y Salvador Larroca

Con este tochazo Planeta Cómic termina de recopilar toda la estancia de Jason Aaron en Star Wars. Aaron normalmente es sinónimo de calidad, ahí tenemos sus trabajos en Scalped, The Goddamned, Paletos Cabrones o trabajos más mainstream como Lobezno y Doctor Extraño. En este relanzamiento galáctico que le tocó (que recordemos era un lienzo en blanco porque 95% del universo expandido fue eliminado de un plumazo cuando Disney anunció nuevas películas) empezó con muchísima fuerza, con historias intensas, grandes personajes y una épica desbordada en cada página. Sin embargo… la cosa cambia con este volumen que reseñamos hoy.

yoda war

¿Saben aquello de que lo poco gusta y lo mucho aburre? Pues eso es lo que sucede con las más de 500 historias recopiladas aquí. Es notable la perdida de interés de Jason Aaron en las historias a medida que vamos leyendo. Ojo, que no son malos tebeos, pero el guionista los escribe con el piloto automático (en este modo sigue dando muchas vueltas a la mayoría de plumillas del cómic mainstream), dando la sensación de que se ha quedado sin buenas ideas. Claro está que hay que tener en cuenta que los tebeos de franquicia son armas de doble filo porque tienes las manos atadas, lo que supone algo terrible para la creatividad de un autor. Para añadir más peso a la mochila, estos tebeos de Star Wars, por imposición editorial, están todos ambientados entre el episodio IV y V por lo que hay muchísimos conceptos y personajes que quedan fuera de la ecuación.

Este tremendo handicap se nota desde el primer arco titulado La guerra secreta de Yoda. Una historia larga, tediosa y bastante mala en la que Jason Aaron usa uno de sus trucos habituales, como es narrar la historia en varios periodos temporales. Esto ya se lo hemos visto hacer en Vengadores, Thor o Conan con resultados dispares. Aquí por desgracia nos conocemos el truco, se ve venir lo que va a suceder y el interés es mínimo. Yoda, cuando es joven, va a un planeta para descubrir un gran secreto relacionado con unos cristales que son mucho más de lo que parecen. Pretenciosa a más no poder, intenta tener la profundidad de conceptos o los personajes ricos en matices con personalidades claroscuras más propias de historia de ciencia ficción hardcore como son Dune o Star Trek. Por supuesto, no lo consigue.

ciudadela

De todas formas no se puede culpar solo a Jason Aaron. Este arco es complicado de leer por el dibujo de Salvador Larroca. No me atrevo a decir que sea un gran dibujante, porque no lo es y en su haber tiene un buen puñado de grandes obras. Lo que sucede es que parece más empeñado en hacer que los personajes se parezcan físicamente a sus contrapartidas fílmicas, quedando el resto de aspectos artísticos relegados a un segundo plano. Se ve que esto es fruto de imposición editorial donde lo más importante era reflejar a Ford o Hamill sobre el papel.

En este segundo volumen se incluye un nuevo crossover, en esta ocasión Darth Vader cede el testigo, siendo la colección de la Doctora Aphra quien toma el relevo. La ciudadela de los gritos es como se llama la historia. En ella Luke Skywalker y Aphra viajarán a un lejano planeta con la esperanza de que su regente les enseñé cómo desentrañar los misterios de un Caballero Jedi de la Antigua República (que están ocultos en un cristal). Umm, cristales en la primera historia, cristales en esta, voy notando un claro patrón acompañado de una falta de ideas. La historia no está mal, es entretenida, el dibujo de Andrea Boccardo es una maravilla, siendo sin duda lo más destacable de este cruce. Por contra tenemos una representación de Luke Skywalker que roza lo molesto con esa forma de mostrar al hijo de Darth Vader como un completo pardillo.

A partir de aquí pasa algo realmente curioso, Jason Aaron ya debía de tener claro el final de su etapa en Star Wars por lo que se dedicó a realizar números autoconclusivos protagonizados por todo tipo de personajes. Tenemos una divertida historia protagonizada por Sana Solo y Lando, otra de Luke y Leia salvando a una civilización acuática o, mi favorita, a R2-D2 asaltando él solito un Destructor Imperial para salvar a C3PO. Sin duda la mejor historia de todo el tomo junto a un pequeño relato ilustrado por Andrea Sorrentino que cuenta las penurias de un pequeño niño Tusken.

R2D2

En el aspecto positivo hay que destacar que este volumen incluye más de cien páginas de extras con portadas alternativas de todos los números, diseños de personajes, bocetos o incluso una entrevista a Mark Waid, Kieron Guillen y Jason Aaron. Es muy de agradecer este material porque la edición de Star Wars (de la nueva era Marvel) en castellano se ha caracterizado por la ausencia del mismo.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com