Mar es una niña curiosa, que vive con su madre y su pez payaso Franky. Un buen día, su pez cambia de forma y... Soy Mar

Mar es una niña curiosa, que vive con su madre y su pez payaso Franky. Un buen día, su pez cambia de forma y le pide que le acompañe en un viaje por el mar, en busca de su hogar y su familia. La niña le acompañará, aunque por el camino se irán encontrando con animales marinos y tendrá que observar cómo se producen ciertos cambios en el cuerpo de su amigo Franky. Soy Mar  está editado por Liana Editorial y es una obra de la artista italiana Cristina Portolano.

El libro viene avalado por el director artístico del proyecto Gender Bender, un festival italiano que se centra en la exploración de la identidad de género y la representación del cuerpo y de las orientaciones sexuales en la sociedad actual. Me ha gustado mucho la obra porque puede servir como vehículo para tratar estos temas con niños, que sirva como material de apoyo para poder ilustrar ciertos conceptos que a los más pequeños les pueda costar más asimilar. Sin embargo, se trata de una historia que en ningún caso pretende centrar la atención en ningún tema, es igualmente disfrutable como una historia sencilla para niños de más de seis años, un bonito cuento con cierto aroma a Miyazaki, protagonizado por una niña amable y educada que trata con respeto a los animales con los que se va cruzando.


Sí es cierto que trata con naturalidad asuntos como la aceptación de la propia desnudez y del cuerpo de la protagonista, y sobre todo, los cambios que experimenta ese amigo de Mar que finalmente resulta ser una pez payaso. Puede interpretarse como una metáfora sobre cómo todos comenzamos siendo seres indiferenciados que en cierto momento aceptamos una identidad de género. Portolano emula en cierto modo a Kathy O’Neil que en sus aclamados libros sobre los dragones de té trata el tema de la orientación sexual de manera natural y sin necesidad de llamar la atención sobre ningún tema en concreto. Los niños deben crecer aceptando con naturalidad las diferentes opciones, sin necesidad de tener que hacer ningún discurso sobre ello. La mejor manera de que estos temas dejen de ser fuente de debate es su naturalización.

Conocía a Portolano por su No sé quién eres, una obra dirigida hacia un público más adulto, y me ha gustado ver cómo adapta su estilo a un público infantil. Mantiene sus señas de identidad en el dibujo, aunque lo suaviza si cabe un poco más, con viñetas sencillas, sin fondos, basadas en la expresividad corporal y dibujos que llaman la atención de los niños, con muchos animales acuáticos. El color además es fundamental, con mucha variedad y paletas planas, con algunos efectos de acuarela para fondos o suelo marino.


En definitiva, Soy Mar  es un cómic infantil muy agradable, con el que se puede generar una interesante conversación para normalizar la identidad de género y que deja una moraleja de aceptación al que es diferente y hacia nuestros propios cuerpos. Todo se resume en esa página donde una manta le pregunta a nuestra protagonista, aún sin desarrollar, si es chico o chica y ella le contesta: Soy Mar. Es el principal mensaje que deben quedarse los niños. Liana ha editado el libro en castellano y catalán.

Lo mejor: Es un cuento atractivo para los niños por su colorido y la variedad de animales acuáticos, y encima, puede servir como un punto de inicio para una conversación con ellos, o usarlo como ejemplo para abordar ciertos temas.

Lo peor: Si sabes lo que estás leyendo, nada.

Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com