El genial artista Fernando Dagnino ofrece su obra más personal. Smart Girl es una historia cibernoir que bebe de obras como Blade Runner o... Smart Girl. I-Matter

El genial artista Fernando Dagnino ofrece su obra más personal. Smart Girl es una historia cibernoir que bebe de obras como Blade Runner o Black Mirror, con una combinación única y para adultos de ciencia ficción especulativa y superhéroes.

Lo bueno de la ciencia ficción es que permite su fusión con otros géneros sin que el resultado desentone en exceso. Por ejemplo, Westworld combinó la ciencia ficción con el género del western; con Aliens se fusionó con la acción y el terror; y así con muchos casos más. El género distópico no ha tampoco sido ajeno a la ciencia ficción, puesto que la imaginación de un futuro cercano o distante se presta con facilidad a la instauración de tecnologías fantásticas que hoy no podemos experimentar, y que contribuyen a la ficción. En el caso que hoy nos ocupa, Fernando Dagnino (Captain Midnight) ha cogido elementos del Yo, Robot de Isaac Asimov (con sus directrices y leyes de la robótica) y los ha combinado con la rebelión de las máquinas que pudimos ver en Animatrix, con elementos de thriller de espionaje industrial y humanizando una herramienta que hoy se nos antoja imprescindible: el smartphone. Así, la protagonista de su obra es una smart girl, un androide (o más bien ginoide) que funciona como asistente personal, guardaespaldas y artilugio sexual. La glorificación definitiva del teléfono móvil. Y, al igual que éstos, Yuki, la robótica protagonista, experimenta en sus circuitos la obsolescencia, los errores de programación, los continuos reinicios, los conflictos entre directrices… Todo a causa de una rutina instalada en el fondo de su subconsciente que la lleva a cuestionarse su programación,y todo aquello para lo que fue creada. Si nos suena conocido es porque lo es: Blade Runner es el referente más obvio, y Dagnino no se molesta en ocultarlo. Lo que distingue y da categoría a este Smart Girl es, por un lado, su curiosa orientación hacia el género superheroico y, por otro, su maravilloso dibujo. Veamos cada uno de estos aspectos.

smart girl

Fernando Dagnino es un veterano autor madrileño curtido en el género superheroico con obras como Supergirl o JLA: Generation Lost, que aquí acomete su obra más ambiciosa, de la que es autor del guion, además de dibujante. Partiendo de la premisa de la smart girl Yuki que empieza a sentirse despreciada por su amo a causa de sus cada vez más frecuentes errores de funcionamiento, Dagnino crea una enmarañada red argumental en la que se entremezclan la política y los tejemanejes empresariales, la obsolescencia programada, el humanismo activista y radical y, como no, el amor y el destino. Yuki ha sido creada para amar y cuidar de su amo, pero ¿qué pasa cuando su amo la sustituye por una smart girl más nueva, más joven, más eficiente? Yuki se rebela contra su programación, representada aquí en forma de SIST, su rutina de procesamiento, con la que mantiene una constante discusión. En su camino hacia el conocimiento de su origen y razón de existencia, encontrará locales clandestinos de lucha de androides, una conspiración para acabar con el dominio de los humanos sobre las máquinas, un grupo de hackers revolucionarios y, lo más importante, se descubrirá a sí misma. Smart Girl es la historia de una mujer (pese a ser una ginoide, Yuki personifica a la perfección los valores y comportamientos humanos) que se rebela contra su lugar en el mundo y contra la sociedad patriarcal que la trata como un objeto obsoleto y sustituible. La lucha de Yuki es la de todas las mujeres que han dejado atrás un pasado abusivo en busca de una nueva vida.

El otro aspecto a destacar, y mucho, en esta obra de Fernando Dagnino, es el dibujo. Dagnino ha demostrado con creces a lo largo de su amplia trayectoria profesional su indiscutible calidad gráfica, tanto en la ilustración como en el apartado narrativo. Sus páginas rebosan dinamismo, pero al mismo tiempo no escatima en detalles en sus figuras y rostros. Su protagonista, Yuki, de una belleza imposible, desborda expresividad en los primeros planos y tampoco se queda atrás en las escenas de acción. Los smart girls y smart boys de este futuro distópico actúan tanto como asistentes personales como guardaespaldas, y entre sus cometidos se encuentra zurrarle la badana a quien amenace la integridad física de sus amos; algo sobre lo que Yuki, pese a empezar a quedarse obsoleta, todavía tiene mucho que decir. Dagnino, como decía, aprovecha al máximo los recursos del dibujo en blanco y negro para jugar con diferentes texturas, tramas y grises, al igual que múltiples recursos digitales que imitan la aguada y el carboncillo. Como el artista experimentado que es, nos regala aquí una impresionante lección de dibujo, ilustración y narrativa gráfica, y nos demuestra que nada tiene que envidiar a otros genios del blanco y negro (y de la figura femenina) como Pepe González o Esteban Maroto.

smart girl

Publicado dentro de la línea Evolution de Panini Comics, Smart Girl ha sido un descubrimiento sorprendente de manos de un artista que ya nos había dejado boquiabiertos con su arte, y ahora nos deslumbra como autor completo. Una obra que, aunque autoconclusiva, deja la puerta abierta a futuras historias protagonizadas por la ginoide Yuki. No podemos sino desear que Dagnino retome sin demasiada dilación este particular universo propio tan distante y, a la vez, tan reconocible.

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com