Allá por 1992 los Siete Niños Bonitos del cómic norteamericano abandonaron Marvel para fundar Image Comics. En aquel momento, todo el mundo se detuvo... Sleeper (edición integral)

Allá por 1992 los Siete Niños Bonitos del cómic norteamericano abandonaron Marvel para fundar Image Comics. En aquel momento, todo el mundo se detuvo un momento para mirar lo que Lee, Liefeld, McFarlane y compañía estaban haciendo, y ya prácticamente desde el principio aparecieron voces diciendo que una editorial fundamentada en dibujantes estrella sin guionistas que pusieran cimientos a sus historias difícilmente iba a producir cómics memorables. Y así fue en un primer momento. Aunque vendieron una auténtica barbaridad en sus primeros momentos, muchos de los cómics de Image de la primera época acabaron en las cubetas de saldos. Y aunque hubo autores como Erik Larsen que resultaron ser guionistas mucho más sólidos de lo esperado, la primera oleada de los títulos de la editorial estaba plagada de copias descaradas de personajes de Marvel y DC.

Pero lo que decimos siempre: no hay personajes malos, sólo hay guionistas incapaces de escribir buenas historias con ellos. Y cuando los fundadores fueron conscientes de ello y empezaron a reclutar talentos externos para el procesador de textos, comenzaron a surgir pequeñas joyitas aquí y allá. El Supreme de Alan Moore, Stormwatch y su posterior reconversión en Authority de Warren Ellis, el Prophet de Brandon Graham… y eso sólo con las creaciones originales de los padres de la editorial. Así que el fichaje de Ed Brubaker, un tipo que empezaba a dar que hablar con series como Catwoman o La escena del crimen, para escribir una serie ambientada en la periferia del universo Wildstorm, parecía una idea interesante. Y la verdad es que «interesante» se quedó corto. Sleeper llegó para hacer historia en el mundo del cómic. Hace justo ahora diez años, Laintxo decía hablando de esta misma obra «creedme que en diez años se seguirá hablando de ella«. Y mira, parece que acertó. Diez años después, aquí seguimos.

sleeper integral pg1

Conociendo la trayectoria previa de Brubaker (y la futura, visto en perspectiva), era bastante evidente lo que nos íbamos a encontrar aquí. ¿Una serie en Vertigo de creación propia, La escena del crimen? Noir. ¿La serie regular de Catwoman? Noir. ¿Un Otros Mundos protagonizado por Batman? El título de Gotham Noir nos da una pista de por donde van los tiros, ¿no? Entonces, ¿qué es lo que nos esperamos de una serie protagonizada por un personaje de nueva creación en la que andan por ahí la versión Image de Nick Furia, la versión Image de Aquaman, la versión Image de Gambito y una mente maestra creada por Alan Moore para su etapa en WildC.A.T.S? Pues sí, un título marcadamente noir. Sleeper es una historia de espías protagonizada por Holden Carver, un personaje que había debutado en una miniserie previa llamada Point Blank que se inflitra, ayudado por John Lynch, en la organización criminal de Tao para desmontarla desde dentro como agente doble. El caso es que, para que su tapadera no corriera riesgos, sólo dos personas en todo el mundo conocen el doble juego de Carver: él mismo y Lynch. El problema llega cuando Lynch queda en coma, y nadie sabe que realmente Carver está del lado de los buenos.

En esta historia tenemos todos y cada uno de los estereotipos del género. Tenemos el personaje principal autodestructivo metido en una espiral de degeneración, la femme fatale, Miss Misery, el amigo corto de entendederas pero que haría lo que hiciera por el protagonista, la mente maestra criminal, y el clásico juego de «yo sé que tú sabes que yo sé que tú sabes». Y nadie en mundo del cómic mainstream americano maneja estos ambientes como Ed Brubaker. Sleeper no es, como ya hemos dicho, su primer contacto con el género, pero sí es el punto en el que su carrera despega definitivamente y se convierte en un autor imprescindible. Varias de sus obras posteriores, como Criminal, Fatale o The Fade Out, tienen sus raíces en este título.

sleeper integral pg2

Y si elogiable es el trabajo de Brubaker en este título, no lo es menos el de la otra mitad del equipo creativo, Sean Phillips, otro autor que no era un recién llegado al medio (ya se había dejado ver en Hellblazer con Paul Jenkins o en WildC.A.T.S con Joe Casey) pero que es también a partir de este título cuando su trabajo se convierte en una lectura casi obligatoria. En lugar de las omnipresentes rayitas histéricas que caracterizaban a Jim Lee, fundador del sello Wildstorm, y a su tonelada de clones, Phillips se caracteriza por un trabajo dominado por luces y sombras, por potentes masas de negro. Y también a diferencia de Jim Lee, Sean Phillips es un narrador espectacular. No sólo es que el dinamismo de sus escenas de acción sea brutal y pocos autores del medio se le acerquen, es que sus escenas de diálogo más calmadas también fluyen de forma totalmente orgánica. Vamos, que no es un ilustrador de bustos parlantes.

Además de las dos temporadas de doce números de Sleeper, se incluye también por completismo en este tomo el primer número del crossover Coup D’Etat, en el que Authority se hace con el control de Estados Unidos, que tiene una relación tangencial con la trama de la serie. Este número está dibujado por Jim Lee y en él se puede apreciar la comparación entre ambos dibujantes. Tras veinticuatro números de pura gloria gráfica nos encontramos con un número con una narrativa acartonada y confusa. Sí, más espectacular, pero ni remotamente tan sólido como lo que hemos disfrutado en la parte principal de este masivo volumen.

sleeper integral pg3

Este integral no sólo tiene valor por la historia que cuenta y cómo la cuenta. Es que además tiene un muy importante valor histórico: es el trabajo en el que se une por primera vez el equipo formado por Ed Brubaker y Sean Phillips. Ya habían coincidido antes en La escena del crimen, pero ahí Phillips se limitaba a entintar los lápices de Michael Lark. Desde que este título ve la luz en 2003, la gran mayoría de los trabajos de Phillips han sido escritos por Brubaker. Juntos han formado uno de los equipos creativos más interesantes de la actualidad, y todo empieza aquí. Si ya tienes este material, éste es un momento tan bueno como cualquier otro para releerlo. Y si no lo tienes, ya tardas en hacerte con él.

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com