¿Qué tienen las cárceles para ser tan atrayentes para la ficción? Si hacemos recuento veremos que por ejemplo Stephen King tiene su novela La... Sinfonía carcelaria de Romain Dutter y Bouqué

¿Qué tienen las cárceles para ser tan atrayentes para la ficción? Si hacemos recuento veremos que por ejemplo Stephen King tiene su novela La milla verde y el relato en el que se basó Cadena Perpetúa (la mejor película de la historia para los usuarios de IMDB) como dos de sus obras más representativas, y eso que no son de terror. El mundo de la música no es ajeno, ahí está Elvis con su Jailhouse Rock o Rosendo grabando su mítico directo en la cárcel de Carabanchel…por no hablar de La Roca en la bahía de San Francisco con moradores tan ilustres en el séptimo arte como Sean Connery o Clint Eastwood.

Pero, ¿por qué? ¿Qué se le pasa por la cabeza a un artista (independientemente del campo que sea) para centrar su historia en un centro penitenciario? ¿Serán las ganas de echar a volar místicamente la imaginación en un lugar donde el cuerpo físico permanece retenido? A saber, pero el principal artífice de Sinfonía Carcelaría, Romain Dutter (publicada en España por Dibbuks), tiene ganas de contarnos su experiencia, su intención de hacernos saber como funciona ese mundo dentro del mundo. Un mundo con sus propias leyes, tradiciones o moralidad.

Sinfonia carcelaria interior_Page_1

Romain Dutter no solo es el guionista, también es el protagonista de esta novela autobiográfica de casi doscientas páginas donde nos cuenta su experiencia como coordinador cultural en la cárcel: Primero en un centro hondureño (que sirve como flashback), y más tarde en el centro penitenciario de Fresnes en Francia. Dutter no tienen prisa alguna por llegar al meollo de la historia, así que nos va contando tranquilamente su vida y sus motivaciones hasta el punto de estar durante más de una década trabajando codo con codo con presidiarios. Puede que sea su primera obra, que formalmente tenga algún fallo de ritmo o de estructura (la idea principal tarda bastante en alcanzarse). Sin embargo, su historia me ha llegado mucho más que las de algunos autores consagrados.

El autor nos va adentrando poco a poco en el mundo de las prisiones. Con la anécdota como vehículo, nos narra muchas de las situaciones que ha vivido a lo largo de carrera profesional y también se detiene cuando considera oportuno para explicarnos como funciona esto o lo otro. La cantidad de datos e información que aporta es realmente ingente, no teniendo ningún problema en parar la trama para ocuparse, durante las páginas que considere necesarias, de relatar la situación social de Francia o lo que él considere necesario para la trama. Porque amigos, Sinfonía carcelaria también es una potente arma de protesta contra el sistema del país vecino, especialmente todo lo referido a la política de centros penitenciarios. Dutter hace énfasis en los recortes, el hacinamiento de los presos, la falta de actividades para los reos…

Ahora bien, una vez llegamos al tema que quiere abordar la novela gráfica, y que reza en el título, el tono cambia notablemente, relajándose hasta el punto de alcanzar la tragicomedia. Casi como si fuera un documental, Dutter cuenta cómo no fue precisamente un camino de rosas el poder organizar conciertos en la cárcel. Me ha encantado cómo el uso de la música, un arte sin forma física, sirve para mejorar las condiciones de vida de unos hombres sin rumbo en la misma. Sinfonía carcelaria termina por ser una emotiva historia, además de un canto a la esperanza. Me ha gustado tanto, que me atrevo a decir que pocos tebeos mejores que este vais a poder leer este año.

Sinfonia carcelaria interior_Page_3

Romain Dutter, está arropado por el magnífico dibujo de Bouqé. Al igual que el guionista, para Bouqé es su primer trabajo como dibujante de un cómic convencional. No obstante, ya contaba con una dilatada experiencia como ilustrador de libros didácticos infantiles. Su estilo es sencillo, claro, tremendamente expresivo. Algo muy necesario para eta obra de marcado carácter humano. Me ha llamado la atención el uso de las viñetas: 1, 2, 5, 7, 12… todas las que haya estimado necesarias según el ritmo marcado por Dutter.

Por último, me gustaría destacar la relación de extras que incluye Sinfonía carcelaria. Desde reproducciones de los carteles de los conciertos en la cárcel y cartas de agradecimientos de los internos, pasando por fotografías reales, comparativas con otras penitenciarías o una completa guía de referencias musicales.

Estaré muy atento a lo que haga Romain Dutter, vaya si lo estaré.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com