En el año 2005 comenzó a publicarse una de las cabeceras protagonizadas por Pantera Negra más exitosas. Me estoy refiriendo a la colección escrita... Shuri Volumen 1. En busca de Pantera Negra

En el año 2005 comenzó a publicarse una de las cabeceras protagonizadas por Pantera Negra más exitosas. Me estoy refiriendo a la colección escrita por el guionista de cine y dramaturgo Reginal Hudlin y dibujada por John Romita Jr. En el número 4 de su colección debutó Shuri, la hermana de T’Challa. Poco a poco el personaje fue ganando relevancia hasta el punto de conseguir el título de Pantera Negra, lo que le costó la vida. De todas formas, ya sabemos que en el Universo Marvel la muerte tiene poca o ninguna validez: Shuri regresó previo viaje a los antepasados místicos de su Wakanda, donde acabó siendo designada como Antigua-Futura, un cargo cuyo mayor peso es ir siempre acompañada de sus ancestros a modo de Pepito Grillo sagrado.

No obstante, el verdadero salto a la fama le vino dado gracias a su activa participación en la primera entrega de las aventuras fílmicas de Black Panther. El personaje al que dio vida Letitia Wright se ganó enseguida el corazón de los fans con su carismático carácter y su genio tecnológico sin parangón. Este éxito ha sido definitivo (además de la búsqueda de Marvel de nuevas cabeceras donde se apueste por la diversidad y la igualdad) para que Shuri haya conseguido su propia serie. Lamentablemente no ha debido de terminar de cuajar muy bien y la serie ha sido cancelada en su número 10. La competencia en Estados Unidos es feroz, siendo muy complicado que una cabecera de este tipo acabe cuajando.

¿Ha sido merecida esta cancelación? No, o al menos no más que otras series que han sufrido su misma suerte. No estamos ante una obra maestra, pero desde luego sí que es un tebeo entretenido, donde se aprecian muchas ideas y un plan a largo plazo que por desgracia no podrá ser ejecutado. El guion viene firmado por Nmedi Okorafor, una escritora estadounidense descendiente de nigerianos, que ya tenía una reputada carrera como novelista de ciencia ficción y que demuestra conocer muy bien las aguas por las que se mueve. Su caso es el mismo que el de Rainbow Rowell (Runaways), Kelly Thompson (Capitana Marvel) o Gabby Rivera (America). En Shuri, la guionista usa los elementos característicos de su obra con una hábil combinación de tecnología, mitología o religión.

shuri

Okorafor ya había trabajado en otras series (todas relacionadas con Black Panther), pero todavía no acaba de manejar el tempo narrativo de un medio tan distinto de la novela como es el comic book. Sus números se hacen largos y la trama deja con la sensación de que está estirada y podría haberse contado en menos páginas. Otro elemento que no me ha terminado de convencer es la aparición de personajes invitados que poco o nada tienen que ver con el entorno de Pantera Negra. Al final, sólo se trata de un pegote argumental que no termina de cuajar, especialmente porque la guionista no tiene ni idea de que hacer con ellos. Al menos, solo ocupan uno de los cinco capítulos. Por contra, la guionista se acuerda del villano africano con poderes sísmicos Moses Magnum. Un maloso con mucho potencial pero cuyas apariciones se pueden contar con los dedos del cuerpo humano.

shuri

De todas formas, lo que menos me ha gustado es el motor de la historia. El tomo se titula: En busca de Pantera Negra, y se inicia cuando T’Challa y Distribuidor se embarcan en una misión espacial y desaparecen. Los cinco números giran en torno a Shuri tratando de dar con el paradero de su hermano… Sinceramente, hubiera preferido que la serie regular girase más sobre sí misma y sobre las consecuencias de sus acciones que sobre la búsqueda de un personaje que ya tiene bastante protagonismo en Los Vengadores o en sus propias series.

A su favor hay que decir que Okorafor sabe dar con la voz de Shuri y su enterno wakandiano, que presenta a unos secundarios muy interesantes y que tal y como le precede su fama como novelista, logra mezclar con éxito elementos loquisimos como agujeros de gusano vivos o interesantes a más no poder como una unión de líderes de los principales países de África… Y es que el continente africano es mucho más que la rica nación de Wakanda. Ahí también hay potencial de sobra, de hecho es lo que más me interesa leer del próximo tomo.

shuri

El dibujo es de Leonardo Romero, que va de más a menos a lo largo de los cómics. La anatomía de sus figuras va fallando, así como aumentando el tamaño de las viñetas a medida que transcurren los episodios. Da la sensación de que no contó con el suficiente tiempo entre número y número para acometer el encargo. Para finalizar la parte artística nos encontramos una serie de portadones de Sam Spratt, que logra un parecido tremendo entre Shuri y su contrapartida fílmica. De las mejores que he visto últimamente.

En definitiva, estamos ante una colección con muy buenos mimbres pero que no termina de arrancar. Esperemos que tenga una conclusión a la altura y que no queden abiertos demasiados cabos.

Compartir:

Txema Sáez

Fanático sin solución del cómic de superhéroes, del manga, del cine de terror, la literatura fantástica, los videojuegos y más heavy que una lluvia de mercurio al rojo vivo. Como los mejores turrones, he vuelto a casa por Navidad (aunque trece años he tardado).

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com