La obra ganadora y perdedora del Premio Eisner The Shaolin Cowboy regresa con su verborrea y dibujo hiperdetallado para intentar responder a esas preguntas.... Shaolin Cowboy 3. ¿Quién pondrá fin al reinado?

¿A quién no le gusta un Mar y Montaña? Pero ¡¿qué sucede cuando al Mar y Montaña no le gustas TÚ?! La obra ganadora y perdedora del Premio Eisner The Shaolin Cowboy regresa con su verborrea y dibujo hiperdetallado para intentar responder a esas preguntas. Nuestro protagonista descubre que su camino al infierno no es de rosas sino de viejos enemigos decididos a vengarse… ¡¡OTRA VEZ!! Luchó con una legión de muertos vivientes, pero ¿puede ahora el Cowboy Shaolin sobrevivir a un siniestro pueblo del desierto lleno de armas, prostitutas y supremacistas blancos, todos ellos dirigidos por la mafia crustácea?

Una vez más, encontramos a nuestro cowboy shaolin favorito tirado en medio del desierto, esta vez a consecuencia de un disparo de un francotirador redneck. Afortunadamente, flashbacks con el recuerdo de su maestro y un detective con los rasgos de Robert Mitchum le empujarán a volver a levantarse, sanar sus heridas mediante la presión en los meridianos de su cuerpo y proseguir su camino por la América profunda. Pero el Rey Cangrejo está dispuesto a no dejarle en paz, tratando de vengar la muerte de su familia a manos del cowboy en un bufé libre de marisco. El cowboy shaolin deberá aquí hacer frente a demonios, cerdos gigantes y paletos sureños endogámicos, todo bajo la omnipresente sombra del empresario Trump (crítica social nada sutil, Geof). Tenemos aquí a un Geof Darrow desatado, que conjuga la acción, el absurdo y la crítica social con grandes dosis de violencia y humor cafre. Vamos por partes.

shaolin

Nada más empezar, nuestro cowboy shaolin se levanta del suelo por pura fuerza de voluntad, con la intención de seguir su camino, pese a estar malherido de un disparo de bala. Usando la medicina tradicional china, concretamente mediante la presión de puntos de los meridianos de su cuerpo, el cowboy consigue curar sus heridas. Por lo que vemos en las viñetas, Darrow se ha documentado para hacer creíble la escena de sanación, en la que el cowboy presiona en meridianos como Yin Qiao Mai (Yin de la Movilidad), Yang Wei Mai (Unión del Yang) o Ren Mai (Vaso Concepción). El objetivo no es la curación total de las heridas, sino cortar la hemorragia a fin de poder seguir su camino. Al llegar a la carretera se le aparece el demonio (aparentemente) Jikokuten, el guardián del reino, que ha recibido el encargo de los diez reyes Yama del inframundo para llevarse al infierno el alma del cowboy. En los diálogos del demonio, entre la retahíla de nombres que despliega, Darrow se permite meter unos cuantos cameos de dibujantes, actores y directores de cine asiáticos, como Cliffchiang (el dibujante de Paper Girls), Katsu Shintaro, Zhou XhingChi (Stephen Chow), Kenji Misumi, Hung Kam-Bo (Sammo Hung) y muchos otros. Así, como podemos comprobar, el nivel de detalle en este cómic no está sólo en los dibujos, sino también en los bocadillos de texto.

Tras vencer al demonio, el cowboy shaolin llega a la ciudad, donde se enfrentará a un par de sicarios enviados por el Rey Cangrejo, como son un cangrejo ermitaño gigante que lleva un Volkswagen escarabajo a cuestas, o un cerdo gargantuesco que ha sido entrenado como ninja tras ser su madre asesinada por… ¡el propio cowboy shaolin! Pa mear y no echar gota, vamos. Darrow sube el listón del absurdo hasta límites inigualados, haciendo de las batallas de este tebeo lo más descabellado y WTF desde las legendarias comedias de artes marciales Kung-Pow! y Kung-Fu Hustle. Así os lo digo. Perros con cuchillas en las patas delanteras que el cowboy shaolin utiliza como nunchakus, uso de pedos, mocos y cagarros como armas… Todo vale en un continuo quién da más por parte de Geof Darrow (Hard Boiled, The Big Guy and Rusty the boy robot), en una vuelta de tuerca tras otra en el engranaje del despiporre que es esta tercera entrega de su Shaolin Cowboy.

shaolin

Si la memoria no me falla, creo que es la primera vez en la historia del cowboy shaolin en que se menciona su estilo de lucha. Se trata del estilo de Kung Fu Hung Gar, dos de cuyos maestros más destacados fueron el médico y artista marcial Wong Fei-Hung (interpretado en el cine por, entre otros, Jet Li en Érase una vez en China y Jackie Chan en La leyenda del luchador borracho) y Lam Sai-Wing (interpretado en el cine por Sammo Hung en The Magnificent Butcher). Hung Gar es el estilo del puño del tigre y la grulla, y sus técnicas aparecen bien reflejadas en las páginas de este tebeo, aunque con nombres inventados para dar un efecto humorístico.

La edición de NORMA Editorial es, como siempre, impecable, si bien se le pueden encontrar un par de pegas a la traducción de Hernán Migoya (black coffee se traduce como café solo, no café negro), y se echan de menos las portadas originales de la miniserie USA, obra de autores como Frank Miller, Frank Cho, Genndy Tartakovsky o Sergio Aragonés. Os las dejamos aquí para vuestro disfrute:

Podría decir que este tercer tomo de Shaolin Cowboy, subtitulado ¿Quién pondrá fin al reinado?, es el más redondo hasta la fecha. El dibujo hiperdetallado de Darrow (con esas calles plagadas de detalles como latas de cerveza, colillas de cigarro, pterodáctilos robando bebés humanos…) se une aquí a su faceta más absurda: enemigos ridículos, historias de origen que sobrepasan lo humanamente posible y escenas de lucha completamente desquiciadas. Todo eso tiene cabida en un tebeo de matrícula, donde lo divino y lo marrano van de la mano. ¿Se puede repetir, jefa?

Compartir:

Antonio Hidalgo

Anteriormente conocido como El Tete, abandonó los sellos y las RCLTG para encargarse de esta web. Y no volvió a mirar atrás. Bueno, algún vistacillo ocasional sí que ha echado.

  • A.Vidal

    14 julio 2020 #1 Author

    Sin intentar largarte un pegote sobre la elaboración del cafe, la traducción de black coffe por café negro es la correcta. En España y supongo la edición de Norma es para este mercado no se pide usualmente un café negro si no un café solo. La traducción más directa es chirriante. Otra cosa ocurriría si el comic tratara espwcificamente sobre el café.

    Un cordial saludo

  • A.Vidal

    14 julio 2020 #2 Author

    Sin intentar largarte un pegote sobre la elaboración del cafe, la traducción de black coffe por café negro no es la correcta. En España y supongo la edición de Norma es para este mercado no se pide usualmente un café negro si no un café solo. La traducción más directa es chirriante. Otra cosa ocurriría si el comic tratara espwcificamente sobre el café.

    Un cordial saludo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com