Mami qué será lo que tiene Córcega, Isla de la Belleza, que encandiló allá a principios de los ’70 al dueto Goscinny/Uderzo para dedicarle...

Astérix_en_Córcega

Mami qué será lo que tiene Córcega, Isla de la Belleza, que encandiló allá a principios de los ’70 al dueto Goscinny/Uderzo para dedicarle un álbum entero. Qué será lo que insipiró a los dos titanes del cómic francés a llevar a Asterix y Obelix (e Idefix) al país de los salamis y los quesos. Qué será…

Pues ya sabéis: que como los corsos, son muy susceptibles.

Asterix en Córcega no es el álbum más divertido ni entrañable de la colección, pero – sobre todo a nivel personal – tiene algo distintivo, algo característico. Y es que inspira una pasión y dedicación por parte de los autores que fascina, un retrato curioso e hilarante de los corsos, sus tradiciones y sus carácteres con situaciones y diálogos, vamos a decirlo, descojonantes.

A diferencia de otros cómics de la pareja gala, este álbum no empieza con el clásico mapa del reducto galo inconquistable por los intrépidos campamentos romanos que la rodean, sinó con un mapa de la Córcega romana con sus tribus corsas y fortificaciones romanas. Son pues los corsos, al igual que los galos de Armórica, esos irreductibles isleños que no se dejan conquistar. Muy apropiado.

Nuestra historia comienza en el aniversario de la batalla de Gergovia, evento por el cual la aldea gala que todos conocemos se prepara para recibir a sus aliados internacionales. Son tan sólo cuatro páginas de apariciones y cameos, pero es emocionante ver los reencuentros con Petisuix (Asteix en Helvecia), Sopalajo de Arrierez y Torrezno (Asterix en Hispania), Jolitorax & Co. (Asterix en Britania), y otra decena más. Es cuando deciden celebrarlo atacando el campamento de Pastelalrhum que se desata la aventura.

Alllí «rescatan» al líder exiliado corso Ocatarinetabelachitchix, que fue capturado a traición cuando planeaba robar los tributos corsos a César del pretor Sudalagordus. Con al intención de ver cómo se libran los corsos de los romanos, Asterix, Obelix e Idefix acompañan de nuevo a Ocatarinebelachitchix a Córcega – donde pasan a estar en segundo plano la mayor parte del viaje.

A destacar de este álbum:

  • La susceptibilidad corsa, sus navajas, su patriotismo y su mal pronto.
  • El plan de Obelix para llevar a Idefix de viaje: «¡Toma! ¡Yo también te hago un regalo útil!», «¡Un perrito! ¡Me gustan mucho los perritos!».
  • Los expresivos diálogos entre corsos, sus quesos, y sus salamis.
  • Los piratas – otra vez.
  • La enemistad con la tribu de Figatelix que se remonta años atrás por una disputa de amoríos…, o por el asno rehusado por el abuelo de de Figatelix.
  • La sub-trama del corso-romano Salamix.
  • Los ancianos, muy ancianos, que ven la vida pasar.
  • Y, sobre todo…

Astérix_en_Córcega_mi_hermana

Están locos estos corsos.

Compartir:

Sergi Páez

Barcelona, 1993. Soy escritor y director cinematográfico, un cuenta-cuentos y porta-historias que trabaja para hacer de este un mundo mucho más cálido desde la productora @VisionFES.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com