Soy seguidor de la línea 2099, futuro oficial del Universo Marvel en los 90 y vaya usted a saber hoy en día, desde sus orígenes. Ahí...

Soy seguidor de la línea 2099, futuro oficial del Universo Marvel en los 90 y vaya usted a saber hoy en día, desde sus orígenes. Ahí estuve cuando hace casi 22 años la extinta Fórum lanzó el primer número del título bandera, Spiderman 2099. Me encantó la serie del trepamuros, con un Peter David inspiradísimo y un Rick Leonardi en el mejor momento de su carrera. Ni de lejos a su nivel, pero también bastante entretenidas fueron Punisher 2099 y Doom 2099, y también seguí al patito feo de la familia, Ravage 2099, que mejoró muchísimo cuando Stan Lee abandonó los guiones para dejar paso a Pat Mills.

No tan afortunadas fueron las series de oleadas posteriores. X-Men 2099 no era gran cosa, tanto por un guión bastante del montón como por los dibujos de un, por entonces, omnipresente Ron Lim. El 2099 Unlimited, con la versión futurista de Hulk, dejaba bastante que desear. Sí que tuvo su gracia, en cambio, el Ghost Rider 2099, pero para cuando llegaron X-Nation 2099 o Fantastic Four 2099, yo ya había desertado, como la mayor parte de los lectores, lo que acabó desembocando en el cierre de la línea.

Miguel O’Hara, el Spiderman del futuro, salió del limbo editorial de la mano de Dan Slott en la época del Spiderman Superior, volviendo al presente para presenciar el origen de la malvada corporación Alchemax. Fue tan bien recibido que se le ha dado una nueva oportunidad en forma de serie regular, de nuevo de la mano de Peter David, pero esta vez dibujado por Will Sliney (visto en los comics de Farscape, Castle o McGyver) que, objetivamente, no está ni de lejos a la altura de Rick Leonardi. Y ahora, durante las nuevas Secret Wars, una de las baronías del Mundo de Batalla resulta ser la Marvel del futuro oficial (ejem, again)

secret wars 2099

Y, como en todo crossover que se precie, hay una serie de preguntas que hay que responder.

1.- ¿Necesito leer este tomo para seguir el crossover? A priori, y a menos que en los dos números que están por salir de la serie central alguno de los personajes aquí vistos adquiera una importancia capital, diría que de todos los tie ins, éste es, con permiso del Peque Marvel, el más alejado de la trama principal de la serie.

2.- No sigo el crossover central pero sí esta colección. ¿Me voy a enterar de algo? Hablemos claro: la única relación que tiene este 2099 con Secret Wars es que en una de las primeras viñetas se ve un cartel en el fondo con la imagen del Doctor Muerte vestido de blanco que hemos visto en el evento. Si quitas el Secret Wars del título ni te darías cuenta de que es un tie in del evento del año.

3.- Más aún… ¿tiene esta historia que ver con las tramas que vengo leyendo en la colección mensual? A ver, ahora mismo no hay una colección mensual del Universo 2099. Lo más parecido es la serie de Spiderman 2099 por Peter David y Will Sliney, que son los mismos autores de este tomo. Y tampoco, no tiene absolutamente nada que ver con ella. Tanto es así que Miguel no es Spiderman, es el CEO de Alchemax, y ha aceptado su paternidad biológica y se hace llamar Miguel Stone en lugar de Miguel O’Hara. Éste es uno de esos tie-ins de Secret Wars en los que se nos muestra una versión alternativa/levemente modificada de alguna de las ambientaciones de la cartera de Marvel.

Vale. Entonces, ¿qué es Secret Wars 2099?

En pocas palabras, la versión 2099 de Los Vengadores vs. Los Defensores.

Un poco más desarrollado y sin llegar al spoiler, Alchemax se ha hecho con los derechos de la actividad superheroica del año 2099, y todo superhéroe que no esté en nómina de la empresa de la familia Stone es ilegal y, por tanto, un delincuente. Tenemos dos bandos, Los Vengadores, los oficiales y al servicio del Capital, formados por la Capitán América, una mujer con personalidad múltiple sobre la que se ha ejecutado un Proyecto Supersoldado más deshumanizado que el original, Iron Man, que es un inventor que trabaja para Alchemax, la Viuda Negra, arácnida en bastante más que el nombre, Ojo de Halcón, un híbrido genético, y Hércules. El original, borracho y mujeriego, que a fin de cuentas es inmortal y no ha tenido problemas en durar casi cien años más. Al otro lado tenemos a Los Defensores, formados por Hulk 2099 (John Eisenhart, ya conocido de la etapa noventera de la línea), la Doctora Extraño (lo mismo), Estela Plateada (el original Norrin Radd), el Hombre Submarino (Roman en lugar de Namor, de los atlantes azules) y la Valkiria Brunnhilda.

No me ha terminado de quedar clara la intención de este tebeo. Podría ser una mirada a la versión alternativa del Universo 2099 en el entorno de Secret Wars, que al ser una colección de What Ifs permite jugar con historias y personajes sin la losa de la continuidad. Puede también que sea un tanteo a una hipotética ampliación de la línea futurista sin la explosión descontrolada de títulos que llevaron a la cancelación de todas las series englobadas bajo este sello. O puede ser una historia que quisiera contar Peter David en Spiderman 2099 pero no terminara de encajarle en la serie y ha aprovechado para meterla en esta continuidad más relajada.

Sea como sea, es un tomo que sin ser trascendente para el evento ni para la serie regular a la que sustituye durante estos meses, será agradable para los nostálgicos de la línea. Y aunque el interés de estos Vengadores 2099 no sea especialmente alto, los Defensores aquí retratados me han inspirado una curiosidad suficiente como para prestarles una cierta atención en caso de que tengan una oportunidad futura. Y esperemos que la vuelta a la actualidad de la línea traiga una reedición de Spiderman 2099…

Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com