Antes de que acabara el año, Yermo publicó este integral que recoge los tres libros de la serie francesa Sarah, que publicó Dupuis de... Sarah, de Bec y Raffaele

Antes de que acabara el año, Yermo publicó este integral que recoge los tres libros de la serie francesa Sarah, que publicó Dupuis de 2008 a 2013 y posteriormente Les Humanoïdes Associés recogió en un integral como este. Una serie de terror psicológico que posteriormente desembocará en una historia de terror fantástico más puro, de los autores de la fantástica Prometeo o Deepwater Prison. Sarah es una serie dura, que presenta a unos personajes con bastante trasfondo psicológico y, como suele ser habitual en estos autores, muchas tramas simultáneas que la convierten en una lectura magnética.

Sarah
La historia nos sitúa en Salamanca, pero no la de Castilla y León, sino un pueblo de Pensilvania en EE.UU. Allí se mudan la Sarah que da nombre a la obra junto a su marido, que acepta un trabajo como guarda forestal. Sarah va huyendo de un pasado de secuestro y abusos sexuales y el matrimonio piensa que ese cambio de aires de la ciudad a una zona tan rural puede venirles bien a ambos. Pero Salamanca es un pueblo misterioso. Sus habitantes son poco hospitalarios, no hay niños en el pueblo, y tampoco parece que haya ánimos de recibirlos… Coincidiendo con la llegada del matrimonio, comienzan a aparecer una serie de cadáveres mutilados por algún tipo de animal. El necesitado retiro parece que no va a ser tan tranquilo como esperaban.

Me gusta mucho el trabajo de Bec, y cómo plantea siempre sus historias, con muchas tramas simultáneas y un desarrollo progresivo de la historia en la que se nos va revelando poco a poco información para ir manteniéndonos el interés en todo momento. En este caso, no tenemos una trama tan ambiciosa como la de Prometeo, la historia es mucho más sencilla, pero no por ello simple. Bec hace que acompañemos a Sarah en su investigación y vayamos conociendo poco a poco a Salamanca, a la vez que la protagonista.

Sarah
Pero en esta obra hay un trasfondo psicológico muy potente para los personajes. Fundamentalmente el de Sarah, hosca, con contestaciones bruscas a su marido y con unos cuadros de texto que nos muestran un diálogo mental entre Sarah y una tal Kelly, otro misterio más que se nos revelará más adelante. Es un personaje que Bec no se molesta en intentar hacernos agradable, es uno de esos protagonistas al que quieres que le vayan bien las cosas por lo que le ha pasado en su infancia, aunque para nada querrías tenerla como amiga. Su marido es paciente y cariñoso, aunque por su profesión se ve obligado a pasar largas temporadas fuera de casa. Pero luego están los habitantes de Salamanca. Todos tienen aspecto de callar algo, su propio vecino mantiene a una mujer con obesidad mórbida encima de una bañera donde puede realizar sus deposiciones, mientras ve la tele… Es ese tipo de historias que están ambientadas en un pueblo que produce cierta incomodidad. Además, hay un misterio familiar con ese vecino, y la aparición de una especie de animales antropomórficos que no sabes bien qué son, pero que parece que los habitantes del pueblo sí…

Los dos primeros libros funcionan como un cohete, porque te van revelando poco a poco los misterios del pueblo, de los vecinos, de las criaturas… Aunque el último libro me parece que frena un poco el ritmo. Tal vez es una serie que habría funcionado mejor en cuatro libros. A falta de las últimas 20 páginas en la que se están terminando de resolver algunos misterios pendientes tenía la sensación de que la iban a dejar más abierta… ¡Había todavía varias tramas que cerrar! Sin embargo, todas las tramas acaban cerradas, aunque algunas de manera más brusca de lo que tal vez mereciera. O no, porque a juzgar por el desenlace de la historia tal vez sea algo buscado por los autores para producir ese impacto que sin duda consigue. Lástima no poder comentar algunas cosas de ese final para no spoilear nada.

Stefano Raffaele hace un trabajo fantástico con el dibujo con un diseño de página siempre cambiante (es difícil encontrar dos páginas con el mismo diseño) y el uso recurrente de viñetas de acción a acción (que diría McCloud), pequeñas, que describen una acción silenciosa de alguno de los personajes. Es un tipo de narración que funciona muy bien en una serie como esta, donde los personajes pasan mucho tiempo solos o en silencio. Los dos primeros libros están coloreados por Bertrand Denoulet, con un color demasiado monocromático, que consigue bien la atmósfera asfixiante, pero tal vez se decanta en exceso por esas gamas azul grisáceas. Christian Favrelle mantiene esa línea en el último libro, pero se permite introducir gamas diferentes y algunos retazos de colores vivos puntuales, que en mi opinión le sientan bastante mejor a la historia.

Si el dibujo de Raffaele es efectivo, las portadas de Jaouen (Tierra de Vampiros) consiguen por sí sola que te intereses por el libro. Con un estilo hiperrealista resultan espectaculares, y están incluidas todas en esta edición.

Sarah
En definitiva, Sarah.

Bec y Raffaele raramente defraudan. Una historia de terror psicológico con muchas ramas, muy bien narrada, y con una resolución de los múltiples misterios muy paulatina que mantienen al lector enganchado en todo momento. A pesar de lo que he comentado acerca del tercer libro y su resolución algo abrupta en algunas de las tramas, es una obra disfrutable de principio a fin, y que bien podría ser llevada al cine en cualquier momento. Una atmósfera misteriosa, un pueblo hostil y una protagonista que ya viene de vuelta de todo por una infancia traumática y que no está dispuesta a dejarse achantar por nada ni nadie.

Lo mejor: El misterio. Las portadas de Jouen. La cantidad de tramas y lo cuidadas que están todas en todo momento.

Lo peor: La resolución puede resultar algo acelerada. Tal vez alarga demasiado la tensión… O son las ganas de averiguar qué pasa realmente. XD

Para aficionados a las historias de terror. Para fans de la dupla Bec-Raffaele. Para los que les gustan personajes complejos y con conflictos internos.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Sarah
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Alejandro Martínez

Alcalde no electo de Star City. Conocido en determinados círculos como "El páharo". Era el único que justificaba sus artículos en esta web, pero los caciques que la dirigen me han obligado a dejar de hacerlo... Sniff sniff.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com