La semana pasada hablamos un poco sobre Mike Mignola, y esta semana es el turno precisamente de un cómic que firman tres autores muy... Rumble 1. El color de la oscuridad

La semana pasada hablamos un poco sobre Mike Mignola, y esta semana es el turno precisamente de un cómic que firman tres autores muy ligados al universo de Hellboy: John Arcudi, James Harren y Dave Stewart. El primero es un escritor experimentado que lleva haciendo trabajos para la industria del tebeo desde mediados de los años ochenta, estando involucrado en los guiones de AIDP prácticamente de continuo desde el número 13 de la colección, además de escribir alguna entrega de Abe Sapien. Dos colecciones, AIDP y Abe Sapien, para las cuales James Harren ya ha puesto al servicio sus lápices en varias ocasiones desde 2011 (es el más joven de los tres, pero vaya trabajazo hace). Y Dave Stewart… bueno, Dave Stewart es un colorista más que consagrado con múltiples premios de la industria en su haber, y que ha participado en la mayoría de títulos del universo Mignola —además de en muchos otros cómics entre los que se encuentra el también publicado por Astiberri, Black Hammer.

Algún día se hablará del «Círculo de Mignola».

Rumble 1. El color de la oscuridad Bobby

Hoy para desayunar tenemos un tebeo recién horneado en las cocinas de Astiberri Ediciones con materia prima procedente de la inagotable fábrica Image. En Rumble 1. El color de la oscuridad encontramos una extraña mezcolanza de géneros con la que los autores logran crear una atmósfera completamente original y cautivadora que atrapa y mucho. En parte terror, en parte fantasía, con fases aventureras y con un punto cómico y satírico donde Arcudi suele aprovechar para colar mensaje. Una trama más simple de lo que aparenta al principio, y un apartado gráfico que, sinceramente, es para enmarcar.

El arranque de este Rumble 1. El color de la oscuridad se puede definir como… hipnótico. Dos primeros números —de los cinco que incluye el tomo— dedicados a la presentación de lo que parece el extrarradio de una ciudad bastante triste y desolada, donde saltamos de una tasca de mala muerte a las casuchas de los ancianos del lugar, atravesando también pantanos y cloacas. Un recorrido a través de varios emplazamientos conectados por la presencia de criaturas entre las que destaca un espantapájaros larguirucho con un pesado mandoble, ágiles movimientos de samurai y mucha sed de sangre (no se pueden dar muchos más detalles sin destripar). Bueno, y Bobby, el tipo corriente que dejará de serlo a base de sustos.

Rumble 1. El color de la oscuridad vecindario

Durante estos dos números iniciales es complicado hallar las conexiones entre personajes. Todo parece un batiburrillo de misterios, pero es irrelevante. Primero, porque la narración fluye como un caracol resbalando por una placa de hielo untada en aceite, y segundo, porque es fácil para el lector intuir que se le está presentando una nueva cosmología. Una cosmología que, como el propio Harren apunta en los comentarios de las páginas finales, trata de huir del mundo lovecraftiano que tanto ha tenido ocupados a este tándem de autores —trío—, y que por buscarle una aproximación, creo que estaría más cerca del mito reptiliano. Aún así, creo que sí tiene conexiones con Lovecraft a grandes rasgos que no puedo comentar sin que luego me deseéis la muerte por espada mágica.

Al comienzo del tercer episodio de este arco el componente más ligado al horror se va perdiendo, y cuando finaliza, además de cambiar bastante el tono del tebeo, el lector ya es muy capaz de hilar todo lo que sucede. Es una explicación en toda regla del abanico de incógnitas acumuladas. Te arrojan a un terreno sembrado con mitología propia, como sucedía en Monstress por ejemplo, pero a diferencia de ésta, en Rumble 1. El color de la oscuridad las explicaciones no vienen dosificadas.

Rumble 1. El color de la oscuridad Rathraq

Sí, alguno de los géneros que comentaba antes parecen estar más pegados que entrelazados, pero sigue teniendo un estilazo tremendo. Recuerdo que con Chew, debido a los tintes cartoon de su arte, te dejabas arrastrar dócilmente por la comedia y de vez en cuando aparecía un bofetón dramático potentísimo que le daba un contrapunto muy particular a la lectura. Con Rumble pasa algo parecido, pese a que el dibujo no es ese cartoon tan acentuado como el de Chew. A partir del tercer número tenemos una aventura de corte fantástico con una trama simple, pero que tiene ramalazos satíricos y una solemnidad por momentos, que sorprenden mucho. Para aquellos que leáis Rumble, acordaos de esto cuando lleguéis a una doble página con un perro de tres patas interactuando con el «espantapájaros».

Rumble 1. El color de la oscuridad perro

Un punto  y aparte merece el dibujo de Harren. Un trazo más suelto que en trabajos anteriores, que encuentra ese punto perfecto de suciedad y disformidad intencionada que le vienen tan bien a la historia, pero sin dejar de sentirse pulcro en todo momento. Los diseños de personajes están muy trabajados (en la parte final del tebeo tenéis una muestra del proceso con comentarios del dibujante) hasta el tercio final donde, con todos los engendros principales presentados, ya vemos unas cuantas «masillas»; las escenas de acción, además de trepidantes, no descuidan un detalle (un ejemplo es el orden de los espadazos soltados por Rathraq el «espantapájaros» con respecto a la posición de sus rivales); y la atmósfera generada junto al color de Stewart es fantástica, haciendo la trampilla de desarrollar toda la historia de noche; no veréis un rayo de luz, ni a demasiada gente por las calles de la ciudad. Todo te parecerá un sueño del perro de tres patas.

En resumen, de las lecturas más refrescantes y entretenidas en lo que va de año, con un aroma peculiar y espacio para la risa, en una edición por parte de Astiberri cuidada (cartoné un pelo más ancho que Black Hammer) con extras interesantes, y eso sí, con una trama principal que promete más de lo que da, simplificándose al máximo en los primeros compases, y que parece concentrará más esfuerzos en la evolución de Bobby y el resto de secundarios que le acompañan en esta aventura. Espero lo próximo salivando verde y con los ojos inyectados en sangre púrpura.

¡¡Let´s get ready to Rumble!!

Rumble 1. El color de la oscuridad Ready

Summary
Review Date
Reviewed Item
Rumble 1. El color de la oscuridad
Author Rating
41star1star1star1stargray
Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com