Suele ocurrir que los cómics derivados de franquicias audiovisuales tengan un nivel un tanto por debajo de la media. Total, el nombre que aparece... Riverdale. Volumen 2

Suele ocurrir que los cómics derivados de franquicias audiovisuales tengan un nivel un tanto por debajo de la media. Total, el nombre que aparece en la portada ya funciona como reclamo de ventas, así que tampoco hace falta contratar a autores especialmente capaces o motivados, con lo que este tipo de productos suele ser terreno de pruebas para recién llegados intentando hacerse un hueco en la industria o para trabajos alimenticios de viejas glorias. Que sí, que a veces te encuentras cosas como el Aliens de Mike Mignola, pero no es lo habitual. Dicho lo cual, no es que se pudiera esperar mucho de los cómics derivados de la serie televisiva basada en los cómics de Archie, y más aún teniendo en cuenta que el primer tomo de esta serie es básicamente una colección de escenas ampliadas de lo ya visto en televisión. Pero oye, que aunque uno sea cuarentón, metalero y residente en una ciudad pequeña de provincias, resulta que estoy enganchado a este microcosmos teen de pueblecito americano, con sus culebrones de instituto, sus quarterbacks, sus abejas reinas y su drama adolescente. Así que me sumergí en la lectura de este tomo con las expectativas no especialmente altas… y me he llevado una gran -y grata- sorpresa.

riverdale tomo 2 pag1

A ver, no perdamos de vista que este cómic es un spin-off de la serie de televisión. No tiene nada que ver con el Archieverso de Mark Waid, Chip Zdarsky, Ryan North y compañía. Son los personajes de la serie de televisión portándose como se portan en la serie de televisión y en el entorno argumental de lo que sucede en la misma. Dicho lo cual, para contextualizar este tomo es necesario haber terminado de ver la segunda temporada de Riverdale o corres el riesgo de comerte algún que otro spoiler.

Hablando de todo un poco… Vale que la primera temporada de Riverdale se parecía más a Twin Peaks que a los tebeos de Archie, pero parece que todo vale ya en esta serie. En un afán de intentar superarse capítulo a capítulo hemos tenido ya asesinos en serie, patrullas paramilitares, mafia, un club de la lucha… ¿Qué? ¿En la serie de Archie? ¿La serie basada en los tebeos del pelirrojo que cantaba Sugar Sugar con sus amigos de clase y que no sabía si le gustaba más la rubia o la morena? Sí, esa misma serie.

A lo que vamos. Seguimos en la línea del tomo anterior, con cada número centrado en uno de los personajes de la serie, pero en este caso, en lugar de ser una versión extendida de lo ya visto en televisión se dedica más a contar historias independientes protagonizadas por esos personajes, intentando profundizar un poquito más en la definición de los mismos.

riverdale tomo 2 pag2

Arrancamos con un número dedicado a Kevin Keller, justo en el que esta serie de cómics da el vuelco del que hablamos. En estas páginas, Kevin se lamenta por ser el único chico abiertamente gay en un pueblecito pequeño, con la frustración emocional y física que ello le supone, y cómo busca pareja mediante apps de contactos, bares de ambiente o cruising en un bosquecillo cercano. Kevin aquí es un personaje creíble. Tridimensional. Y esta historia nos deja claro que esta colección ha dado un giro respecto a lo visto en números anteriores.

El segundo número se centra en Reggie Mantle, aunque tengamos de coprotagonista a Josie McCoy, la líder de las Pussycats. Estos dos personajes son casi trasfondo de la serie, no se cuentan entre los primeras filas. Reggie es ese típico capullo integral de las historias de instituto americano, funcionando poco más o menos como némesis de Archie, y Josie es la estrella musical de Riverdale High, y en este número se comparan las motivaciones de ambos personajes y vemos que quizás no sean tan diferentes.

Pero si hay un personaje que es puro trasfondo en Riverdale, ese es Pop Tate. Nadie sabe exactamente cómo se mantiene la cafetería  de Pop sólo con los batidos que se toman Archie y sus amigos (venga, va, y las toneladas de hamburguesas que se come Jughead), ni qué es lo que ha visto desde su posición de casi anonimato este personaje… y aquí veremos alguna respuesta. Jamás me habría esperado leer un cómic protagonizado por Pop, y junto con el de Kevin es el mejor del tomo.

El cuarto número del tomo es… no sé. Una bizarrada protagonizada por Dilton Doiley, el nerd del instituto. Quizás sea el único número de todo el tomo que no me ha terminado de entrar. El rollo de trastorno que nos cuenta aquí no me ha encajado, la verdad.

Y cerramos el tomo con un viaje a Nueva York con los cuatro protas, en una salida en parejitas comparando intereses personales y experiencias vitales. Al ser un número coral quizás no profundice tanto en los personajes como en alguno de los anteriores, pero también plantea alguna que otra reflexión interesante.

riverdale tomo 2 pag3

Como comentaba antes, el primer tomo de Riverdale era básicamente una exploitation de la serie de televisión, hecha exclusivamente para fans de la misma que no buscaran mucho más que escenas extras, pero este segundo volumen tiene mucho más interés. Está mejor escrito, mejor planteado, y alguna de las historias pueden ser disfrutadas por lectores que no estén siguiendo la serie. Vale, es cierto, conocer al menos de pasada a los personajes ayuda, pero los números de Kevin y Pop me han gustado mucho.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Riverdale. Volumen 2
Author Rating
31star1star1stargraygray
Compartir:
Enrique Acebes

Enrique Acebes

Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.

No hay ningún comentario todavía.

Anímate a ser el primero en comentar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com