¡Acérquense! Dicen las lenguas versadas en la historia del circo moderno que éste nació sobre el 1782 cuando un antiguo Sargento Mayor de la... Ring Circus, de Chauvel & Pedrosa

¡Acérquense!

Dicen las lenguas versadas en la historia del circo moderno que éste nació sobre el 1782 cuando un antiguo Sargento Mayor de la caballería inglesa, Philip Astley, diestro con la doma de caballos, fundó el primero de estos espectáculos en París. Espectáculos que en sus comienzos contaban con recintos fijos en grandes ciudades, siendo en un EEUU todavía en pañales, donde la ausencia de grandes asentamientos y las largas distancias propiciaron el surgimiento de ese circo ambulante que más se asemeja a la idea de show circense que tenemos todos en la cocorota. Pronto, los jinetes dieron paso a los acróbatas y malabaristas, y estos a su vez a los payasos como desahogo cómico entre acto y acto. El circo se convirtió en mucho más que un espectáculo. Un circo era sinónimo de familia para sus integrantes, un microcosmos particular con sus propias reglas. Una convivencia diferente que otros tipos de entretenimiento como el cine o literatura han descrito en innumerables ocasiones de formas muy diversas. Desde la luz de Una tarde en el circo, de los Hermanos Marx, hasta el oscuro retrato de la deriva freakshow de finales del siglo XIX —en esa constante búsqueda de la maravilla y lo chocante— retratada en productos como La parada de los monstruos o la cuarta temporada de American Horror Story, pasando por el punto de vista animalista que supuso Dumbo, de una factoría Disney que Cyril Pedrosa, el dibujante de este Ring Circus, conoce a la perfección.

¡Pasen y vean!

Ring Circus 1

En agosto de este año, ECC Ediciones publicaba un integral de Ring Circus, del guionista de Rennes David Chauvel y el dibujante nacido en Poitiers Cyril Pedrosa. Los dos artistas franceses comenzaron su asociación allá por el 1998, finiquitando Ring Circus en el año 2004. La obra, dividida en cuatro actos, fue publicada originalmente por la Editorial Delcourt, que además de la edición en cuatro tomos, sacó un integral en 2008.

Jerold y Anthonin son dos jóvenes franceses aficionados a la juerga, que por circunstancias del destino, y huyendo de una vida con la que no están del todo conformes, deciden aprovechar que por su tierra natal pasa un circo ambulante, para embarcarse en la que presumiblemente será la aventura de sus vidas. Ring Circus nos relata el devenir de esta compañía circense en su tortuosa travesía desde localidades francesas hasta San Petersburgo —bueno, o trasuntos de estas ciudades y países—. Es de suponer que la historia transcurre alrededor del 1916 y 1917. Digo suponer, puesto que aunque no se indica ni en la sinopsis del tebeo, la historia entronca de alguna manera con la revolución rusa de febrero de 1917.

Durante el camino, ambos muchachos conocerán los entresijos del amor, el esfuerzo que supone trabajar duro a diario, y la actitud necesaria para ganarse el respeto y respaldo de una familia de semejante tamaño; claro que, como en todas las familias, también hay rencillas y disputas que supondrán un quebradero de cabeza constante a añadir a las amenazas exteriores que se irán sucediendo a lo largo del viaje a Rusia («Ruskovia»).

Ring Circus 2

A Cyril Pedrosa lo descubrí en Tres Sombras hace ya unos cuantos añitos. Luego vino Portugal, y con ella la confirmación de que el señor Pedrosa es un autor a seguir de cerca. De hecho, es el principal responsable de que me haya acercado a este Ring Circus.

Tres Sombras fue uno de los «esenciales» de Angulême 2008, y Portugal una obra multipremiada en 2012; con Pedrosa en ambas haciendo de autor completo. Ring Circus supone echar una vista al pasado del autor como dibujante y colorista. En cuanto a lápices y tintas me sigue pareciendo excepcional, aunque se aprecien diferencias. Ya por el 98 tenía un estilo muy cartoon que hacía que los personajes fuesen cálidos y entrañables, pero se nota que en Ring Circus la influencia Disney era mucho más acentuada que en los trabajos posteriores, donde seguramente haya ido puliendo un estilo más personal como el que vemos en Tres Sombras. En cuanto a nivel de detalle y escenarios siempre ha sido sobresaliente, siendo la tendencia por rasgos y formas más anguladas de Ring Circus la mayor diferencia que observo. Pero es en el coloreado donde verdaderamente se aprecia una evolución notable. Cyril Pedrosa colorea los tres primeros arcos mediante técnicas tradicionales, y Christophe Araldi el último acto con medios digitales —que se aprecian sobre todo en las texturas de los decorados nevados—, y con ambos coloristas siento que esos colores vivos tan saturados que no hacen distinción entre elementos de la viñeta, cansan un poco el ojo del lector. Dejo una muestra del trabajo de Pedrosa en Portugal para ver la mejora.

Ring Circus Portugal

Página de Portugal, de Cyril Pedrosa

Así como el dibujo me encanta, a nivel de guion me parece que la obra, pese a ser disfrutable y con una correcta narración, cojea en algunos aspectos. Las analogías entre comportamiento humano y animal, con los cuadrúpedos en primer plano de viñeta, están bien, e incluso el retrato sobre los códigos del circo; pero Chauvel abre en ocasiones hilos que no llega a cerrar; eso no tiene porqué ser negativo, el problema es que todos esos hilos se abran, y no lleguen a tener cierto peso en el relato. Ladrones, asesinos, anarquistas con ansias de bombardearlo todo, una figura en la sombra que hila por sus intereses y en contra del de nuestros protagonistas… pero absolutamente todo, a excepción de las historias de amor, pasan sin pena ni gloria. Por ello, al final te deja la sensación de que únicamente te han descrito un romance con un atrezzo vistoso, y tampoco creo que esa fuese la intención. El único punto positivo al respecto de cargar todo el peso de la trama en esa historia de amor, es que el final, aunque algo precipitado, pretende ser desasosegante… y conmigo lo consigue.

Por cierto, yo habría apostado por un formato mayor. Sé que el formato escogido es más manejable para los lectores que, como yo, gustamos de leer en la cama, y seguramente sea más económico, pero hay una gran cantidad de viñetas por página, y el molde del BD tradicional siento que habría sido la elección idónea en este caso, aliviando esa sensación de compresión. Además, unas dimensiones mayores compensarían en cierta medida el problemilla con la saturación del color.

En resumen, me parece que Ring Circus es un tebeo con un dibujo excelente —si el estilo de Cyril Pedrosa encaja con tus gustos, te va a gustar— que sirve de sostén a un guion que, aunque correcto y con una buena mezcla de humor blanco con detalles algo más adultos, no arriesga demasiado y adolece de la falta de alguna que otra pirueta narrativa que aporte algo más a la historia.

Espero hayan disfrutado con la lectura. Ahora les dejo con los «pachachos» preferidos por todo el mundo. ¡Pido un fuerte aplauso para…!

¡¡Pogo, Pennywise y Pagliacci!!

Ring Circus Marx Bros

Compartir:

Jaime G. Rueda

¿Qué decir? Si mezclas las más brutales paranoias de Charles Burns y Brandom Graham te quedas corto para describir la mierda que deambula por mi azotea. Esperad, ¿lo oléis?... creo que se me está quemando la comida. Ahora vuelvo. @Jaime_G_Rueda @elhdlt

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com